Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábolas de la vida

Esclavos esperando.

Resumen

Los esclavos esperando

Del Evangelio de Marcos Capítulo 13, versículos 34.37

Presta atención, mantente despierto, porque no sabes cuándo será el momento decisivo! Como un hombre que se fue a un largo viaje, y le dio la casa a sus sirvientes. Le dio a cada uno una tarea y les recomendó que permanecieran despiertos en la puerta. Pues bien, permanece despierto, porque no sabes cuándo volverá el arrendador: tal vez por la tarde, tal vez a medianoche, tal vez al canto del gallo o tal vez por la mañana. Si llega de repente, asegúrate de no quedarte dormido. Lo que te digo a ti, se lo digo a todos: mantenganse despiertos.

Exégesis parábola de Marcos

La invitación urgente que nos transmite este texto es mirar una y otra vez, a cualquier hora del día o de la noche: tengan cuidado. Miren y oren, porque no saben cuándo tendrá lugar el regreso del "maestro": nadie sabe nada sobre ese día u hora, ni los profetas, ni los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino solo el Padre. Incluso los apóstoles no necesitan saber que, estando en la incertidumbre, permanecen vigilantes, activos y pacientes, esperando ese día del cual ignoran el momento exacto. Además, Jesús no dice "porque no sabemos cuándo volverá el arrendador", sino "porque [TU] no sabes" si será de noche, a medianoche, al canto del gallo, por la mañana ... y no debe encontrarte durmiendo.

No hay duda de que ese hombre, que partió en un viaje confiando deberes precisos a sus siervos, pues Cristo, ascendiendo al Padre después de la resurrección, abandonó la Iglesia con Su cuerpo, y sin embargo no se le negó Su Divinidad, ya que Su presencia permanecera todos los días hasta el final de los siglos: somos guiados por nuestro Redentor hacia la conquista del Cielo, "Estoy contigo todos los días, hasta que se cumpla este tiempo".
(Mt 28.20).

Le dio a sus siervos la autoridad sobre cada tarea encomendada antes de su ascenso al Cielo, porque les otorgo, con la concesión de la gracia del Espíritu Santo, la facultad de realizar buenas obras. Luego ordenó al "guardián" que vigilara, ya que estableció que es deber de los pastores y guías espirituales cuidar de la Iglesia que se les ha confiado lo cual es un compromiso incansable.

"Lo que les digo, se lo digo a todos: Esten atentos". Por lo tanto, no solo para los apóstoles y sus sucesores inmediatos, sino también para todos nosotros, que vivimos nuestro tiempo ahora, Jesús nos ordenó vigilar y proteger las puertas de nuestros corazones, para evitar que el antiguo enemigo los invada con sus malas sugerencias Y para que el Señor, cuando venga, no nos encuentre dormidos, todos debemos estar en guardia constantemente. Cada uno le rendira cuentas a Dios por sí mismo.

Observe a quien mantiene los ojos del espíritu abiertos para mirar la luz verdadera; velar por quien trabaja en el verdadero bien, en el que cree; velar por quien rechaza la oscuridad del sopor y el abandono. Es por eso que Pablo nos estimula diciendo: "vigilense a ustedes mismos, como es correcto, y no pequen. Algunos, de hecho, muestran que no conocen a Dios; lo digo para su vergüenza". (1 Corintios 15,34); y en otra parte agrega, "es hora de despertar del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando nos convertimos en creyentes. La noche ha avanzado, el día está cerca. Por lo tanto, desechemos las obras de la oscuridad y usemos las armas de la luz".
(Romanos 13: 11-12).

La vigilancia debe ser observada por todos, porque la fecha de nuestra muerte sigue siendo incierta y puede sorprendernos cuando menos lo esperamos: estemos en guardia, seamos sabios a partir de ahora y estemos preparados, para no arriesgarnos a anular nuestra vida en la tierra y mantengamonos a la espera para reunirnos con el Padre.

Los esclavos esperando - Lucas

Del Evangelio de Lucas Capítulo 12, versículos 34.38

Prepárese, con el cinturón a los costados y las lámparas encendidas; sé como aquellos que esperan al maestro cuando él regresa de la boda, para abrir de inmediato, tan pronto como llega y toca. Bienaventurados aquellos sirvientes que el maestro encuentra despiertos cuando regresa; Te digo la verdad, él se pondrá su ropa, la pondrá sobre la mesa y la servirá.

Te puede interesar