Curaciones

Segni

Nacido ciego

"Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que naciera ciego?". Jesús respondió: "Ni él ni sus padres pecaron, sino que esto es para que las obras de Dios se manifiesten en él".

Evangelio - Juan [9: 1-41]

Al pasar, vio a un hombre ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: "Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres, por qué nació ciego?". Jesús respondió: "Ni él ni sus padres pecaron, sino que esto es para que las obras de Dios se manifiesten en Él. Debemos hacer las obras del que me envió mientras es de día; luego llega la noche, cuando nadie puede trabajar más. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo". Dicho esto, escupió en el suelo, hizo barro con saliva, untó el barro en los ojos del ciego y le dijo: "Ve a lavarte en el estanque de Silo (que significa Enviado)".

Se fue, se lavó y volvió viendo. Entonces los vecinos y los que lo habían visto antes, porque era mendigo, dijeron: "¿No es éste el que estaba sentado mendigando?" Algunos decían: "Es él"; otros dijeron: "No, pero se parece a él". Y él dijo: "¡Soy yo!". Entonces le preguntaron: "¿Cómo, pues, se te abrieron los ojos?" Él respondió: "Ese hombre llamado Jesús hizo barro, me untó los ojos y me dijo: ¡Ve a Siloé y lávate! Yo fui y, después de lavarme, pude ver". Le dijeron: "¿Dónde está este tipo?". Él respondió: "No lo sé".

Mientras tanto, llevaron al que había sido ciego a los fariseos: era sábado, de hecho, el día en que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. Entonces los fariseos también le preguntaron cómo había adquirido la vista. Y les dijo: "Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo". Entonces algunos de los fariseos dijeron: "Este hombre no es de Dios, porque no guarda el sábado". Otros decían: "¿Cómo puede un pecador realizar tales maravillas?". Y hubo disensión entre ellos. Entonces volvieron a decir al ciego: "¿Qué dices de él, desde que te abrió los ojos?".

Él respondió: "¡Es un profeta!". Pero los judíos no querían creer que había sido ciego y había adquirido la vista, hasta que llamaron a los padres del que había recobrado la vista. Y les preguntaron: "¿Es este su hijo, que dicen que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve?". Los padres respondieron: "Sabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego; cómo entonces nos ve ahora, no lo sabemos, ni sabemos quién le abrió los ojos; pregúntale, es adulto, hablará de sí mismo". Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos; de hecho, los judíos ya habían establecido que, si uno lo reconocía como el Cristo, sería expulsado de la sinagoga. Por eso sus padres dijeron: "¡Es viejo, pregúntale!".

Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego y le dijeron: "¡Da gloria a Dios! Sabemos que este hombre es un pecador". Él respondió: "Si es un pecador, no lo sé; una cosa sé: antes era ciego y ahora veo". Entonces le dijeron otra vez: "¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?" Él les respondió: "Ya les dije y no me escucharon. ¿Por qué quieren volver a escucharlo? ¿También quieren ser sus discípulos?". Entonces lo insultaron y le dijeron: "Tú eres su discípulo, ¡somos discípulos de Moisés! Sabemos que Dios habló con Moisés, pero no sabemos de dónde viene".

El hombre les respondió: "Esto es exactamente extraño, que no sepan de dónde viene, sin embargo, me abrió los ojos. Ahora, sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero si uno es temeroso de Dios y hace su voluntad, El lo escucha. Desde que comenzó el mundo, nunca se ha oído que alguien haya abierto los ojos a un ciego de nacimiento. Si no fuera de Dios, no podría haber hecho nada". Ellos respondieron: "Todos ustedes nacieron en pecado y ¿quieren enseñarnos?". Y lo echaron.

Jesús sabía que lo habían echado y, encontrándose con él, le dijo: "¿Crees en el Hijo del Hombre?". Él respondió: "¿Y quién es, Señor, para que crea en él?". Jesús le dijo: "Tú lo has visto: el que te habla es realmente El". Y él dijo: "¡Creo, Señor!" Y se postró ante él. Jesús dijo entonces: "He venido a este mundo para juzgar, para que los que no ven, vean y los que ven, se vuelvan ciegos". Algunos de los fariseos que estaban con él oyeron estas palabras y le dijeron: "¿También nosotros somos ciegos?" Jesús les respondió: "Si fueran ciegos, no tendrían pecado; pero como dicen: Vemos, su pecado permanece".

Exégesis - Juan [9,1-41]

Este pasaje cuenta que Jesús, al pasar, vio a un ciego de nacimiento, y directamente tomó la iniciativa de sanarlo para manifestar la obra de Dios. El ciego se convierte en un medio de revelación, porque revela la realidad de Jesús, del Dios verdadero.

A lo largo de la narración nunca se llama al ciego por su nombre: puede representarnos a cada uno de nosotros, a todos los que somos obedientes a la palabra de Jesús. Jesús le dice que vaya a lavarse en la piscina de Siloe, va, y hace lo que tiene que hacer, dijo: estoy, por eso ahora veo.

La gente tiene curiosidad, porque antes lo veían mendigar sabiendo que era ciego, ahora lo ven curado, una nueva persona. El hombre cuenta los hechos, testifica que fue Jesús quien lo curó, pero cuando le preguntan dónde está, responde que no lo sabe. Incluso los cristianos, a veces, al oír hablar de Jesús, o tal vez cuando el Señor los toca con su misericordia, no saben dónde está Jesús, dónde está Él. Necesitamos ser sanados, especialmente en el corazón y el alma.

Incluso los fariseos lo cuestionan, pero su discurso es perjudicial, la sentencia ya es inherente a él; de hecho afirman: "Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado". Otros no están de acuerdo con esta afirmación: "¿Cómo puede un pecador realizar tales maravillas?"; pero para los fariseos no hay historia: ese hombre es un pecador porque se atrevió a curar a un hombre en sábado.

El ciego curado es interrogado y testifica la verdad diciendo, respecto a Jesús, que no sabe quién es, tal vez un profeta, pero una cosa es cierta: era ciego y ahora ve. El encuentro con este hombre le cambió la vida y la consecuencia de esta disputa con los escribas y fariseos le costó su expulsión de la sinagoga.

A lo largo del camino se produce el segundo encuentro con Jesús, y se efectua la curación del alma. Jesús pregunta: "¿Crees en el Hijo del Hombre?" y dijo: "¿Y quién es, Señor, para que crea en él?". Jesús añade: "Lo has visto: el que te habla es realmente El". Aquí está el punto esencial, el ciego curado sin dudarlo responde: "Creo Señor".

Los fariseos resentidos por la situación le preguntan a Jesús si ellos también son ciegos, pero Jesús les responde que si fueran ciegos, no tendrían ningún pecado; pero ya que en cambio afirman vernos, su pecado se declara y permanece. Como para decir: "Ya veo, si veo no necesito la luz porque la veo, no necesito otra luz que la que ya tengo"; por tanto, no reconocen que la verdadera luz, luz del mundo es Jesús. El mismo Jesús había dicho: "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida".
(Jn 9,5).

Nosotros también, si creemos por la fe, podemos convertirnos en hijos de la luz, y si es verdad que una sola luz en la noche es pequeña, muchas llamas - las nuestras - nos permiten ver mejor, estar juntos y seguir el camino sin sin tropiezos.
Roguemos a Jesús que nos ilumine, para no perder su luz y poder ser también luz para los demás.

   Wordpress

Te podría interesar