Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábolas del reino

Nombre común de la parábola:
La perla

Resumen

La perla de gran valor

Del Evangelio de Mateo Capítulo 13, versículos 45-46

El reino de los cielos también es similar a un comerciante que va en busca de perlas preciosas; encuentra una perla de gran valor, va, vende todas sus posesiones y la compra.

Parábola exégesis Mateo

En el Evangelio de Mateo, la parábola de la "perla de gran valor" puede considerarse un gemelo de la del "tesoro en el campo". Las perlas en el Antiguo Testamento tenían un valor considerable, estaban asociadas con el oro y a veces se consideraban aún más preciosas que el oro.

La parábola habla de un comerciante que va a diferentes lugares para encontrar perlas. Encuentra una perla de gran valor, pero no se sorprende con la perla misma, porque constantemente busca perlas hermosas, sino por el inmenso valor de lo que ha encontrado.

Ahora quiere recolectar todo el dinero necesario para comprar la perla que descubrió, vende todo lo que posee, sus posesiones, las otras perlas que había adquirido en su investigación, las herramientas de trabajo, los animales de carga, los vagones, etc.

A diferencia de la parábola del tesoro en el campo, esta no menciona la alegría del descubrimiento. Y mientras que en el anterior el descubrimiento ocurre por pura casualidad, aquí el comerciante debe ser considerado una persona de temperamento serio y concienzudo, que busca lo que, de hecho, encuentra, incluso si lo que encuentra excede todas sus expectativas más optimistas. La perla de gran valor es comparable al reino, para decir la verdad, el reino llega a quien lo busca, al encontrarlo, supera cualquier expectativa que uno pueda tener, ya que se trata de la salvación.

Aquí las dos parábolas tienen diferentes matices y resaltan diferentes aspectos de la experiencia humana. De hecho, algunas personas experimentan la aparición del reino de los cielos de una manera inesperada; se podría decir que están tomados por sorpresa. Otros, como en la parábola de la perla de gran valor, se comprometen seriamente, dedican años de sus vidas y recursos considerables a buscar el sentido último de sus vidas.

Obviamente, no hay garantía de que la búsqueda sea fructífera, pero si llegas a encontrar ese reino de los cielos, del que habla Jesús, obtienes más de lo que puedes imaginar.

Jesús aborda la parábola, informada por el evangelista Mateo, a sus discípulos y sirve como una advertencia de que cada discípulo debe comprometerse con el reino a expensas de su familia y sus pertenencias.

La parábola, por lo tanto, invita al discípulo a una dedicación absoluta que va más allá del presente. Con un gesto drástico, debe deshacerse de todo lo que tiene para comprar la perla. Debe continuar viviendo en el mundo sin absorber los valores falsos, sino concentrando su compromiso en Jesús, en la justicia, en el reino, porque se trata de la vida eterna. La perla preciosa debe buscarse con gran estudio, compromiso. Y si a veces el reino mesiánico viene como por casualidad sin que los hombres lo hayan buscado, en otros hay que luchar para conocerlo y poseerlo.

Te puede interesar