Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábolas de la vida

El deber del esclavo.

Resumen

El deber del esclavo

Del Evangelio de Lucas Capítulo 17, versículos 7.10

En ese momento, Jesús dijo: "Quien de ustedes, si tiene un sirviente para arar o pastar el rebaño, le dirá cuando regrese del campamento: ¿ven de inmediato y sientate a la mesa? No le dirá más bien: Prepárame de comer, enrolla tu vestimenta y sirveme hasta que haya comido y bebido, y luego comerás y beberás también? ¿Le agradecera a su sirviente, por haber llevado a cabo las órdenes que recibió? Entonces ustedes también, cuando hayan hecho todo lo que se les ha ordenado, digan: sirvientes inútiles. Hicimos lo que teníamos que hacer".

Exégesis parábola

El capítulo diecisiete del Evangelio de Lucas comienza con Jesús diciendo a sus apóstoles: "Es inevitable que ocurran escándalos [...] ¡cuídense!" Los apóstoles, desconcertados quizás porque creían que el camino indicado por su Maestro era imposible de recorrer, imploran a Jesús que los fortalezca en su elección, y luego aquí está la súplica "aumentar nuestra fe". La respuesta de Jesús no se hace esperar y es desconcertante: "Si tuvieras fe tanto como una semilla de mostaza, podrías decirle a este árbol de morera: "Arrancate y plantate en el mar", y te obedecería".
(Lc 17.1-6).

Con este simbolismo, Jesús exalta el poder de la fe, mostrando que las cosas más extraordinarias y difíciles se pueden lograr con él. Ahora, en la parábola relatada, Jesús exhorta a sus discípulos a huir de la vana gloria, que se satisface con las buenas obras, y nos muestra que, después de haber hecho todo lo que Dios quiere de nosotros, no tenemos motivos para gloriarnos.

Para comprender el significado de este pasaje, es necesario explicar el sustantivo "sirvientes" que, de la lección griega del texto del Evangelio, se tradujo apresuradamente en "sirvientes inútiles". Sin embargo, la palabra griega siervo tiene dos tonos diferentes de significado, ambos indican la pequeñez. En primer lugar, puede indicar la inutilidad, la no utilización de ninguno; o, ser pobre, cobarde, debido a la humildad de su condición. El significado del término latino correspondiente también indica quién está tratando con servidores humildes.

La versión italiana del pasaje del Evangelio, que prefiere traducir el término con "sirvientes inútiles" tal vez para evitar la connotación humillante del término "vil", en realidad compensa el significado correcto que revela el sentido del contenido. ¡Es evidente por el texto que los sirvientes no son inútiles porque han trabajado! Mucho más adecuado para el contexto es el significado "vil", "pobre", "humilde": somos siervos viles, somos siervos pobres, somos simplemente siervos, "prestadores de servicios" para el Señor.

Y luego, la expresión evangélica quiere expresar que servir no es un mérito, ya que ser una criatura, el trabajo del Creador, contiene la disponibilidad para estar disponible, para ser llamado a realizar tales servicios. "Por tanto, id y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo lo que te he mandado".
(Mt 28,19-20).

Jesús les está hablando a sus discípulos y, por lo tanto, es como si dijera que si un hombre no sirve, pierde el sentido de su vida y de sí mismo; quien, en cambio, vive su existencia como un servidor fiel, no hace nada más que responder al llamado y adherirse al plan divino de quien lo generó. Es por eso que no es necesaria una recompensa inmediata, es por eso que servir al Señor no puede ser motivo de reclamos.

Las palabras de Pablo vienen a mi mente: "Para mí, proclamar el Evangelio no es una jactancia, porque es una necesidad que se me impone: ¡ay de mí si no predico el Evangelio! Si lo hago por mi cuenta, tengo derecho a una recompensa; pero si no lo hago por iniciativa propia, es una tarea que me ha sido encomendada. Entonces, ¿cuál es mi recompensa, la de proclamar el Evangelio gratuitamente sin usar el derecho que me confiere el Evangelio".
(1 Cor 9,18).

Te puede interesar