Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábolas de la sabiduría

Nombre de la Parabola:

- Administrador deshonesto
- Administrador injusto

Resumen

El administrador injusto

Del Evangelio de Lucas Capítulo 16, versículos 1-13

También les dijo a los discípulos: "Había un hombre rico que tenía un administrador, y fue acusado ante él de malgastar sus posesiones. Lo llamó y le dijo: "¿Qué es esto que oigo sobre ti? Rinde cuenta de tu administración, porque ya no puedes ser administrador". El administrador se dijo a sí mismo: "¿Qué haré ahora que mi maestro me quita la administración? Cavar, no tengo fuerzas, rogar, me da vergüenza. Sé qué hacer porque, tengo que asegurarme para que cuando me hayan despedido de la administracion haya alguien que me reciba en su casa". Llamó a los deudores del amo uno por uno y le dijo al primero: "¿Cuánto le debes a mi amo?" él respondió: "Cien barriles de petróleo". Él le dijo: "Toma tu recibo, siéntate y escribe cincuenta". Luego le dijo a otro: "¿Cuánto debes?": "Toma tu recibo y escribe ochenta". El maestro elogió al administrador deshonesto, porque había actuado con astucia. Los hijos de este mundo, de hecho, son mas astutos con sus compañeros que los hijos de la luz. Busquen amigos con las riquezas de este mundo, para que cuando estas se acaben, les den la bienvenida a las moradas eternas. Quien es fiel en lo poco, es fiel incluso en lo mucho, y quien es deshonesto en lo poco, es deshonesto incluso en lo mucho. Si no has sido fiel en la riqueza mundana, ¿quién te confiará la verdadera? Y si no has sido honrado con la riqueza de los demás, ¿quién te dará lo que te pertenece? Ningún sirviente puede servir a dos amos: odiará a uno y amará al otro o se apegará a uno y despreciará al otro. No puedes servir a Dios y a Mammon".

Exégesis de la parabola

El tema de la riqueza, Lucas también lo confronta en la parábola del "rico tonto", a través del cual se nos pone en guardia de no basar nuestra seguridad en la posesión de bienes terrenales y en apoyarnos en la codicia al perseguirlos: "Cuidado y manténgase alejado de toda codicia, porque incluso si uno está en la abundancia, su vida no depende de sus bienes"(Lc 12:15). Incluso en la parábola del "hijo pródigo", Jesús nos advierte sobre el abismo del mal al que puede conducirnos el abuso de la riqueza. Ahora, en la parábola del administrador infiel, nos explica cómo las mismas riquezas, si se usan bien, pueden beneficiar la salud eterna.

Los personajes principales son dos: el maestro, que resulta ser el único propietario de los bienes mencionados en la historia, por lo tanto, "el señor absoluto", un título que por excelencia se refirió a Dios; y su administrador, que debe administrar estos activos con respecto a los deudores de su amo y que, por lo tanto, representa al "pueblo" en relación con este "caballero"; toda la historia gira en torno a la figura de este último, acusado de haber malgastado los activos que le confió la administracion. Una historia que nos deja perplejos, no solo por el elogio que al final el propietario reserva para este administrador despedido por la astucia de su gestión aunque fuera descuidada y no transparente, sino también por la forma en que termina la parábola, dejando su propia conclusión en suspenso: ¿Cómo terminó?

"Había un hombre rico que tenía un administrador, y fue acusado ante él de malgastar sus posesiones. Lo llamó y le dijo: "¿Qué es esto que escucho de ti? Da cuenta de tu administración, porque ya no puedes ser administrador". Los ricos representan a Dios, el factor representa a todos los hombres, quienes por respeto a Dios no son más que administradores obligados a rendir cuentas el día de la muerte.

Este artículo nos advierte sobre el tema de sentencias ya emitidas: "Y lo llamó: "Da cuenta de tu administración, porque ya no podrás administrar". El maestro, se refiere a verdaderas acusaciones contra un hecho que revela un comportamiento superficial, irresponsible y loco, al instante le niega el trabajo de administrador, el sujeto de la parábola se comporta de acuerdo con un modus operandi que todavía está vigente, basado en lo efímero, en figurar, en ganar poder y dominar a otros, pero este comportamiento no es gratificante, dado que el juicio posterior y la sentencia de convicción subsiguiente pesan sobre él. "¿Qué haré ahora que mi maestro me quita la administración? Cavar, no tengo fuerzas, rogar, me da vergüenza".

El administrador reconoce que es culpable y siente que no es capaz de ganarse el pan trabajando la tierra, y que hasta ahora ha disfrutado de cierta comodidad, le da vergüenza ir y pedir limosna; vuelve a entrar en sí mismo, se pregunta sobre su futuro inmediato y aquí, repentinamente, la solución: "Ya sé qué hacer para que, cuando la administración me haya despedido, haya alguien que me recibe en su casa" Aprovechando asimismo la astucia que lo había llevado a actuar de manera deshonesta hasta ese momento, inmediatamente encontró una escapatoria para convertir los eventos adversos a su favor, al menos por un tiempo y a expensas de su propio gobierno, prometiéndoles grandes beneficios.

