Curaciones

Segni

Cura la mano de un hombre

Y le dijo al hombre: "Extiende tu mano". La tendió y se volvió tan sana como la otra.

Evangelio - Mateo [12,9-14]

Salió de allí y fue a la sinagoga. Y he aquí, había un hombre que tenía la mano paralizada, le pidieron a Jesús que lo curara: "¿Es lícito curar en sábado?". Y él les dijo: ¿Quién de ustedes, si tiene una oveja y se cae en un hoyo en sábado, no la agarra y la saca? ¡Ahora un hombre vale más que una oveja! Es lícito hacer el bien el sábado". Y le dijo al hombre: "Extiende tu mano". La tendió y se volvió tan sana como la otra. Entonces los fariseos salieron y celebraron consejo contra El para sacarlo del camino.

Exégesis - Evangelio - Mateo [12,9-14]

En el texto encontramos a Jesús yendo a una sinagoga, probablemente en Galilea. Aquí conoce a un hombre con la mano derecha paralizada. Los escribas y fariseos continúan observando a Jesús de cerca y le preguntan: "¿Es lícito curar a alguien en sábado?" Es una pregunta capciosa, porque saben bien lo que prescribe su ley; de hecho el Antiguo Testamento informa que en el séptimo día, el sábado, el hombre debe abstenerse de trabajar, en memoria del Dios que, creando, en el séptimo día dejó de trabajar (Génesis 2,2-3; Ex 20,8-11 ), y de la liberación de la esclavitud egipcia que Dios obró para los hijos de Israel.
(Dt 5,12-15).

La ley establecía que, ese día, solo estaba permitido recuperarse si la persona corría peligro de muerte. Ahora los fariseos están lanzando este desafío públicamente, especialmente porque no era la primera vez que Jesús violó esta prescripción: solo piense en la curación del poseído, del paralítico en el estanque de Betsaida, del ciego de nacimiento, todo lo cual tuvo lugar el sábado.

Los escribas y los fariseos están furiosos y con su provocadora pregunta quieren ver si Jesús tiene el valor de contravenir las prescripciones y obrar el milagro. Jesús les responde haciéndoles una pregunta a su vez: "¿Quién de ustedes, si tiene una oveja y esta cae en un hoyo el día de reposo, no la agarra y la saca?". Es una pregunta extraordinariamente inteligente; de hecho, una oveja representa una inversión económica considerable y nadie la habría dejado en un hoyo hasta el día siguiente, ya que mientras tanto podría haber muerto provocando una gran pérdida; además, las escrituras dicen: "El justo cuida de sus mascotas".
(Prv 12,10).

Dado que es evidente que un hombre vale mucho más que una oveja, es legítimo hacer el bien a quienes necesariamente lo necesitan en el día de reposo. De esta manera los líderes religiosos no pueden objetar: el razonamiento es impecable, se ven obligados a guardar silencio y el enfrentamiento con Jesús se vuelve aún más cargado de tensión; sin embargo, Jesús no se deja intimidar y, volviéndose hacia el hombre, dice: "Extiende tu mano"; tan pronto como cumple la orden, la mano paralizada se cura. Los fariseos, furiosos al presenciar esta curación, abandonaron la sinagoga de inmediato y comenzaron a hacer planes contra Jesús "para sacarlo del camino", conspirando con los partidarios de Herodes y los saduceos, unidos a ellos en la intención común.

Jesús parece haber elegido intencionalmente sanar el sábado, para resaltar la contradicción de esa ley interpretada tan "humanamente" por los fariseos y doctores del Templo. Jesús analiza el concepto farisaico de "salvar una vida" y lo enriquece con la indicación de "hacer el bien": antepone el sufrimiento de la criatura y su consiguiente salud, física e interior, por encima de todo. Para Jesús, para la Ley del Padre, es lícito en sábado hacer el bien, salvar una vida y no dejarla sufrir o perecer. De hecho, llegó a completar la ley, introduciendo el concepto de amor, caridad, misericordia.

Por tanto, las curaciones del sábado ponen de relieve la misión escatológica de Jesús, el anuncio del cumplimiento de los tiempos y el advenimiento del Reino de Dios, fundamento de la Salvación. La urgencia que lleva a Jesús a sanar en sábado no reside, por tanto, en las condiciones de gravedad de los enfermos, sino en la urgencia salvífica de su misión. Las acciones sanadoras de Jesús en el día de reposo no son más que el cumplimiento de la intención original de Dios y el propósito último del día de reposo como se revela en el Antiguo Testamento: lo único de lo que hay que abstenerse radicalmente en este día es del mal.

Jesús revela la urgencia de la curación, porque curar a los enfermos desde hace mucho tiempo muestra el poder mesiánico de Aquel que cura a los incurables y que, al hacerlo, da testimonio del cumplimiento del tiempo, de la redención, de la salvación, de la el reino prometido.

   Wordpress

Te podría interesar