Jesús libera

Segni

Mudo poseído por un demonio

Y después que el diablo fue expulsado, el mudo comenzó a hablar y la multitud, asombrada, dijo: Nunca se había visto algo así en Israel.

Evangelio - Marcos [9, 14-29]

Salieron y le presentaron a un endemoniado mudo. Y después de que el diablo fue expulsado, el mudo comenzó a hablar y la ultitude, asombrada, dijo: "¡Nunca se había visto algo así en Israel!". Pero los fariseos decían: "Él echa fuera demonios por el príncipe de los demonios".

Exégesis - Marcos del Evangelio [9, 14-29]

Hemos llegado al final del Capítulo Nueve, después de que el evangelista Mateo narra la curación de un paralítico acostado en su cama, el regreso a la vida de la hija de Jairo, la curación de la mujer hemorrágica y los dos ciegos.

Ahora Mateo nos habla de la curación de un hombre que no podía hablar a causa de un demonio, destacando el contraste de las dos reacciones: por un lado el asombro de la muchedumbre por la multitud de prodigios, la rapidez y la manera con que se realizan; por otro lado, la ira de los fariseos que, incapaces de negar los hechos, apelan a una acusación falsa e infame: "Expulsa los demonios por el príncipe de los demonios".

Encontramos la respuesta de Jesús en el tercer capítulo de Marcos: "¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? Si un reino está dividido dentro de sí mismo, ese reino no puede subsistir; si una casa está dividida dentro de sí, esa casa no puede subsistir. De la misma manera, si Satanás se rebela contra sí mismo y está dividido, no puede resistir, pero está a punto de terminar [...].

De cierto os digo: todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres y también todas las blasfemias que hablarán; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón para siempre: será reo de culpa eterna". Y este Jesús lo enuncia porque por él dijeron: "Está poseído por un espíritu inmundo".
(Mc 3,23-30).

El único pecado imperdonable es atribuir la obra del Espíritu Santo a un espíritu maligno, como hicieron los judíos con Jesús: no poder reconocer al Hijo del Hombre por lo que es puede ser comprensible e incluso perdonable, pero no poder reconocer la fuente de su poder es inexcusable. La oposición de los judíos surge de su maldad y en el juicio final serán severamente juzgados por tales blasfemias.

El mensaje de Jesús es una fuerza que sana y libera a las personas de todas sus enfermedades. Estas curaciones son imágenes de una salvación integral que Jesús nos ofrece a todos, como ya pudo ver el evangelista en su tiempo, cumplido lo profetizado por Isaías: "Y sin embargo, Él llevó nuestras enfermedades, y cargó sobre sí nuestros dolores".
(Is 53,4).

La palabra de Jesús es un mensaje de vida y salvación que solo la fe puede iluminar: con ella y a través de ella podrás ver ese tesoro del que habla Jesús cuando dice "El reino de los cielos es como un tesoro escondido en el campo ; un hombre lo encuentra y lo vuelve a esconder; luego va, lleno de alegría, vende todas sus posesiones y compra ese campo".
(Mt 13,44-45).

No te dejes desviar por los alborotadores, no dejes de mantener encendida la llama ardiente de la esperanza y alimenta constantemente tu fe en Jesús, el "Dios que salva" y que nos quiere a todos libres de aquellas enfermedades y pecados que no nos permitirían encontrar nuestro "tesoro escondido", para entrar al Reino de los Cielos sin demora.

   Wordpress

Te podría interesar