Curaciones

Segni

Curación de un leproso

La curación de un leproso adquiere un significado aún más profundo, porque la lepra es una enfermedad horrible provocada por la multiplicación de un bacilo en los tejidos orgánicos: después de haber atacado la piel, penetra gradualmente en la carne y la corroe de tal manera que los pobres enfermos quedan completamente desfigurados.

Evangelio - Mateo [8,1-4]

Cuando bajó de la montaña, lo siguió una gran multitud. Y he aquí, un leproso se acercó y se postró ante él, diciendo: "Señor, si quieres, puedes purificarme". Jesús extendió la mano y lo tocó diciendo: "Lo quiero, purifícate". Y en ese instante quedó limpio de la lepra. Jesús le dijo: "Ten cuidado de no decírselo a nadie, pero ve, muéstrate al sacerdote y haz la ofrenda que prescribió Moisés, y esto les servirá de testimonio".

Exégesis - Mateo [8,1-4]

Con las enseñanzas anteriores en la montaña, predicadas a la multitud, Jesús también quiso formar a sus discípulos, prepararlos para su misión. Ahora el evangelista nos presenta a Jesús, a quien están sujetas todas las fuerzas de la naturaleza, como el Sanador, el que vino al mundo para curar todas nuestras dolencias. Con este fin, agrupa en los dos capítulos 8 y 9 diez milagros que ocurrieron en diferentes momentos, que siguen un orden lógico. Este Capítulo 8 está marcado por la implementación de la misión de Jesús, basada en tres signos mesiánicos: enseñanza, curación de enfermedades, liberación del demonio.

"Cuando Jesús descendió del monte, le siguió una gran multitud. Y he aquí, un leproso se acercó y se postró ante él [...]"; pero ¿por qué un leproso y no un ciego, sordo, paralítico? Esta es también su primera sanacion, por lo que la intervención del leproso adquiere un significado aún más profundo, porque la lepra es una enfermedad horrible provocada por la multiplicación de un bacilo especial (Bacillus leprae) en los tejidos orgánicos: tras atacar la piel, penetra poco a poco en la carne, y las corroe de manera que los pobres enfermos quedan completamente desfigurados.

Siempre se ha reconocido como contagiosa, por lo que la ley antigua había previsto toda una serie de precauciones para evitar el contacto del pueblo con los leprosos: era difícil de curar, era irreversible y en la mayoría de los casos conducía a la muerte. Enfermedad que ningún hombre podía curar, la lepra también se consideraba el signo del castigo de Dios; basta recordar el ejemplo de Job que, herido por la lepra, es consolado por algunos de sus amigos con argumentos sobre sus pruebas que cargan aún más sus sufrimientos, tanto que los define como "consoladores molestos" (Job 16: 2); comienza así una discusión entre Job y sus tres amigos, convencidos de que el sufrimiento es siempre y necesariamente una consecuencia del pecado; Job no pretende ser un hombre perfecto, pero rechaza firmemente su juicio y no comprende la aparente dureza de Dios hacia él.

En este relato del Evangelio de Mateo, el leproso se acerca a Jesús y le pide ser purificado, porque la lepra constituía una basura legal (Y he aquí, un leproso, acercándose a él, se postró ante él, diciendo: "Señor, si quieres, puedes purifícame"). ¡Cualquiera que lo tocara se habría vuelto impuro! Sin embargo, ese leproso tiene mucho coraje: transgrede las normas de la religión para poder acercarse y ponerse en contacto con Jesús: "¡Si quieres, puedes curarme!" eso es "no hay necesidad de tocarme, tu voluntad es suficiente para curarme". E increíblemente Jesús", extendiendo su mano, lo tocó diciendo: "Lo quiero, purifícate". ¡Y en ese instante fue purificado de lepra!".

Es muy interesante la petición del leproso a Jesús, que no dice "sáname", sino "Señor, si quieres, puedes purificarme"; es la actitud interior de un hombre que manifiesta el temor de Dios y tiene dentro de sí la certeza absoluta de que Jesús tiene el poder de Dios y nada le es imposible. ¿Qué le permitió reconocer a Jesús? La Fe, que lo empuja a superar incluso el miedo a ser castigado ya que la ley impone un aislamiento total para no contagiar a otras personas.

Y a pesar de que Jesús ordena al hombre: "Ten cuidado de no decírselo a nadie, sino ve, muéstrate al sacerdote y haz la ofrenda que prescribió Moisés, y esto les puede servir de testimonio", agrega el Evangelio de Marcos que el El hombre no apareció, sino que empezó a divulgar la noticia, tanto que Jesús ya no pudo entrar en la ciudad públicamente, porque había tocado al leproso y por tanto se había vuelto impuro ante las autoridades religiosas, intérpretes rigurosos de la ley de la época.

De hecho, en ese momento, para ser readmitido en la comunidad, un leproso necesitaba un "certificado de curación" y la ley ordenaba que fuera expedido por un sacerdote a cambio de una tarifa del curado que, si era rico, constaba de dos corderos, una oveja, dos tórtolas o dos palomas inmaculadas, y una determinada cantidad de harina y aceite; si fuera pobre, habría ofrecido un cordero y dos tórtolas o dos palomas, y una cantidad menor de harina y aceite.

El hecho de que Jesús hubiera sanado al leproso habría sido para los sacerdotes un testimonio y una prueba de que Él era el Mesías enviado por Dios; en cambio, ellos, después de haber conocido la curación de las multitudes y no del leproso curado que, según informó Marcos, no acudía a ellos, tomaron esto como pretexto para considerar al mismo Jesús inmundo y transgresor de esa ley que la tradición había establecido en defensa del poder de juicio de los sacerdotes y no del respeto a la voluntad del Padre.

En cambio, lo que cuenta es el testimonio de cómo se produce la curación del leproso, sin necesidad de más explicaciones y justificaciones: "Señor, si quieres, puedes sanarme". Jesús extendió la mano y lo tocó diciendo: "Lo quiero, se sano".

   Wordpress

Te podría interesar