Milagros

Segni

Jesús resucita a Lázaro

Este pasaje nos presenta la historia de la resurrección de Lázaro, es el séptimo milagro narrado por Juan, el último y más portentoso es el que revela a Jesús Señor de la vida y de la muerte.

Evangelio - Juan [11, 1-45]

Un cierto Lázaro del pueblo de Betania, hermano de María y Marta, estaba enfermo. María fue la que roció al Señor con perfume y le secó los pies con sus cabellos; el enfermo era su hermano Lázaro. Por tanto, las hermanas enviaron un mensaje a Jesús: "Señor, he aquí el que amas está enfermo". Al oír esto, Jesús dijo: "Esta enfermedad no conducirá a la muerte, sino que es para gloria de Dios, para que por ella sea glorificado el Hijo de Dios". Jesús amaba a Marta, su hermana y Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, permaneció dos días en el lugar donde se encontraba. Pasados estos días dijo a sus discípulos: "¡Volvamos a Judea!". Los discípulos le dijeron: "Rabí, hace poco los judíos intentaban apedrearte y ¿vas a ir allí otra vez?". Jesús respondió: "¿No hay doce horas en el día? Si alguien camina de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero si camina de noche, tropieza, porque la luz no esta en él".

Dijo estas cosas y luego añadió: "Lázaro, nuestro amigo, se ha dormido; pero lo voy a despertar". Entonces los discípulos le dijeron: "Señor, si se duerme, será salvo". Jesús había hablado de su muerte; en cambio, pensaron que se trataba del resto del sueño. Entonces Jesús les dijo abiertamente: "Lázaro ha muerto y me alegro por ustedes de no estar allí, para que crean. ¡Vamos a él!".

Entonces Tomás, llamado Dídimo, dijo a los otros discípulos: "¡Vayamos también nosotros y muramos con él!".

Cuando llegó Jesús, encontró a Lázaro que ya había estado en el sepulcro durante cuatro días. Betania estaba a menos de tres kilómetros de Jerusalén y muchos judíos habían acudido a Marta y María para consolarlas por su hermano. Marta, por tanto, cuando oyó que Jesús venía, fue a su encuentro; María, en cambio, estaba sentada en la casa. Marta le dijo a Jesús: "¡Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto! Pero incluso ahora sé que todo lo que le pidas a Dios, Dios te lo concederá". Jesús le dijo: "Tu hermano resucitará". Marta respondió: "Sé que resucitará en la resurrección del último día". Jesús le dijo: "Yo soy la Resurrección y la Vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá; el que vive y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?". Él respondió: "Sí, oh Señor, creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que viene al mundo".

Habiendo dicho estas palabras, fue a llamar a María, su hermana, y en secreto le dijo: "El Maestro está aquí y te llama". Cuando escuchó esto, inmediatamente se levantó y fue hacia él. Jesús no había entrado en el pueblo, pero todavía estaba allí donde Marta lo había encontrado. Entonces los judíos, que estaban en la casa con ella para consolarla, al ver a María levantarse rápidamente y salir, la siguieron, pensando que iba a llorar en el sepulcro. Cuando María llegó a donde estaba Jesús, en cuanto lo vio se arrojó a sus pies diciendo: "¡Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto!". Entonces, cuando Jesús la vio llorar y los judíos que habían venido con ella también lloraban, se conmovió profundamente y, muy molesto, preguntó: "¿Dónde lo has puesto?". Le dijeron: "¡Señor, ven y mira!". Jesús estalló en lágrimas. Entonces los judíos dijeron: "¡Miren cómo lo amaba!". Pero algunos de ellos dijeron: "¿No podría él, que abrió los ojos al ciego, asegurarse también de que no murió?".

Mientras tanto, Jesús, todavía profundamente conmovido, se dirigió al sepulcro: era una cueva y se colocó una piedra contra ella. Jesús dijo: "¡Quitad la piedra!". Marta, la hermana del difunto, le respondió: "Señor, ya huele mal: lleva cuatro días allí". Jesús le dijo: "¿No te dije que si crees, verás la gloria de Dios?". Entonces quitaron la piedra. Jesús alzó los ojos y dijo: "Padre, te doy gracias por haberme escuchado. Sabía que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que me rodea, para que crean que tú me enviaste". Habiendo dicho esto, gritó en voz alta: "¡Lázaro, sal!". El muerto salió con los pies y las manos atados con vendas y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: "Libérenlo y déjenlo ir".

Muchos de los judíos que habían acudido a María, al ver lo que había hecho, creyeron en él.

