Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábolas de la sabiduría

Nombre habitual de la parábola:

- El esclavo fiel y sabio.
- El servidor fiel o infiel.
- Los dos sirvientes.

Resumen

El esclavo fiel y sabio - Mateo

"Entonces, ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. En verdad te digo que a el le confiará la administración de todos sus bienes, pero si ese siervo malvado dice en su corazón: "Mi amo tarda en llegar", y comienza a gastar sus reservas, y a comer y beber con los borrachos; ese dueño vendrá en el día cuando menos lo espere y en la hora que no sabe, lo castigará severamente y se reservará su destino con los hipócritas. Habrá llanto y crujir de dientes".

Exégesis de la parábola de Mateo

Este pasaje es parte del gran discurso escatológico hecho por Jesús al final de los tiempos, caracterizado por una advertencia a sus discípulos para que estén atentos y alertas, porque nadie sabe cuándo llegará ese momento: "usted no sabe cuándo volverá el arrendador, si en la noche o a la medianoche o al canto del gallo o en la mañana. Lo que les digo, les digo a todos: ¡alerta!"
(Mc 13,35-37). En esta parábola, el discurso se dirige de manera especial a los Apóstoles y sus sucesores colocados como gobernantes de la Iglesia. Fueron invitados y enviados a difundir y explicar los misterios de Dios; por lo tanto, deben cumplir fielmente su misión: el Señor, de un momento a otro, vendrá a pedir cuentas de su trabajo: al "siervo sabio", el Señor le concederá ser grande en el cielo; pero para ese siervo malvado y negligente, que ha disipado los bienes que se le han confiado bajo la ilusión de tener tiempo suficiente para disfrutar y luego remediar antes del enfrentamiento, "el amo de ese siervo vendrá el día cuando menos lo espere y en la "hora que no sabe; lo castigará severamente y le reservará el destino de los hipócritas".

Aquí se alude a la tortura que ciertos maestros infligieron a sus sirvientes infieles, dividiéndolos en dos: los antiguos maestros tenían el derecho de vida o muerte sobre sus sirvientes, y era muy frecuente el caso en el que hicieron justicia sumaria con aquellos que habían sido encontrados infieles.

¿Pero quién representa simbólicamente al siervo malvado? Los pastores del pueblo de Dios que, bajo el manto de un oficio sagrado, buscan sus propios intereses y no los de Dios, o los hipócritas, que tendrán el castigo descrito en la parábola: "Habrá llanto y crujir de dientes". o condenación eterna.

Si el día y el momento del juicio universal son inciertos, el día y el momento de la muerte también lo son, seguido del juicio particular que fija irrevocablemente el destino de los hombres en la eternidad. Por lo tanto, la exhortación a la vigilancia no solo debe referirse al juicio final, sino a lo que sucederá en el momento de la muerte: es necesario estar siempre preparado, porque en cada instante de la vida uno puede ser sorprendido con la muerte.

¡El verdadero problema es, por lo tanto, preguntar cómo comportarse en esta espera! El Evangelio está lleno de las enseñanzas de Jesús a este respecto, es una exhortación continua a una vida edificante para la salvación de nuestras almas: solo tenemos que seguir Sus enseñanzas. El apóstol Pablo amonesta a los cristianos de Tesalónica: "Ustedes, hermanos, no están en tinieblas, para que ese día los sorprenda como ladrones. De hecho, todos ustedes son hijos de la luz e hijos del día; no pertenecemos a la noche, ni nosotros a la oscuridad, así que no durmamos como los demás, sino permanezcamos despiertos y vigilantes"
(1Tes 5,4-6).

La vigilancia es la sal de toda nuestra acción, es la luz de pensar, escuchar y hablar de cada ser humano. No necesitamos nada más que un espíritu vigilante, debemos estar listos cada día y cada hora, cumpliendo plenamente la voluntad de Dios, sabiendo que en la hora en que no creemos que el Señor viene.

Oremos al Señor para aumentar nuestra caridad en conocimiento y en todo tipo de discernimiento, para que siempre podamos distinguir lo bueno y ser íntegros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de esos frutos de justicia que se obtienen por medio de Jesucristo, para Gloria y alabanza a Dios.

El esclavo fiel y sabio - Lucas

Del Evangelio de Lucas Capítulo 12, versículos 42-46

El Señor respondió: "¿Entonces quien es el administrador fiel y sabio, a quien el Señor pondrá a la cabeza de sus sirvientes, para distribuir la ración de comida a su debido tiempo? Bienaventurado el sirviente a quien el maestro encontrará en su trabajo cuando llegue. Te digo que lo pondrá a cargo de todas sus posesiones, pero si ese sirviente dijere en su corazón: "El señor se demora en llegar, y comienza a golpear a los sirvientes y les sirve, a comer, a beber y a emborracharse, el amo de ese sirviente llegará el día en que menos lo espere y en una hora no lo sabe, y lo castigará con rigor, asignándole el lugar entre los infieles.

Te puede interesar