Milagros

Segni

Jesús resucita a la hija de Jairo

Cuando entró, les dijo: ¿Por qué hacen tanto ruido y lloran? La niña no está muerta, sino que está durmiendo.

Evangelio - Marcos [5, 21-43]

Cuando Jesús pasó de nuevo a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor y estaba de pie junto al mar. Uno de los líderes de la sinagoga, llamado Jairo, se acercó a él y, al verlo, se arrojó a sus pies y oró insistentemente: "Mi hijita está en las ultimas; ven y pon tus manos sobre ella para que se cure. y vivo". Jesús fue con él. Una gran multitud lo siguió y se apiñó a su alrededor ... Mientras aún hablaba, salieron de la casa del director de la sinagoga para decirle: "Tu hija ha muerto. ¿Por qué sigues molestando al Maestro?". Pero Jesús, al oír lo que decían, dijo al director de la sinagoga: "¡No temas, sigue teniendo fe!". Y no permitió que nadie lo siguiera excepto Pedro, Santiago y Juan, hermano de Santiago.

Llegaron a la casa del líder de la sinagoga y vio ajetreo y gente llorando y gritando. Cuando entró, les dijo: "¿Por qué hacen tanto ruido y lloran? La niña no está muerta,sino que está durmiendo". Y se burlaron de él. Pero él los envió a todos, tomó consigo al padre y a la madre de la niña y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña. Tomando la mano de la niña, le dijo: "Talità kum", que significa: "¡Chica, te digo, levántate!". Inmediatamente la niña se levantó y comenzó a caminar; tenía doce años. Estaban asombrados. Jesús les aconsejó insistentemente que nadie se enterara y les ordenó que la alimentaran.

Exégesis - Marcos [5, 21-43]

Esta historia cuenta uno de los misterios de la existencia humana, al que más tememos: la enfermedad y la muerte. Al despertar a una niña, Marcos nos presenta a Jesús como el Señor de la vida y la muerte: los milagros que Jesús obra evidencian la presencia entre los hombres del poder salvador de Dios. En el capítulo 4, Marcos resume la evangelización de Jesús a través de parábolas: sembrador, la lámpara debajo del celemín, la semilla, la semilla de mostaza; luego el evangelista nos presenta la obra milagrosa de Jesús describiendo una serie de prodigios: echa fuera demonios y ahora incluso rompe la barrera de la muerte, demostrando que su poder no tiene límites y nada puede detenerlo. Testigos de este inmenso poder son sólo sus discípulos: se les ha concedido conocer los secretos del reino y se les da la oportunidad de presenciar su eficacia salvífica.

En este relato de la resurrección de una niña, el evangelista destaca lo que es la fe ciega, que es entonces la condición indispensable para hacer actuar a Jesús. La situación descrita es desesperada: la niña ahora está en las ultimas, sin embargo ese padre pide el milagro con insistencia arrojándose a los pies de Jesús; su incapacidad para poder hacer algo, para devolver la salud a su hija, no le permite ver nada en su futuro más que la muerte, por lo que se pone en manos de Jesús. milagro en público. ¡Y ocurre el milagro y la niña moribunda se despierta!

No fue la forma de preguntar ni el contenido de la petición lo que determinó la curación deseada, sino la forma en que el padre le pidió a Jesús esa curación: le pregunta lo mejor que puede, porque quiere vida para su hija y reza con conciencia. de la urgente necesidad de lo que requiere, conociendo bien la gravedad del mal y el poco tiempo que queda para actuar, para que no suceda lo irreparable.

Jairo es el primer dignatario en depositar su confianza en Jesús. Este jefe de la sinagoga es un miembro importante de la sociedad judía, ciertamente observador de la ley. Su discurso a Jesús contrasta con la actitud de hostilidad hacia él, que prevaleció entre los líderes religiosos judíos. Jairo no solo busca a Jesús sino que, en público, frente a la multitud, se arroja a sus pies en un gesto que es a la vez una súplica y un reconocimiento de su autoridad, le implora.

Este relato de Marcos nos lleva a pensar también en la resurrección de Lázaro descrita por Juan: Lázaro había estado muerto y enterrado durante cuatro días cuando Jesús lo llamó de nuevo a la vida. Con estos signos Jesús quiere manifestar una realidad que de otro modo estaría oculta y que luego se habrá confirmado con su propia resurrección. En estos hechos Jesús nos hace comprender que la vida no se acaba con la existencia terrena, sino que continúa, y ahora lo demuestra: a su llamada, la niña despierta, así como Lázaro sale a la orden de Jesús. Ésta es la prueba segura de que más allá de la muerte no hay vacío, nada más que vida.

También nosotros debemos ponernos en camino hacia Jesús, clamarle nuestras necesidades y aferrarnos a Él. No le importa qué maldad nos obliga a ir en su busca, ni qué palabras le digamos: la fe que impulsa. le basta con nosotros aunque no tengamos nada que ofrecerle, lo que nos lleva a aferrarnos a él como nuestra última esperanza; le basta un corazón angustiado y consciente al que sólo Él puede acudir en su ayuda. Debemos encontrar la fuerza para pedir nuestra liberación personal, para obtener la victoria sobre el mal y la muerte.

La fe es ir más allá de la dimensión humana para poder creer en ese Jesús que realizó cada milagro, para demostrar que el poder de Dios actúa en Él. La respuesta de la fe debe buscarse en el silencio: preguntémosle al Señor con humildad e intimidad. para darnos una fe fuerte, capaz de creer en Él, en Su amor y en Su fidelidad, incluso cuando nos sintamos abrumados por el sufrimiento. Pedimos una fe inquebrantable que nos impida perder la esperanza, incluso cuando la razón quisiera desesperarnos gritando su desaprobación.

   Wordpress

Te podría interesar