Parábolas de Jesús

Parábolas

Conducta ejemplar

El buen samaritano

Resumen

El buen samaritano

Del Evangelio de Lucas Capítulo 10, versículos 25-37

Un abogado se puso de pie para probarlo: "Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?" Jesús le dijo: "¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué lees allí?" Él respondió: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente y a tu prójimo como a ti mismo". Y Jesús le dijo: "Has respondido bien; haz esto y vivirás". Pero él, queriendo justificarse, le dijo a Jesús: "¿Y quién es mi prójimo?".

Jesús prosiguio: "Un hombre bajó de Jerusalén a Jericó y se encontró con los bandidos que lo desnudaron, lo golpearon y luego se fueron, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajó por el mismo camino y cuando lo vio, pasó por otra parte. Incluso un levita, después de haber llegado a ese lugar, lo vio y pasó. En cambio, un samaritano, que estaba viajando, pasando por él, lo vio y tuvo compasión de él. Se acercó a él, vendó sus heridas y les echó aceite y vino. luego lo cargó sobre su bestia y lo llevó a una posada y lo cuidó.

Al día siguiente, sacó dos denarios y se los entregó al gerente del hotel, diciéndole: Cuídalo y lo que gastes de más, lo pagaré nuevamente cuando regrese. ¿Quién de estos tres parece haber sido el projimo del que vino a los bandidos? "Él respondió:" ¿Quién se compadeció de él? "Jesús le dijo:" Ve y haz lo mismo".

Exégesis de la parábola de Lucas

La parábola se refiere a una disputa entre Jesús y un médico de la ley, y su contenido nos invita a reflexionar sobre el tema de la hospitalidad, que se expresa sobre todo al escuchar la palabra del Señor. El entendido doctor finge ser ignorante y ansioso por ser educado, pero está claro que no hace sus preguntas para saber lo qué ignora, sino para verificar la opinión de Jesús con la esperanza de encontrar, en sus respuestas, algunas palabras contrarias a la ley. para poder acusarlo: "Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?"

Pero Jesús le da vuelta la pregunta y lo lleva a expresar sus pensamientos con una doble pregunta: "¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees allí?" Primero pregunta qué está escrito y luego qué lee, o qué piensa, cómo interpreta lo que escribió allí: Jesús se refiere a su provocador intento de engaño con el que lo habían forzado a declarar en público su subjetiva (y falsa interpretación) de la Ley, la actitud habitual de los doctores del Templo, que durante décadas habían estado enseñando una Ley como resultado de interpretaciones personales y a veces engañosas.

Él responde: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente y a tu prójimo como a ti mismo", citando dos pasajes de la ley contenidos en el Pentateuco. La reacción de Jesús es un comentario positivo, que aprueba esa lectura bíblica, pero agrega un importante y práctico imperativo: "Haz esto y vivirás" Para heredar la vida eterna no es suficiente conocer el conocimiento normativo, pero es esencial llevarlo a cabo siempre.

El pasaje se basa en la pregunta: "Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?" Según la historia, parece que este abogado causó una mala impresión, haciendo una pregunta de la que conocía bien la respuesta; por lo tanto, su aclaración pretende llamar la atención sobre la siguiente interrogante. Y queriendo justificarse, le dijo a Jesús: "¿Y quién es mi prójimo?" El término latino correspondiente simplemente designa al "projimo", en cambio en hebreo "projimo" significa algo más profundo: amigo, compañero, colega, que generalmente indica a quién pertenece al mismo entorno al que uno está vinculado por lazos de amistad con relaciones positivas.

En los fariseos, vinculado a un entorno social y religioso, era una verdadera pregunta interpretativa establecer quién era el siguiente: el médico, en esencia, le pregunta a Jesús quién merece ser amado y Jesús, para dar su explicación, cuenta una historia con diferentes personajes que reaccionan de manera diferente: un hombre desciende de Jerusalén a Jericó, probablemente después de haber pasado una semana de servicio en el templo y por ese mismo camino lleno de trampas y asperezas en el desierto de Judea que conduce a Jericó, en cuya meseta ardiente destaca el Monte de la Tentacion (lugares llenos de historia y patrimonio religioso); En este camino se encuentra con unos bandidos que lo roban, lo golpean y lo dejan morir.

Un sacerdote pasa por el mismo camino, no se detiene y continúa. Un levita también pasa y se comporta de la misma manera. También pasa un samaritano, que se mueve a compasión y alivia al judío. Jesús termina con una pregunta: "¿Quién de estos tres parece haber estado cerca del que cayó en manos de bandidos?" El médico de la ley debe comprometerse y el cuestionamiento de Jesús lo obliga a admitir que lo importante es poder amar.

Por lo tanto, la pregunta no es sobre quién merece ser amado o quién es mi projimo, sino sobre con quien estoy despues, a quién puedo amar, con quién me hago cercano y me hago amigo.

El médico se ve obligado a admitir, a pesar de sí mismo, que el samaritano es el modelo correcto: entendió y compartió el mensaje de Jesús. Jesús invita al médico a salir también, para poder ver en el otro un amigo para amar.

En la historia, el contraste entre los levitas que pertenecen al pueblo de Israel y el samaritano que está excluido es evidente: por lo tanto, la afiliación religiosa parece discriminar al caracterizar a los personajes. El doctor en derecho se encuentra ante una historia con personas diferentes a él que, en su concepción, son todos enemigos potenciales de los cuales defenderse; por lo tanto, se encuentra desorientado al tener que entender los diferentes comportamientos. Jesús lo dirige a cambiar su perspectiva, reconociendo que ese samaritano era cercano, es decir, capaz de superar las barreras conceptuales al estar cerca de los necesitados, sin prejuicios.

La parábola de Lucas no investiga el pasado y el presente del hombre del rescate, ni siquiera requiere una relación entre el rescatador y la persona rescatada, si no la de una ayuda desinteresada. Tener compasión es un componente vital del amor.

Esta historia dibuja una situación inesperada: un hombre sufre una injusticia, es víctima de un abuso. Los que pasan están frente a un hombre que sufre y no sabe quién es. El sacerdote y el levita en la incertidumbre se abstienen, porque el contacto podría infectarlos o llevarlos a perder el tiempo posponiendo sus compromisos.

La enseñanza de Lucas, nos propone, y nos insta no solo a hacer algo bueno, sino a estar cerca, es decir, amigos (del latín "amicus", relacionado con el verbo amar), atentos y solidarios con quienes nos acercamos.

Te puede interesar