Parábolas de Jesús

Parábolas

Conducta ejemplar

Nombre de la parabola:
- El rico y Lázaro
- Los ricos y los pobres

Resumen

El rico y Lázaro

Del Evangelio de Lucas Capítulo 16, versículos 19-31

Había un hombre rico que vestía túnicas de lino morado y muy fino que se daba un gran banquete todos los días. Un mendigo llamado Lázaro estaba en su puerta, cubierto de llagas, ansioso por alimentarse con lo que caia de la mesa del rico; pero solo los perros le lamian las llagas. Un día el pobre hombre murió y fue llevado por los ángeles al lado de Abraham. El hombre rico también murió y fue enterrado. De pie en el infierno con tormentos, levantó la vista y vio a Abraham desde lejos y a Lázaro a su lado. Luego, gritando, dijo: Padre Abraham, ten piedad de mí. Envía a Lázaro a mojar la punta de su dedo en agua y mojar mi lengua, porque sufro terriblemente en esta llamas. Pero Abraham respondió: Hijo, recuerda que en la vida recibiste tus posesiones, y Lázaro sus males; ahora, mientras él es consolado, tú estás en medio de tormentos. Además, se ha creado un gran abismo entre nosotros y tu: aquellos que quieren venir a ti desde aquí, no pueden, ni nadie, desde allí, puede comunicarse con nosotros. Y él respondió: "Entonces, padre, por favor envía a Lázaro a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos". Advierteles para que ellos no vengan a este lugar de tormento. Pero Abraham le respondió: Tienen a Moisés y a los Profetas a quienes escuchar. Y él respondio: Si, padre Abraham, pero si alguno de los muertos se presentan ante ellos, se arrepentirán. Abraham respondió: "Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, no se convencerán, incluso si uno resucitara de entre los muertos".

Exégesis de la parábola de Lucas

una primera lectura, la interpretación de esta parábola podría llevarnos por un camino erroneo, porque aquí hablamos de riqueza y pobreza en la medida en que los pobres complacen a Dios y los ricos no son bienvenidos por Dios; y esta suele ser la interpretación y explicación que se atribuye a su contenido. Pero es parte de un discurso más amplio, que alude al contexto de los fariseos: nos presenta a un hombre rico que usa ropa de lino muy fina de color púrpura y da lujosos banquetes todos los días, y un hombre pobre (Lázaro) que está a la puerta de los ricos, cubierto de llagas: ¿a quienes representan? Para descubrirlo, debemos tratar de entender lo que Jesús ve en los fariseos, es decir, el peligro de un comportamiento imprudente que no pierde la oportunidad de denunciar: "¡Ten cuidado con la levadura de los fariseos y saduceos! [...] Entonces entendieron que no había dicho que se cuidara de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y los saduceos".
(Mt 16,6-12).

Desde este punto de vista, los ricos son aquellos que creen que son perfectos ante la ley; El mismo Lucas, además de este ejemplo, también nos muestra la parábola del fariseo que va delante del Señor para proclamar su riqueza, alegando que no es como los demás". Dos hombres subieron al templo a rezar: uno era un fariseo y el otro publicano, [...] este último, a diferencia del otro, regresó a su casa justificado, porque quien se enaltece será humillado y quien se humilla será enaltecido". (Lc 18,9-14). Esta "riqueza", por lo tanto, por similitud, representa creerse perfecto ante la ley y Dios, para recibir la admiración de los demás: el hombre rico de la parábola, de hecho, muestra un vestido de lino púrpura muy fino y ofrece lujosos banquetes, ha dado su vida por orgullo, para ganarse la admiracion, porque quería destacarse de los demás. Este es el pecado del cual Jesús acusa a los fariseos: observan y hacen todo de acuerdo con la Ley, pero su objetivo real es obtener la admiración de los demas. Lázaro, por otro lado, es el publicano que vive día a día, solo en el temor de Dios.

