Curaciones

Segni

Los dos ciegos de Jericó

Mateo quiere que reflexionemos a través de esta enseñanza para comprender el plan para la venida del Mesías.

Evangelio - Mateo [20,29-34]

Cuando salían de Jericó, una gran multitud siguió a Jesús. Y he aquí, dos ciegos, sentados junto al camino, que oyéndolo pasar, comenzaron a gritar: "¡Señor, ten misericordia de nosotros, hijo de David!". La multitud los regañó para que se callaran; pero gritaron aún más fuerte: "¡Señor, ten piedad de nosotros, hijo de David!". Jesús se detuvo, los llamó y les dijo: "¿Qué quieren que haga por ustedes?". Le dijeron: "¡Señor, que se abran nuestros ojos!" Jesús se conmovió, les tocó los ojos e inmediatamente recuperaron la vista y lo siguieron.

Exégesis - Mateo [20,29-34]

Con estos seis versículos termina el capítulo 20 del Evangelio de Mateo, que es un capítulo breve, compuesto de tres partes. La primera parte muestra la parábola del propietario que sale a llamar a los obreros de la viña, mientras que la segunda describe la petición a Jesús de la madre de Santiago y Juan, para que sus hijos se sienten uno a la derecha y otro a la izquierda en su reino y, mientras él dice estas cosas, los demás se indignan contra los dos hermanos: la discusión se centra en quién es el mayor y Jesús nunca pierde la oportunidad de confiar a sus seguidores otra enseñanza, reiterando que "el que entre vosotros quiera estar en primer lugar se convertirá en esclavo de los demas, como el Hijo del Hombre que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos".
(Mt 20,27-28).

Ahora bien, Mateo, al final del Capítulo, nos presenta la curación de dos ciegos: esta parábola, colocada justo al final de las enseñanzas anteriores, parece querer que reflexionemos sobre la ceguera antes descrita, la de los obreros llamados al día y la de los apóstoles que todavía entendieron completamente el plan para la venida del Mesías. En la primera ceguera encontramos a los trabajadores protestantes, que no comparten la elección del patrón de pagar a los últimos que han trabajado sólo una hora de la misma forma que los que han trabajado todo el día. Estos trabajadores representan a aquellos que pertenecen a la tradición judía y que no reconocerán a Jesús como el Mesías. Los apóstoles se colocan en la segunda ceguera: son ellos, que lo han dejado todo para seguir a Jesús, demuestran, con la discusión sobre quién fue el primero, su limitación; todavía no han comprendido el misterio de Jesús.

Mateo, después de estos dos recordatorios, ahora nos revela cómo curarnos de tal ceguera: Cuando salían de Jericó, una gran multitud siguió a Jesús. Y he aquí, dos ciegos, sentados a lo largo del camino, oyendo que él pasaba, comenzaron a gritar: "Señor, ¡Ten piedad de nosotros, hijo de David!". Estos ciegos no son personas que lo siguen, están sentados a lo largo del camino y, quizás, es la primera vez que lo escuchan pasar: esto es lo más impactante, los que no pueden verlo con los ojos, pueden comprender su misterio y lo revelan en ese grito "¡Señor, ten piedad de nosotros, hijo de David!". ¡Hijo de David! ¡Reconocen, incluso si son ciegos, al Mesías! Y en este grito se encierra el anuncio del señorío, que significa afirmar con fuerza "eres verdaderamente el Hijo de Dios".

Esta verdad será proclamada al pueblo sólo después de la resurrección de Jesús, cuando Pedro dice: "Subió a los cielos, está a la diestra de Dios, donde le están sujetos ángeles, principados y potestades" (1 Pedro 3,22). Pero los dos ciegos de Jericó anticipan la revelación que más tarde conocerán los futuros cristianos e, implorando a Jesús, es como si estuvieran diciendo "como eres Hijo de Dios, a ti nos encomendamos, ¡solo tú puedes sanarnos!". Y Jesús se conmovió, les tocó los ojos e inmediatamente recuperaron la vista y lo siguieron. Estos ciegos, en definitiva, vuelven sobre la llamada de los apóstoles por parte de Jesús; de hecho, cuando Jesús pasa por la orilla del lago, ¿qué hacen los apóstoles? Sin hacer demasiadas preguntas, sin dudarlo, lo dejan todo y lo siguen.

Mateo también nos dice que mientras los ciegos gritaban su petición al Señor, la multitud los reprendió para que guardaran silencio; pero a cambio gritaron aún más fuerte. Este pasaje es maravilloso porque esos ciegos, independientemente de las advertencias, insisten y reafirman sus certezas. ¿De dónde sacan esta fuerza? Jesús nos responde cuando dice: "Nadie puede venir a mí si el Padre no lo atrae" (Jn 6,44). Aquí Mateo no lo dice explícitamente, pero lo deja claro: estos dos ciegos son la prueba indiscutible de que son guiados por Dios; entonces comprendemos lo que Jesús quiso enseñar a sus discípulos cuando proclamó: "Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios".
(Mt 5,8).

Los dos ciegos ven a Dios en Jesús en su ceguera física. Pero, ¿cómo se recuperan de la ceguera? La respuesta está en la experiencia de estos dos ciegos que, teniendo pureza en el corazón, buscan a Dios porque saben que sólo en Él pueden ser sanados y que sólo en Él pueden obtener la luz del alma.

Buscamos a Dios con sinceridad y Él se dará a conocer: ¡aquí está la curación! Debemos tener la misma insistencia que estos dos ciegos a pesar de los contratiempos: siempre habrá alguien que quiera sembrar la duda y quitar la esperanza, pero cuando te recuperes de la ceguera, tendrás paz en tu corazón, habrás vencido el pecado y habrás alcanzado ese conocimiento que Dios te revela, su voz resonará "¿Qué quieres que haga por ti?", "Que mis ojos se abran" y recuperarás la vista que te llevará a seguirlo sin reservas.

Este es el milagro más hermoso, porque es el paso de la oscuridad a la luz, es ese milagro que se produce en nosotros cuando, comprendiendo la luz de todo y en todo, redescubrimos el amor infinito que Dios tiene por nosotros. Jesús escuchará nuestro grito en la noche, un grito que pide misericordia, para que nuestra vida tenga sentido. Nuestra fe, esa pequeña llama de nuestro corazón, llegará al corazón de Jesús y entonces Él actuará en nosotros como en los dos ciegos: recuperaremos la vista y esa luz indispensable para poder seguirlo.

   Wordpress

Te podría interesar