Parábolas de Jesús

Parábolas

Parábolas de la vida

Los dones del padre

Resumen

Los buenos dones del padre

Del Evangelio de Mateo Capítulo 7, versículos 9.11

¿Quién de ustedes si su hijo le pide pan le dará una piedra? O si le pide un pez, ¿le dará una serpiente? Si entonces, siendo malvados, saben cómo dar buenos regalos a sus hijos, ¡cuánto más le dará su Padre que está en el cielo cosas buenas a quienes le pidan!

Exégesis de la parábola de Mateo

Jesús describe el comportamiento del Padre comparándolo con el de un padre humano, que trata a sus hijos con cuidado. El pan y las piedras son los dos elementos que también se informaron en el episodio de las tentaciones de Jesús en el desierto (Mt 4,4): en ese caso, Jesús no necesita convertir las piedras en pan, porque su Padre lo cuida.

La pregunta de Jesús a la gente "¿Quién de ustedes al hijo que le pide pan le dará una piedra? ¿O si pide un pescado, le dará una serpiente?", Hace que la única respuesta posible sea implícita: "¡Nadie!" una piedra para su propio hijo, cuando le pide pan. Ningún padre o madre le da una serpiente a su hijo cuando él les pide un pez. Y Jesús llega a la conclusión: "Si tú, que eres malvado, sabes cómo dar cosas buenas a tus hijos, ¡cuánto más tu Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!".

Jesús nos llama malos para acentuar la certeza de ser escuchados por Dios cuando pedimos algo bueno. Porque si nosotros, que no somos santos, sabemos cómo dar cosas buenas a nuestros hijos, cuánto más el Padre del cielo. Esta comparación tiene como objetivo eliminar de nuestros corazones cualquier duda sobre el éxito de la oración dirigida a Dios con confianza. Dios escuchara! Y es Jesús, en el paso justo antes de una de las preguntas aquí reportadas, que nos invita a orar: "Pide y se te dará; busca y encontrarás; toca y se te abrirá.

Porque quien pide recibe, y quien busca encuentra, y a quien llama, se le abrirá "[Mt 7,7-8]. Pero cuidado: a quienes les preguntan, Dios solo da cosas buenas. Si preguntas algo que no es bueno para tu persona, que no te hace madurar, ten la certeza que nunca obtendrás nada, nunca se te abrirá, nunca se te dará nada, Dios no nos apoya en nuestro infantilismo, en nuestra pereza o en nuestro egoísmo.

Aquí, entonces, es que en la parábola reportada por Mateo, Jesús se compromete y garantiza que se nos dé en oración esa fortaleza que sirve para realizar el proyecto del Padre. Dios no gobierna a los hombres emitiendo leyes, sino comunicando su Espíritu; entonces Jesús garantiza que esta solicitud del Espíritu sea indudablemente concedida. Todas las demás solicitudes, de esta manera, deben entenderse ya cumplidas, porque el Padre, un Padre que es bueno con sus hijos, ya está preocupado por ellos incluso antes de que le pidan.

En este punto, puede surgir una pregunta espontáneamente: ¿por qué peir si ya sabe lo que necesitamos? Porque en Su infinita bondad, el Padre no puede forzar nuestra voluntad con la Suya: nuestra solicitud significa mostrarle confianza total y prepararnos para aceptar Su ayuda; de lo contrario, no habrá ayuda, ni de nuestros hermanos ni directamente del Padre, que no podrá acudir en nuestra ayuda, porque no podremos verlo, ¡y mucho menos darle la bienvenida!

El mensaje de Jesús informado por Mateo está destinado a sus primeros discípulos, para que puedan darse cuenta de la novedad a la que están llamados, abandonando actitudes y pensamientos completamente opuestos a esta novedad. El evangelista nos presenta la dificultad de los primeros discípulos para acoger la novedad del mensaje de Jesús. Jesús nos invita a la oración: "Pide y se te dará; busca y encontrarás; llama y se te abrirá": estas palabras de Jesús son muy preciosas porque expresan la verdadera relación entre Dios y el hombre.

Aquellos que temen hostigar a Dios con sus pequeñas necesidades, cometen un error y se enorgullecen, porque Dios tiene el poder de responder a la realidad de nuestra vida: Dios puede cambiar nuestras situaciones y entrar en las realidades de las pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana. Si Dios no actua, si Dios no tiene poder sobre los eventos concretos de nuestra vida, ¿cómo podría Dios seguir siendo Dios?

Y si Dios es amor, ¿no encontrará el amor la oportunidad de responder a la esperanza de quienes rezan? Pero sin fe, Dios no puede darnos la verdadera redención. La oración y la alabanza son inseparables, la oración es el reconocimiento concreto del inmenso poder de Dios y su gloria, el amor no es una opción arbitraria porque el amor es el contenido del ser, el amor es la verdad. "Pide y se te dará", pide a Dios que es poder y amor.

Entonces, ¿qué podemos pedir de la bondad de Dios? La respuesta de Jesús es muy simple: ¡todo! Todo eso es Bueno. El Dios bueno solo da cosas buenas, y la bondad y el poder de Dios solo conocen un límite: el mal. La oración hecha con confianza pone todas las realidades y necesidades de la vida bajo los ojos de la bondad todopoderosa. Podemos pedir todo lo que es bueno. Y en este sentido, la oración también se convierte en un viaje de conversión, de gracia, de elevación espiritual, porque separa la luz de la oscuridad en nuestra vida y nos hace nuevas criaturas.

El evangelista Lucas se preocupa solo por una cosa, que la oración dirigida a Dios no se convierta en un pretexto para la indolencia humana; que Dios no pida muy poco, que deje de pedirlo todo. Lucas, de hecho, no limita el poder de Dios a las cosas espirituales y sobrenaturales: el Espíritu Santo penetra todo; pero el propósito concreto de la oración se enfatiza con la aclaración de que los "villanos" dejamos de serlo y nos volvemos buenos solo cuando participamos de la misma bondad de Dios. Este será el verdadero cumplimiento de la oración: no solo obtener cosas buenas, sino llegar a ser buenos nosotros mismos.

El propósito de todas nuestras preguntas, de todos nuestros deseos, de todas nuestras necesidades debe ser la alegría, la felicidad. Incluso Juan y Mateo relatan en sus Evangelios que le piden a Dios todo, que siempre buscan la felicidad y no dejan de recurrir al Padre que tiene el poder y la bondad para dárselo. La alegría, de hecho, no es más que Dios mismo, el Espíritu Santo. Busca a Dios, pide "gozo" en su Espíritu Santo, y tendrás todo.

Los buenos dones del Padre - Lucas

Del Evangelio de Lucas Capítulo 11, versículos 11.13

¿Qué padre entre ustedes, si su hijo le pide pan, le dará una piedra?

O si pide un pez, ¿le dará una serpiente en lugar de un pez?

Si pide un huevo, ¿le dará un escorpión?

Si entonces, siendo malvados, sabes cómo dar buenos regalos a tus hijos, ¡cuánto más dará tu Padre celestial el Espíritu Santo a los que le pidan!"

Te puede interesar