Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábolas de la vida

Las minas

Resumen

Las minas

En ese momento, Jesús contó una parábola porque estaba cerca de Jerusalén y los discípulos creían que el reino de Dios debería aparecer en cualquier momento.
Luego dijo: "Un hombre de noble linaje se fue a un país lejano para recibir un título real y luego regresar. Llamó a diez sirvientes, les entregó diez minas, diciendo: Usenlas hasta que regrese. Pero sus ciudadanos lo odiaron y le enviaron de regreso un emisario para decirle: "No queremos que venga a reinar sobre nosotros. Cuando regresó, después de obtener el título de rey, llamó a los sirvientes a quienes les había dado el dinero, para ver cuánto habían ganado".

El primero se presentó y dijo: Señor, tu mina ha producido diez minas más. Él le dijo: Bueno, buen servidor; como te has mostrado fiel en lo poco, recibe poder sobre diez ciudades. Luego llegó el segundo y dijo: "Su mina, señor, ha producido cinco minas más". A este le dijo: "También serás el líder de cinco ciudades".
Entonces vino el otro y dijo: Señor, aquí está tu mina, que guardaba en un pañuelo; Temía que fueras un hombre severo y tomaras lo que no guardaste y cosecharás lo que no sembraste.
Él respondió: "¡Por tus propias palabras te juzgo, siervo malvado!" ¿Sabías que soy un hombre severo, que tomo lo que no guarde y cosecho lo que no sembré? ¿Por qué no depositaste mi dinero en un banco? A mi regreso lo habría recogido con interés.

Luego dijo a los presentes: toma la mina de él y dáselo al que tiene diez. Le dijeron: ¡Señor, ya tiene diez minas! Te digo: a quien tiene le sera dado; pero a aquellos que no tienen se les quitara aun lo que tienen. Y aquellos enemigos míos que no querían que me convirtiera en su rey, traelos aqui y mátalos delante de mí ". Dicho esto, Jesús se adelantó a los demás subiendo a Jerusalén.

Exégesis parábola

La breve parábola de las minas narrada por Lucas es similar a la de los talentos de Mateo, aunque difiere en algunos aspectos. El protagonista de Lucas es un noble que, teniendo que abandonar su país de origen para "recibir un título real y luego regresar", llama a diez sirvientes y les da diez minas para produzcan fruto en su ausencia. En la antigua Grecia, la "mina", además de ser una medida pesada, también se había convertido en una moneda de cuenta: una mina de plata correspondía a 100 dracmas y 60 minas a un talento. El valor variaba según los lugares y los tiempos, 60 minas de plata correspondían al salario reconocido por casi 17 años de trabajo de un trabajador (1 mina era, por lo tanto, el salario de más de 3 meses).

A diferencia de Mateo, Lucas señala que el protagonista está a punto de irse a un país "distante", y sugiere que, por esta razón, no podrá regresar muy pronto: la parábola, como subraya Lucas, fue narrada por Jesús "porque estaba cerca de Jerusalén". y los discípulos creían que el reino de Dios debería manifestarse en cualquier momento"; con esta "lejania" de su lugar, queremos aludir que el regreso del "noble" no seria inmediato, sino solo después de su investidura real: aludimos aquí a la Ascensión y al regreso de Jesús al final de los tiempos. Sin embargo, sus ciudadanos lo odiaron y, a través de emisarios, le hicieron saber que no lo querían como rey, ya que cuando Arquelao fue a Roma para obtener la sucesión de su padre Herodes el Grande, los judíos enviaron embajadores para que Augusto, lo depusiera como rey; pero Arquelao fue confirmado nuevamente en el reino, aunque solo como un etnarca, y realizo una feroz venganza de sus enemigos.

Cuando el noble de la parábola regresó, después de obtener el título de rey, convocó a los sirvientes a quienes les había dado el dinero, para ver cuánto habían ganado cada uno de ellos.

Los soberanos de Oriente solían compensar a sus sirvientes poniéndolos a la cabeza de la Ciudad o de las Provincias sobre la base de su lealtad: a los sirvientes que habían hecho fructificar la mina en otras diez y cinco minas, el premio era proporcional a las ganancias obtenidas y se convirtieron en líderes respectivamente de diez y cinco ciudades; al criado que se presentó solo con el capital entregado y justificó su propia indolencia acusando al amo de ser severo e insaciable, la mina que le fue confiada antes de la partida también fue eliminada: no había invertido el dinero recibido para no exponerse al peligro de perderlo, ni había considerado oportuno entregarlo al banco para que madurara sus intereses, por lo tanto, el rey lo condenó; de hecho, el sirviente sabía bien cuál era la intención por la que había sido entregado (para que diera fruto y no lo guardara) y, por lo tanto, sabía la forma de actuar de su amo (severo e insaciable), reteniendo la mina y escondiéndola en un pañuelo. para que fructificara, actuó con plena conciencia, en contra de lo que le habían dicho: "¡Por tus propias palabras te juzgo, siervo malvado! [...]

Llévate la mina y dáselo al que tiene diez". El hombre rico, de hecho, adquiere fácilmente nueva riqueza, mientras que el pobre con igual facilidad, temiendo perder incluso lo poco que tiene, no lo compromete ni lo deja devaluar. Quién hace buen uso de las gracias de Dios merece nuevos incrementos de gracia, mientras que aquellos que abusan de ellos, merecen ser privados también de los dones que ya han recibido.

"Y aquellos enemigos míos que no querían que yo fuera su rey, que los guiaran aquí y los mataran antes que yo": el castigo reservado para sus súbditos rebeldes sera terrible, es decir, para aquellos que lo "odiaron" porque, probablemente, lo consideraron como el último sirviente de la mina preservada - "un hombre severo, que toma lo que no ha guardado y cosecha lo que no he sembrado". Están condenados a muerte por haberse puesto del lado del mal, de la misma manera que el "siervo malvado": lo que es severidad e injusticia en sus ojos, ¡es justicia en los ojos de Dios! La conducta y los pensamientos del hombre no serán juzgados de acuerdo con las leyes que se han dado o la interpretación que se haya hecho de ellos para su propio uso y consumo, sino de acuerdo con la Ley y la Palabra del Bien Supremo y de la Justicia Perfecta.

El hombre noble de la parábola representa a Jesucristo, quien ascendió al cielo para recibir el reino conquistado con su pasión y muerte con una investidura solemne y regia. A su debido tiempo regresará al juicio universal. Los diez sirvientes son los fieles; la mina representa las diversas gracias otorgadas a cada uno para hacer su propia santificación. Los ciudadanos, que no quieren que Jesús sea rey, son los judíos y todos los malvados que juzgan su acción "errónea", sobre la base de la falsa interpretación que ellos mismos se han dado de la Ley: a su regreso, Jesús dará la merecida recompense a los buenos y hará que los rebeldes carguen con la peor parte de su condena "justa".

Pero el juicio de Jesús sobre los impíos comenzó a hacerse sentir en los judíos ya en ese momento con la destrucción de Jerusalén, testimonio concreto del fin reservado para aquellos que se presentarán al juicio final con la carga de sus iniquidades, por no haber puesto en práctica lo que se pidió y no haber hecho que los bienes recibidos fueran fructíferos.

Te puede interesar