Milagros

Segni

El higo estéril

Asombrados, los discípulos preguntan: "¿Por qué se secó inmediatamente la higuera?"

Evangelio - Mateo [21,19-22]

Al ver una higuera en el camino, se acercó a ella, pero no encontró más que hojas, y le dijo: "Nunca más nazca fruto de ti". Y al instante esa higuera se secó. Al ver esto, los discípulos se asombraron y dijeron: "¿Por qué se secó inmediatamente la higuera?". Jesús respondió: "De cierto te digo que si tienes fe y no dudas, no solo podrás hacer lo que le ha pasado a esta higuera, sino también si le dices a este monte: Levántate de allí y arrójate al mar, sucederá". Y todo lo que pidas con fe en la oración, lo conseguirás".

Exégesis - Mateo [21,19-22]

El higo es una planta particular: en la base de las hojas se insertan los botones florales que, al abrirse, dan lugar a una inflorescencia denominada siconio; en la temporada de primavera, incluso antes de que las hojas hayan terminado de abrirse y crecer, los florones maduran a partir del siconio, verdaderos frutos de higo que se forman a partir de las yemas presentes en el árbol del otoño anterior. En Palestina, y especialmente en Betania, donde el clima es cálido, las higueras dan frutos casi todo el año; además, se acostumbra dejar en las plantas aquellos higos que, por la llegada del invierno, no han alcanzado la madurez; estos, cuando la linfa se mueve con el primer calor, se vuelven suaves y sabrosos.

Entonces Jesús, al ver las hojas, esperaba encontrar seguramente, en esa higuera encontrada en el camino, algún fruto capaz de saciar su hambre. Esta hermosa higuera a la vista, adornada con una espesa corona de hojas exuberantes, sin embargo, no tenia fruto, de modo que Jesús, firme e inesperadamente, exclama: "No te nazca más fruto". E inmediatamente ese higo se seca, dejando atónitos a los discípulos que preguntan: "¿Cómo es que la higuera se secó inmediatamente?".

Mediante esta parábola, Jesús intenta manifestar tanto una verdad como una enseñanza espiritual. A la pregunta de los discípulos, en efecto, responde con "Si tuvierais fe ..." y el valor que aquí asume el verbo "tener" conjugado al futuro y en forma dudosa tiene para sus discípulos, cercanos a El, el significado de un reproche, de la observación por parte de Jesús de que todavía son "hombres de poca fe": son como esa hermosa higuera a la vista, pero sin fruto. ¡Ten cuidado, por tanto, de no estar en las mismas condiciones que la higuera, cuando Jesús venga a buscar sus frutos, de lo contrario serás destruido!

Los discípulos han abandonado sus hogares y familias; siguieron a su Maestro en la larga peregrinación por Galilea, Samaria y Judea durante tres años; observaron milagros, curaciones y partos; asistieron a su predicación; compartieron comida y fatiga con Jesús ... ¡Pero ahora escuchan del Maestro que no tienen fe! Y la afirmación de Jesús es tan cierta que, poco después de este episodio, cuando entre en Jerusalén para encontrarse con la horca terrible de la cruz, se encontrará con Judas que lo traiciona, Pedro que lo niega y con todos los demás, menos uno, que huyen y se esconden por miedo, dejándolo completamente solo.

Delante de la higuera estéril, Jesús deja entonces a los discípulos una de sus últimas enseñanzas: una fuerte llamada a la fe, a entregarse completamente a él con confianza, sin dudar en dejarlo todo para seguirlo. Por supuesto, fue un llamamiento dirigido a los discípulos de esa época que lo vieron actuar y profesar hasta los últimos momentos; pero, más allá de los siglos, es un llamado que llega y sigue siendo válido también para nosotros hoy: no tanto para los ateos como para los no creyentes, que han decidido a sabiendas emprender caminos hechos con dinero y éxito, sino para los cristianos que dicen estar con El, los cristianos que están en su Iglesia, que rezan, asisten a los sacramentos, realizan formas devocionales, obras de caridad, y tal vez incluso tengan el honor de ser sacerdotes, pastores, obispos o cardenales ...

¡No, todo esto no es suficiente para ser verdaderamente "cristiano"! Es necesario estar en condiciones de producir fruto cuando él venga a buscarlo, de lo contrario estaremos destinados a secarnos, a quedar excluidos para siempre de la posibilidad de brotar y fructificar.

Por tanto, ¡el factor determinante es la fe! Y no solo: "Si tienes fe y no dudas, no solo podrás hacer lo que le ha pasado a esta higuera, sino también si le dices a este monte: Levántate de allí y tírate al mar, sucederá. Y todo lo que pidas con fe". en la oración lo conseguirás". Aquí está la consecuencia dramática: sin fe solo hay destrucción y muerte, con fe puedes hacer cosas extraordinarias porque estás en comunión con Dios, con fe abandonas al hombre carnal para entrar en la dimensión del hombre espiritual, en el Reino de Dios y finalmente en la eternidad, anticipando el amor, la paz y la alegría ya en esta vida.

Entregarse completamente a Jesús, obviamente después de haberlo conocido porque amar y entregarse totalmente a una persona sin conocerla es imposible, se trata de vida o muerte, de infelicidad o de verdadera bienaventuranza, aquí y ahora, presente y eterna. En otras páginas dedicadas, describiremos este importante viaje.

   Wordpress

Te podría interesar