El significado de la parábola que los ve como protagonistas se refleja en el testimonio del profeta Jeremías: "Maldito el hombre que confía en el hombre, quien se apoya en la carne y cuyo corazón se aleja del Señor". (Jer. 17.5), es decir, que se basa solo en lo que pertenece a la vida terrenal. Es evidente, en este caso, que ya no es el Señor quien guía la conducta del hombre, sino todo lo que pertenece a la carne, con el único propósito de ganar la admiración de otros hombres (ciertamente no de Dios). Pero todo esto no está exento de consecuencias, que pueden tardar un tiempo en manifestarse, pero que tarde o temprano se vuelven concretas; y no deben entenderse como un castigo divino, sino más bien como el curso inevitable de tales elecciones equivocadas. De hecho, Jeremías continúa: "Será como un tamerisco en la estepa, cuando llegue el bien no lo verá; vivirá en lugares áridos en el desierto, en una tierra salada, donde nadie puede vivir".
(Jer 17.6).

La parábola, reportada por el evangelista Lucas, reafirma precisamente este concepto: ¿qué nos dice cuando el hombre rico se vuelve hacia Abraham? "Ten piedad de mí, envía a Lázaro a sumergir la punta de su dedo en el agua y mojar mi lengua, porque sufro terriblemente en esta llama". Mientras que Lázaro es un mendigo que espera pacientemente, el hombre que vive poniendo su confianza en el Señor y entregandole todo a él. Este hombre es "como un árbol plantado a lo largo de las corrientes de agua, que da fruto a su debido tiempo: sus hojas no se marchitan y todo lo que hace, tiene éxito [...]. Porque el Señor vigila el camino de los justos, mientras el camino del impío está en ruinas". (Salmo 1: 3-6); "Es como un árbol plantado a lo largo de un arroyo, hacia la corriente extiende sus raíces; no tiene miedo cuando llega el calor, sus hojas permanecen verdes, en el año de sequía no hay dolor, no deja de producir fruto". (Jer 17: 8). Con esta parábola, Lucas nos dice que Jesús es el cumplimiento de toda profecía.

Siendo este el caso, porque el hombre rico vivió de esa manera, y porque se le escuchó decir, "si no escuchan a Moisés y a los Profetas, ¿ni siquiera escucharán si uno resucita de la muerte?" Aquí está claro que la denuncia de la dureza de corazón de los fariseos, que sabian las Escrituras y conocían el testimonio dejado por los Profetas, fueron considerados los mejores expertos y expositores precisos de la Ley, pero se comportaron de una manera completamente diferente. ¿Por qué esta dureza? Jeremías ya lo había predicho: "¡Nada es más traicionero que el corazón y apenas sana! [...] Yo, el Señor, examino la mente y pruebo los corazones, para dar a cada uno según su conducta, según el fruto de sus acciones". (Jer 17: 9-10.) Los fariseos tenían todas las oportunidades de redimirse, pero no querían, porque su corazón no era confiable, estaban lejos de Dios aun si en apariencia pertenecían a Dios, de ahí su hipocresía. En la parábola de Lucas, mientras que el mendigo Lázaro tiene un corazón puro y merecia disfrutar de la visión de Dios, de hecho se describe que está en el vientre de Abraham, el hombre rico que tiene un corazón traicionero e hipócrita, está en el tormento el cual es físico porque ahora el cuerpo está muerto, pero es espiritual, por lo tanto, mucho más agudo e intemporal: nunca terminará, es para siempre. Y Abraham enfatiza aún más la gravedad de este tormento cuando dice "entre nosotros y tú se ha establecido un gran abismo, aquellos que quieran desde allí, podran comunicarse con nosotros".