Exégesis - Juan [11, 1-45]

Este pasaje nos presenta la historia de la resurrección de Lázaro, es el séptimo milagro narrado por Juan, el último y más portentoso es el que revela a Jesús señor de la vida y la muerte. Jesús ya había resucitado a la hija del jefe de la sinagoga, como el hijo joven de la viuda, ahora resucita a Lázaro, que llevaba cuatro días sepultado, un muerto ya en descomposición, todo es señal de que también necesitamos entender su poder, para creer en Él. Él había dicho: Llegará la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán mi voz y saldrán, los que hicieron bien para la resurrección a la vida, los que hicieron lo malo resucitaran para el juicio.

Juan narra que Marta, María y Lázaro eran amigos de Jesús, las hermanas envían un mensaje al Maestro para informarle que su hermano estaba gravemente enfermo y le piden que venga y lo libere de la enfermedad. Lo que decía el mensaje: "Señor, ya ves, el que amas está enfermo", no se atrevieron a decir: ¡ven y cúralo de inmediato! O tal vez les bastaba con que Él lo supiera porque no podía abandonar a la persona que amaba. De hecho el evangelista enfatiza que "Jesús amó a Marta a su hermana y a Lázaro" Jesús respondió: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

Sin embargo, al recibir la noticia, Jesús no respondió de inmediato a la invitación, permaneció donde estaba, dejando pasar cuatro días. Luego volvió a decir a sus discípulos: Volvamos a Judea, donde casi lo apedrean, y de donde parecía haber partido precisamente para escapar de la lapidación.

El evangelista destaca el miedo de los discípulos ante esta decisión, ellos sabían bien que los judíos habían intentado apedrear a Jesús y su asombro se desprende de la historia: pero ¿cómo quieres volver ahí? El reproche es inherente a la respuesta de Jesús: "¿No hay doce horas en el día? Si alguien camina de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero si camina de noche, tropieza, porque la luz no está en él". Probablemente aquí Jesús se refiere a la noche de su inteligencia, y es el reproche por su vacilación y su falta de fe, y los invita a seguirlo si no quieren tropezar.

Cuando llegan cerca de Betania, Lázaro ya lleva cuatro días muerto, continúa la historia que "aún no había entrado en el pueblo"; cuando Marta se dio cuenta de que Jesús había llegado, fue a su encuentro, mientras María se quedaba en casa. Marta se entristece cuando le dice a Jesús: Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto; pero incluso ahora sé que todo lo que le pidas a Dios, Dios te lo concederá. Es extraño que no le pidiera que resucitara a su hermano de inmediato. ¿Fue porque no sabía si era su pedido real? Entonces solo dice: sé que puedes hacerlo si quieres; pero eres Tu quien debe juzgar si es el caso, no yo. Pero incluso ahora sé que todo lo que le pidas a Dios, Dios te lo concederá.

Jesús responde a Marta: "Tu hermano resucitará", ella responde: "Sé que resucitará en la resurrección del último día". Jesús responde: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá". ¿Tu lo crees? - pregunta Jesús a Marta -; Y ella responde: Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que vino a este mundo, aquí Marta demuestra una gran fe en Jesús.

Posteriormente Marta va a llamar a María, su hermana, diciéndole en silencio: EL maestro está aquí y te llama. En silencio significa en voz baja, el evangelista no informa ni dónde ni cómo ni cuándo el Señor había llamado a María.

María, habiendo llegado al lugar donde estaba Jesús, al verlo se postra ante el Maestro en presencia de todos y conmueve al Señor, y exclama: Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Jesús, al verla llorar y a los judíos que la acompañaban llorando con ella, se estremeció en espíritu, se turbó y dijo: ¿Dónde lo han puesto? Le dijeron que viniera a ver. Lo llevaron a la tumba que era una cueva cerrada por una roca. La orden de Jesús es perentoria: ¡Quitad la piedra! María, intenta disuadir al Señor diciendo: Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días allí. Jesús le dice: ¿No te dije que, si crees, verás la gloria de Dios? ¿Lo dirás? Jesús la insta a tener fe diciéndole que verás la gloria de Dios porque está a punto de resucitar a un muerto de cuatro días que ya apesta.

¡Ahora lo increíble atraviesa y supera todas las barreras! Cristo derriba el muro de la muerte, porque en El habita la plenitud de Dios, que es la vida.

Jesús grita: "¡Lázaro, sal!". El muerto salió con los pies y las manos atados con vendas y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: "Libérenlo y déjenlo ir".

Lázaro se convierte en el testimonio de lo que Jesús había anunciado: "Ha llegado la hora, y es esta, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la escuchen vivirán" Jesús tiene poder sobre la muerte porque también lo tiene sobre el pecado, que es la causa. Por eso, de alguna manera, las vendas que atan y envuelven a Lázaro también representan los lazos del pecado.

   Wordpress

Te podría interesar