Señales

Segni

La tormenta se calmó

El viento cesó y hubo una gran calma. Entonces Jesús les dijo: "¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?".

Evangelio - Marcos [4, 35-41]

Ese mismo día, al caer la tarde, les dijo: "Vayamos al otro lado". Entonces ellos, dejando a la multitud, lo toman como estaba en la barca, y otros estaban con él. Mientras tanto, se levantó una tormenta de viento tal que las olas se derramaron sobre el barco, por lo que el barco ya se estaba llenando, mientras él estaba en la popa, dormido sobre una almohada. Lo despiertan y le dicen: "Maestro, ¿no le importa que nos muramos?". Despertó, reprendió al viento y le dijo al mar: "¡Cállate, cálmate!". El viento cesó y hubo una gran calma. Entonces les dijo: "¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?" Estaban aterrorizados y se decían unos a otros: "¿Quién es éste, a quien aun el viento y el mar obedecen?".

Exégesis - Marcos [4, 35-41]

Terminada la enunciación de las parábolas, Jesús sugiere a sus seguidores: "¡Vamos a la otra orilla!" y está tan exhausto que se queda dormido en la popa, sobre una almohada. Este sueño profundo no es solo un signo de gran cansancio, sino que también es expresión de la tranquila confianza que el Hijo tiene en el Padre y en su voluntad, confianza que se manifiesta aún más en el momento en el que, despertado por los discípulos por el viento impetuoso que agita las aguas y amenaza con volcar la barca, Jesús se vuelve hacia el viento y el mar para apaciguarlos. Aquí surge el asombro de los discípulos, que les hace exclamar: "¿Quién, pues, es éste, a quien aun el viento y el mar obedecen?".

¿Cómo es posible que el viento y el mar se sometan a Jesús? Y aún más sorprendente es el severo reproche: "¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Aún no tienes fe?", Es decir, "después de tantos milagros que han visto y las parábolas que han escuchado, tienen miedo de perecer mientras yo ¿estoy ustedes?". Ciertamente la situación es muy grave, porque la barca se va llenando de agua bajo la furia del viento y las olas, mientras Jesús, sin inmutarse, sigue durmiendo: el miedo de esos apóstoles es normal y "humano". Eran pescadores y estaban bien conscientes del comportamiento y consecuencias de estos fenómenos atmosféricos. Sin embargo, se estaban olvidando de una cosa muy importante: en el barco, con ellos, estaba Jesús.

El énfasis propuesto por el texto es relevante: "Estaba de pie en la popa, dormido sobre una almohada"; Es una peculiaridad del Evangelio de Marcos informar de estos pequeños detalles, y es la única vez que el Evangelio habla del sueño de Jesús: pero cómo, en medio de tal tormenta, con la barca cubierta por las olas, duerme tranquilamente? Y esto es lo que asombra a sus apóstoles.

El dilema del miedo humano surge abrumadoramente; la fe en él tenía que ser más fuerte, tenía que generar esa certeza de que nada es imposible para Jesús. Es el mismo miedo que nos asalta en nuestras dificultades diarias, cuando el cielo de la esperanza se oscurece y ya no podemos ni apelar a él: sí, en ese momento nos parece lejano, como si estuviera durmiendo. Pero entonces Jesús despierta, y no por las olas, sino por el grito desesperado de los discípulos que le hace actuar con rapidez: "Maestro, ¿no te importa que muramos?"; se levantó, regañó al viento y al mar, y de repente todo a su alrededor se calmó.

Sin embargo, ¿cómo es posible que el viento y el mar escuchen y obedezcan el mandato de Jesús? Humanamente es una acción inconcebible, pero Jesús sabía muy bien lo que estaba haciendo, sabía "quién" agitaba el viento y el mar: el demonio con sus acciones diabólicas, que constantemente tienta toda certeza e infunde dudas en todas partes. Por supuesto, sería más fácil pensar que la causa fue dictada por un cambio climático repentino, por la generación de ciertos vórtices de viento; pero la prueba de que no fue así está en el hecho de que el viento y el mar se calman en cuanto interviene Jesús: todas las criaturas están sometidas a él, desde la naturaleza hasta el hombre; a través de su intervención salvífica el hombre puede redescubrir la paz de la fe y en él la naturaleza puede retomar su curso y ser beneficiosa (y no adversa) para el hombre.

Este episodio del mar en calma evoca el viaje del éxodo, cuando el pueblo de Dios, sin miedo, pasa por las aguas del mar; también evoca al profeta Isaías que predicó al pueblo: "¡Cuando tengas que cruzar las aguas, yo me quedaré contigo!".
(Isaías 43,2).

Jesús vuelve sobre el éxodo y cumple la profecía anunciada por el Salmo: "Él dijo e hizo soplar un viento tempestuoso, levantando las olas del mar: se elevaron al cielo, se hundieron en el abismo; sus almas languidecieron en la angustia; vacilaron, se tambaleaban como borrachos, toda su pericia se había desvanecido. Clamaron al Señor en su angustia y los sacó de su angustia: él calmó la tormenta, y las olas del mar se calmaron ".
(Sal 107, 25-30).

O volvemos a Dios o la creación siempre será el enemigo; Los apóstoles también lo entienden, una vez más después de esa intervención salvadora mediante la cual reconocen que Jesús es verdaderamente el Hijo de Dios: debemos estar con él, para no tener miedo en las tormentas de nuestra vida; pero para hacer esto es necesaria una fe firme, ¡hay que creer siempre y firmemente, ante cualquier inquietud o dificultad, que nada es imposible para él! Solo entonces, habiendo escuchado nuestro grito, podrá actuar e intervenir para ayudarnos.

   Wordpress

Te podría interesar