Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábola

Del juicio final.

Nombres comunes de parábolas:
- La cizaña
- La hierba en el trigo.

Resumen

La cizaña

Otra parábola les explicó de esta manera: "El reino de los cielos se puede comparar con un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero mientras todos dormían, su enemigo vino, sembró cizaña entre el trigo y se fue. entonces la cosecha floreció y dio fruto, y también apareció la cizaña, y los sirvientes fueron al dueño de la casa y le dijeron: "Maestro, ¿no has sembrado buena semilla en tu campo? ¿De dónde viene la cizaña? Y él les respondió: Un enemigo hizo esto, y los sirvientes le dijeron: "¿Quieres que vayamos a recogerla? No", respondió, "para que no ocurra que al tomar la cizaña, también arranquen el trigo con ella. Deja que ambos crezcan juntos" hasta la cosecha y en el momento de la cosecha les diré a los segadores: Primero junten la cizaña y átenla en bultos para quemarlos, mientras que el grano debe colocarse en mi granero ".

Entonces Jesús despidió a la multitud y entró en la casa; sus discípulos se le acercaron para decirle: cuéntanos la parábola de la cizaña en el campo. Y él respondió: El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre. El campo es el mundo. La buena semilla son los hijos del Reino. La cizaña son los hijos del maligno y el enemigo que la sembró es el diablo. La cosecha es el fin del mundo y los segadores son los ángeles. A medida que la cizaña se reúne y se quema en el fuego, así será en el fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que reunirán de su reino todos los escándalos y todos los que cometen iniquidades y los arrojarán al horno de fuego, donde llorarán y rechinarán los dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oidos que oiga!

Exégesis parábola

El evangelista Mateo estructura el Capítulo 13 sobre parábolas y entre ellas la parábola de la cizaña, de una manera particular, se divide en dos partes: la primera consiste en la exposición hecha a la multitud, la segunda de la explicación de la misma reservada solo a los doce discípulos. Incluso en la parábola del sembrador, Jesús les había dado a sus discípulos la explicación. Mateo parece decirnos que estas dos parábolas, la del sembrador y la de la cizaña, son fundamentales, desde el momento en que Jesús hace una pausa para dar explicaciones precisas a sus discípulos.

Pero, ¿por qué Jesús explica las parábolas a los discípulos y no directamente a toda la multitud? En primer lugar, son los discípulos quienes le preguntan a Jesús: "Explicanos la parábola de la cizaña en el campo"; sin embargo, esperaríamos que los discípulos, tan cercanos a Jesús y su vida cotidiana, pudieran comprender de inmediato el significado de las enseñanzas del Maestro y, en cambio, inesperadamente, ellos son los que van a pedir explicaciones.

¿Cómo es que nadie de la multitud, durante la exposicion de la parábola, se adelanta para pedirle a Jesús que se explique mejor, que ejemplifique lo que acaba de decir? ¿Por qué nos da Mateo este detalle? Con el mismo propósito descrito en el Capítulo 10 cuando, llamándo a los doce, Jesús les da el poder de expulsar espíritus inmundos, sanar todo tipo de enfermedades y enviar a los Doce a predicar que el Reino de los Cielos está cerca. En esta misión, deben tener pleno conocimiento del Reino de los cielos, tanto que, siempre en el Capítulo 10, encontramos otras disposiciones precisas de Jesús: no vayan entre los paganos, no entren en las ciudades samaritanas, no obtengan ni oro ni plata.

Por lo tanto, entendemos la razón por la cual la explicación de las parábolas era fundamental e indispensable para los Apóstoles, para que a su vez enseñaran a la gente. Pero Mateo especifica que los Apóstoles no exhortaron a Jesús a dar una explicación de todas las parábolas mencionadas (de la semilla de mostaza, de la levadura, del tesoro escondido, de las redes arrojadas al mar, etc.), sino de estas dos en particular. Es evidente que Mateo atribuye a estas parábolas un significado muy importante, inherente a la predicación. ¿Cuáles son los elementos que Mateo quiere destacar? Los apóstoles deben anunciar el Evangelio de Jesús: ¿en qué deben insistir entonces?

El anuncio del Reino debe basarse en la certeza de la verdad, por lo tanto, Jesús dice: el que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre, luego continúa: la buena semilla son los hijos del Reino y, en cambio, la cizaña son los hijos del maligno. Aquí también hay una expresión para decir lo menos sorprendente, cuando afirma que la "buena semilla" son los hijos del Reino: la buena semilla es la verdad, por lo tanto, la predicación debe tener un fundamento sobre esta verdad; pero la verdad de Dios presupone su conocimiento, por eso el que siembra solo pueden ser el Hijo de Dios.

El campo es el mundo. Si la verdad es la semilla, la semilla puede crecer solo si se acepta esta verdad; y si se acepta la verdad, la semilla puede convertirse en una "buena semilla". El término "buena semilla" se usa con dos tonos de significado, ligeramente diferentes pero estrechamente relacionados: en la primera parte de la parábola está el Hijo del hombre que siembra la buena semilla, por lo que la "buena semilla" es el anuncio de la verdad; en la segunda parte, la "buena semilla" son los hijos del Reino, es decir, aquellos que han aceptado la verdad predicada por Jesús. Es evidente que quien acepta la Palabra de Jesús, en consecuencia se convierte en un hijo del Reino. Este Reino es el Reino de Dios, que en la parábola se entiende como el Reino de los Cielos: si entras en este Reino, ¡también te convertirás en un hijo de Dios! ¡Y esta es la verdad que los Apóstoles están llamados a anunciar!

La parábola luego habla de la mala hierba: ¿pero qué es y sobre todo quién la ha sembrado? O más bien, ¿quién representa la cizaña y quién es su sembrador? Los Apóstoles, en su trabajo de evangelización y proclamación del Reino, además del anuncio de la verdad, deben poder dar a conocer el peligro del diablo y no deben temer sus acciones diabólicas. Por lo tanto, Jesús señala en su explicación: el enemigo es el diablo y es él quien siembra la cizaña. La cizaña representa la realidad del mundo que obstaculiza la verdad, aquí representada en la acción de obstaculizar el crecimiento del grano, de la "buena semilla".

Y a este respecto, lo más curioso de esta parábola es cuando los sirvientes van a decirle al maestro: "Maestro, ¿no ha sembrado buena semilla en su campo? Entonces, ¿de dónde viene la cizaña? [...] ¿Entonces quieres que vayamos a recogerla? No, respondió el Maestro, para que no ocurra eso, apoderándose de la cizaña, con ella también se arrancaria el trigo. Dejen que uno y otro crezcan juntos hasta la cosecha y en el momento de la cosecha les diré a los segadores: Primero tomen la hierba y átenla en bultos para quemarla; pongan el grano en mi granero".
(Mt 13,26-30).

Este detalle es muy importante, porque los Apóstoles deben proclamar el Evangelio de Dios, lidiando con la cizaña, que intentará en todos los sentidos difuminar la Palabra de Jesús y su proclamación. Jesús mismo enseña que la cizaña no debe erradicarse, sino dejarse crecer hasta el momento de la cosecha, es decir, cuando llegue el momento de la cosecha del trigo: esto significa que la predicación no debe convertirse en un conflicto, ya que la verdad no puede imponerse, pero debe afirmarse continuamente y, cuando sea aceptado y puesto en práctica, será fácil distinguir la "mala hierba" del "trigo", que será el único que se recolectará y colocará en el granero del Maestro, para tener la posibilidad de ingresar y ser parte del Reino de Dios.

Te puede interesar