Señales

Segni

Caminar sobre el agua

Juan cuenta que Jesús estaba caminando sobre un mar embravecido, pero que rápidamente tranquiliza a los apóstoles asustados diciéndoles: "Soy yo, no temáis".

Evangelio - Juan [16-21]

Mientras tanto, al anochecer, sus discípulos bajaron al mar y, subiendo a una barca, partieron hacia la otra orilla en dirección a Capernaum. Entonces estaba oscuro y Jesús aún no había venido a ellos. El mar estaba agitado porque soplaba un viento fuerte. Después de remar unas tres o cuatro millas, vieron a Jesús caminando sobre el mar y acercándose a la barca, y tuvieron miedo. Pero él les dijo: "Soy yo, no temáis". Luego quisieron llevarlo al bote y rápidamente el bote tocó la orilla a la que se dirigían.

Exégesis - Juan [16-21]

Al comienzo de este capítulo sexto, Juan nos narra el episodio de la multiplicación de los panes y los peces por Jesús, quien presenta a Jesús como el pan que da vida. En el siguiente pasaje, relatado aquí, nos habla de Jesús caminando sobre un mar "agitado porque soplaba un fuerte viento", pero que rápidamente tranquiliza a los apóstoles asustados diciéndoles: "Soy yo, no temáis". Luego, habiendo abordado el bote, todos juntos alcanzan rápidamente la orilla a la que se dirigían.

Los discípulos tienen así un signo más del poder de Jesús, que en este caso incluso se refiere a un evento natural (mar embravecido y viento fuerte). Esta historia es extraordinaria: Jesús calma el mar y el viento, la naturaleza fue creada para estar al servicio del hombre y no para ser destruida por él, sin embargo también puede convertirse en escenario de las acciones del "calumniador", el "separador", es decir, de quien, oponiéndose al Creador, desea destruir a la criatura, el hombre. Pablo escribe: "De hecho, la creación fue sometida a la fugacidad, no por su voluntad, sino por la voluntad de quien la sometió [...]. Sabemos bien que toda la creación gime y sufre hasta hoy los dolores de parto".
(Romanos 8,20-23).

La creación, por tanto, no se dedicó a las acciones del mal, sino que fue sometida por quien quiere verla aplastada y destruida; y aquí podemos ver cómo la naturaleza misma puede convertirse, cuando está a merced del diablo, en un instrumento para aniquilar o crear dificultades para el hombre, que encontramos aquí representado por el mar embravecido y el fuerte viento del que la barca había caído peligrosamente presa y su tripulación: el hombre que se aparta de Dios entregándose al diablo, permite que éste actúe desfigurando la naturaleza misma.

Ahora Juan nos revela que Jesús, sin embargo, pone la creación en posición de redescubrir su equilibrio; de hecho, cuando sube al barco, todo se calma y la creación recupera su equilibrio, su belleza. Y la importancia de este mensaje se subraya por el hecho de que todos los evangelistas informan del mismo pasaje; Mateo, sin embargo, revela otros detalles: "Subidos a una barca, sus discípulos lo siguieron.

Y aquí estalló una tormenta en el mar tan violenta que el barco fue cubierto por las olas; y se durmió. Luego, acercándose a él, lo despertaron diciendo: "¡Sálvanos, Señor, estamos perdidos!". Y él les dijo: "¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?" Luego se levantó y reprendió a los vientos y al mar, y hubo una gran calma. Los presentes quedarona sombrados y dijeron: ¿Quién es éste a quien obedecen los vientos y el mar?" (Mt 8, 23-27). En ese" callar "está contenido el mandato que quita al autor del peligro y vuelve a crear su estado de paz.

¿Cómo no pensar en las tentaciones que tuvo Jesús en el desierto, cuando "el diablo lo llevó de nuevo a un monte muy alto, le mostró todos los reinos del mundo y su esplendor, y le dijo: - Todo esto te daré, si de rodillas me adoraras. Pero Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque en la Biblia está escrito: Adora al Señor tu Dios; a él solo dirige tu oración. Entonces el diablo se apartó de él" (Mt 4, 1-11), tuvo que renunciar a su "poder" sobre el mundo en virtud de un Creador (el Señor tu Dios) que es el único a quien dirigir la adoración y la oración.

Pero, ¿cuándo puede Jesús actuar para restaurar el equilibrio perfecto, la paz entre la creación y su Creador? Evidentemente cuando el hombre lo reconoce. De hecho, el relato de Juan enfatiza que, solo cuando los discípulos lo quisieron en el bote, la violenta turbulencia del mar y los vientos ya no pudieron evitar que el bote continuara rápidamente hacia el destino al que se dirigía: este énfasis es muy interesante, porque en "querer" está contenida la decisión voluntaria de acoger a Jesús.

Debemos ser conscientes de que donde no hay Jesús no puede haber paz, pues el diablo encontrará terreno fértil para producir conflictos, discordias, desórdenes. El viento fuerte y el mar embravecido representan las adversidades, hostilidades y ataques del diablo que encontramos en nuestro camino. ¿Cuántas veces nos hemos sentido como un barco golpeado por las olas? Pero Jesús camina hacia nosotros para ayudarnos. Así que acogámoslo también en el barco de nuestra vida, para que podamos llegar a la otra orilla, que es la meta a la que estamos llamados, volviendo a vivir libres de las concupiscencias y los deseos de Satanás. Siempre habrá momentos en los que tendremos que luchar contra el viento, porque la vida es una lucha constante contra momentos difíciles, tentaciones, sufrimientos de todo tipo; sin embargo, no debemos asustarnos, porque nunca estaremos solos en esta lucha: si le pedimos ayuda a Jesús, vendrá a nuestro encuentro para enfrentarnos a las tormentas de nuestra vida, para ayudarnos y liberarnos de todo mal.

   Wordpress

Te podría interesar