Curaciones

Segni

La suegra de Pedro

Para Mateo el Mesías vino a revelarnos que la raíz de todas las debilidades y dolencias es Satanás.

Evangelio - Mateo [8: 14-18]

Dejando al centurión, Jesús entró en la casa de Pedro, vio a su suegra acostada en la cama con fiebre. Le tocó la mano y la fiebre desapareció; luego se levantó y empezó a servirle. Cuando llegó la noche, le trajeron muchos endemoniados y expulsó los espíritus con su palabra y sanó a todos los enfermos, para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: Él tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias. Al ver a Jesús una gran multitud a su alrededor, les ordenó que fueran a la otra orilla.

Exégesis - Mateo [8: 14-18]

Después de la curación del leproso y el siervo del centurión, Mateo continúa relatando otros ejemplos de las curaciones realizadas por Jesús, comienza con los signos de liberación. De hecho, "Al anochecer le trajeron muchos endemoniados y con su palabra ahuyentó los espíritus" y "Sanó a todos los enfermos": Mateo coloca estos eventos en sucesión para indicar que la misión de Jesús ha comenzado; los signos de su mesianismo relatados en el texto evangélico de Mateo son la Enseñanza (la multitud lo sigue para escucharlo), la Liberación (echa fuera los demonios), la Curación (sana a todos los enfermos que acuden a él). Mateo precisa que Jesús encarna el cumplimiento del mensaje predicho por el profeta Isaías: "Él tomó nuestras dolencias y asumió nuestras dolencias".

Para interpretar correctamente este pasaje, es necesario seguir lo que dice la Sagrada Escritura. El libro de Job se abre con el Diablo que desafía a un hombre fiel y justo ante Dios, porque debe probarlo. Aquí viene entonces la dolencia y la enfermedad, con la que el Diablo quiere desestabilizar la relación que el hombre tiene con Dios. Es como si el Diablo nos dijera: "Ahora quiero ver lo que Dios hace en tu vida y cuánto confías de verdad todavía en él".

Esta es la situación en la que se produce el desánimo que nos hace decir: "Dios me ha abandonado, Dios ya no me mira, Dios me deja solo". Es la gran tentación, porque el medio por el cual el diablo desafía a Dios golpeando al hombre. Job, una vez terminada la prueba, no Vuelve a ser el hombre que era antes, sino un hombre más fuerte que antes, porque Dios interviene para derrotar esta acción diabólica.

Para Isaías, el Mesías habría liberado al hombre de las enfermedades y dolencias asumiendolas. Para Mateo el Mesías vino a revelarnos que la raíz de todas las debilidades y dolencias es Satanás. Por lo tanto, Jesús vino para derrotar la obra del diablo, para darle al hombre la certeza de que Dios es más fuerte y para restaurar la capacidad del hombre para derrotar enfermedades y dolencias.

En el Evangelio podemos ver este esquema: Jesús sana a los enfermos y todos los enfermos son afectados por enfermedades y ataques inducidos por los espíritus, porque para Jesús la enfermedad es una acción diabólica. Para vencer la enfermedad, el Mesías debe vencer el poder de Satanás: los Evangelios relatan la curación del leproso, el siervo del Centurión y la suegra de Pedro; pero no todos los enfermos se curan: sólo los que van a Jesús y confían plenamente en él, porque "sólo en ti podemos sanar". Jesús siempre sana bajo esta luz, por eso usa expresiones como "tu fe te ha salvado" o "tu fe te ha sanado".

Incluso dice al Centurión: "Hágase según tu fe", y su fe - reconociendo sin dudar que Jesús tiene en sí mismo la fuerza para vencer la enfermedad - le permite comprender que la enfermedad de su criado no es solo una cuestión fisiológica, sino algo más profundo, ligado al espíritu: "no vengas y toques a mi siervo, no vengas a hacer ningún acto físico, tu palabra me basta. Solo di una palabra y mi siervo sanará". Y Jesús dice esa misma palabra: "Sea conforme a tu fe".

No se necesitaban curas ni medicinas, sino la acción de la fuerza que derrota al diablo, ese Diablo que tenía prisionero al criado del Centurión y no le permitía expresar la salud de su espíritu a través de la salud del cuerpo.

Acudamos a Jesús con fe, dejémonos sanar por Aquel que libera cuerpos y espíritus salvándolos de las cadenas y de las enfermedades diabólicas, y por la fe y en la fe seremos curados.

   Wordpress

Te podría interesar