No le importa que, al hacerlo, le cause un nuevo daño al maestro, solo piense en su futuro, en su posible salvación. "Llamó a los deudores del maestro uno por uno y le dijo al primero [los dos deudores aquí informados se usan como un ejemplo de lo que él también hizo con los demás]: "¿Cuánto le debe a mi maestro?". Él respondió: "Cien barriles de aceite[que equivale a unos 38 hectolitros]". E inmediatamente el administrador le sugirió que escribiera, para corregir el vencimiento del recibo, declarando que se lo debía por solo cincuenta; le devuelve la mitad de la deuda. "Luego le dijo a otro: "¿Cuánto debes? "Él respondió: "Cien medidas de trigo" [que corresponden a unos 550 quintales].

Él le dijo: "Toma tu recibo y escribe ochenta", dándole así una quinta parte de la deuda real. Al hacerlo, el maestro, que no conocía la deuda original, difícilmente habría descubierto el fraude. Al final, este administrador ni siquiera trató de apropiarse de los bienes de su amo: los había malgastado, pero no los había robado, y estas posesiones ni siquiera las guardan para él, sino que se los da a otros, con la esperanza de que los deudores de su señor sean deudores de sí mismo, de modo que para cuando fuera destituido de su cargo, habría habido alguien que, agradecido por lo que había obtenido, lo habría recibido en su propia casa.

Inesperadamente, el maestro elogia a ese administrador deshonesto, por la astucia con la que había actuado. Esto significa que no elogia la injusticia y el fraude cometido, sino la habilidad y el ingenio con el que pudo hacer uso de la última pizca de esa autoridad que se le escapaba, para proporcionar su futuro. En este administrador, la humanidad se representa en su mundanalidad, que solo busca la realización en las cosas de la tierra, negociando entre la oscuridad de la ignorancia y las del pecado.

El factor infiel, para tener éxito en su intento, de hecho necesita la complicidad de otros deudores, de aquellos que ciertamente no son "hijos de la luz", es decir, los discípulos de Jesús, la verdadera luz del mundo; de hecho, lo habrían llevado a adquirir bienes celestiales, mientras que su único objetivo, cegado por la avaricia de la carne, era salvaguardar los últimos bienes mundanos que se le concedieron. Por lo tanto, si el maestro alaba el ingenio con el que el administrador sabe cómo conseguir amigos para los días de desgracia, aunque esta forma de actuar fue incorrecta y también en detrimento de él, Dios alabará mucho más a quienes, con sus riquezas, habrán tratado de hacer amigos pobres, beneficiándolos: "Bueno, te digo: hazte amigos con las riquezas deshonestas porque, cuando estas se terminen, seas acogido en las moradas eternas".

Las riquezas terrenales que no traemos con nosotros al venir al mundo y tampoco las llevaremos con nosotros al abandonar este mundo, especialmente porque se pueden quitar en cualquier momento. Nuestra herencia, por otro lado, son bienes espirituales, que no pueden ser quitados de nosotros, que podemos cultivar a lo largo de nuestras vidas para que den más y más frutos y que guardaremos con nosotros para siempre, incluso cuando nos reunamos con el Padre que nos los ha confiado para administrar. "El que es fiel en lo poco es fiel también en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco es deshonesto incluso en lo mucho. Si, por tanto, si no has sido fiel en la riqueza deshonesta, ¿quién te confiará la verdadera?"

Quien se ha mostrado fiel en poco, merece que se le confíe la administración de mucho, porque aun así demostrará ser fiel; mientras que el que ha sido infiel en lo poco, fácilmente será infiel en lo mucho. Por lo tanto, si en la administración de las riquezas terrenales no somos fieles, es decir, no las usamos como Dios lo desea, tampoco seremos fieles en el uso de las riquezas espirituales y celestiales, que son las gracias de Dios. Administrar las cosas de los demás, es decir, las riquezas temporales, merece que Dios no le confíe sus tesoros, que son preciosos más que cualquier otro bien terrenal.

Por lo tanto, el mensaje de la parábola se dirige hacia un uso consciente y espiritual de los bienes materiales y de la propia vida terrenal: si se gasta en nombre de los hermanos, no solo nos enriquece, sino que constituye una moneda útil para que tengamos acceso a la vida eterna, que es la vida misma de Dios. Cada momento del tiempo presente, vivido de esta manera, es decisivo para nuestro futuro en la eternidad: nunca perdamos de vista este precioso bien, que Dios nos ha permitido administrar, y nos mantendremos fieles a El porque "el que es fiel en poco, es fiel incluso en lo mucho "y, por lo tanto, recibirá su justa recompensa en el cielo.

Te puede interesar