Cuando nuestra existencia terrenal termine, entraremos en el conocimiento perfecto de Dios, entenderemos los misterios de Dios y, a la luz de este conocimiento, también entenderemos completamente la vida que hemos llevado. En ese preciso momento nos daremos cuenta de que no podremos alcanzar la comunión con Él, si en la vida terrenal no hemos tenido cuidado de ponerlo en primer lugar: solo entonces tomaremos conciencia total de ello. Sin embargo, ya no será posible emprender ningún camino, lo cual solo es possible cuando estamos en la dimensión terrenal "Ellos tienen a Moisés y a los Profetas, escúchenlos". Lo que es molesto es que cuando esto se realice, no habrá nada más que hacer y será para siempre; la conciencia de haber errado en la conducta de la vida será inútil, porque ahora todo habrá terminado; con el cierre del tiempo, el remordimiento no puede transformarse en arrepentimiento, y el dolor de haber perdido el bien supremo se convertirá en ese tormento eterno similar al fuego: un castigo verdaderamente terrible, aunque sea cierto que incluso la punta de un dedo mojado en agua, ¡sería suficiente tener un poco de alivio!

Ahora el mensaje básico es claro, y eso es lo que Jesús resumirá al hablar con los fariseos, él dirá: "Así, has anulado la palabra de Dios en el nombre de tu tradición. ¡Hipócritas! Isaías ha profetizado de ti, diciendo:" Esta gente me honra con sus labios pero su corazón está lejos de mí" (Mt 15: 6-8), lo que en pocas palabras significa que no me reconociste. Y los fariseos no reconocerán a Jesús incluso después de la resurrección, por eso lo sabemos por boca de Abraham" no serán persuadidos incluso si uno se levanta de la muerte".

La parábola del Evangelio de Lucas es muy dura, porque confronta la responsabilidad de su propia forma de vida: todo depende de la elección que uno haga, caminar hacia Dios o hacia la condenación eterna. Entonces será inútil acusar a Dios de esta condena: ¡eres tú quien se ha destinado a ello, eligiendo el camino de la perdición! Y la situación de nuestros días es terrible, porque la humanidad solo avanza en la misma dirección que ese hombre rico, vestido de lino morado y muy fino, descrito en la parábola. La cultura de hoy nos empuja hacia el logro de objetivos terrenales, para satisfacer cada lujuria personal y profesional. La tentación más clásica del diablo es la insinuación sibilina de hacernos creer que podemos llegar a ser "como Dios", lo que no significa aspirar a ser eternos, sino satisfacer todos los deseos con codicia, codeandose y colocandose, sobre todo, sintiendose "un dios en la tierra". Aquí, entonces, porque Jesús proclama: "Si alguien quiere venir detrás de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz todos los días y sígame. Quien quiera salvar su vida la perderá, pero quién pierda su vida por mí, la salvará".
(Lc 9, 23-24).

Y de nuevo: "Lo que sale del hombre es lo que lo hace impuro. Desde adentro, de hecho, es desde el corazón de los hombres, de donde salen las malas intenciones: impureza, robo, asesinato, adulterio, codicia, maldad, engaño, libertinaje, envidia, calumnia, orgullo, necedad. Todas estas cosas malas salen de adentro y hacen impuro al hombre". (Mc 7,20-23) Si eres guiado por el egoísmo, por el arrivismo, por el deseo de omnipotencia, ¿a dónde te llevarán tus acciones? Para que conozcas a Dios, debes tener un corazón puro, y esto depende solo de ti. Usted decide a dónde ir, qué decisión tomar ahora, lo que tendrá repercusiones en el futuro. Lázaro es el modelo a seguir, es decir, el de un hombre temeroso de Dios que se confía a su divina justicia y misericordia. Oh Señor, examina mi mente, prueba mi corazón, hazme entender la bondad de mis acciones, para que el diablo nunca tenga poder sobre mí, no actúe sobre mi voluntad infundiendo deseos malvados y engañosos, desviándome de la verdad, llevándome inexorablemente a ese lugar de tormento eterno!

Te puede interesar