Anhelo de Trascendencia

Anhelo de Trascendencia

Fidelis Dei - Universo católico
Principal ¦  Esperanza ¦  Anhelo ¦  Cristiana ¦  Escatológica ¦  Grito ¦  Fuente ¦  Bíblica ¦  Evangélica ¦  S. Agustín ¦  S. Pablo ¦  S. Tomás ¦  S. Catalina ¦  Virtud ¦  Catecismo ¦ 
 
Anhelo de Trascendencia
Sitios por visitar
monasterio invisible
Grupo de oración y intercesión.
María Virgen
No resistir a su llamada
Infierno
Una terrible realidad.
Purgatorio
Hermanos que tienden una mano.
Paraíso
Voy a preparar un lugar.
Amor y Pasión
La Pasión de Jesucristo.
Milagros Eucarísticos
Las Hostias en carne viva.
Milagros
Signos de la presencia divina.
Meditaciones
El respiro del alma.
Apariciones Marianas
María sigue la humanidad
Los Ángeles
Seres que arden en amor.
Lectio divina
La Palabra vivifica el corazón.
La Amistad
Un verdadero sentimiento.
Ser cristianos
Saber si el alma es inmortal.
Primeros viernes
Sagrado Corazón de Jesús.
Decálogo
Los diez mandamientos.
María Valtorta
La Pasión.
La Misericordia
Padre de infinita paciencia.
La Fe
Virtud sobrenatural
La caridad
Amor operante
Alma
Increíble energía
La oración
Un camino eficaz
  italiano español Anterior  

Si falta la esperanza, ante el mal y las injusticias del mundo, surgen la resignación y la desesperación ya que existe una relación inseparable entre la esperanza y el anhelo de trascendencia. Faltando el sentido no sera posible abrir ningún horizonte de significado y en consecuencia la existencia permanecerá vacía. Es necesario por lo tanto examinar seriamente la cuestión del sentido de la vida, para recuperar tanto la esperanza en el futuro como los valores que permitan dar un significado a la existencia.

En la sociedad de ahora, la esperanza se disolvió en el plano social para ser relegada en el espacio angosto de la conciencia privada. Es una situación paradójica y contradictoria, ya que si por un lado fuimos arrollados por la eficiencia por el otro no logramos alzar los ojos para mirar más allá de la eficiencia y descubrir que tenemos una inmensa sed de esperanza.

Llega a faltar entonces, el gozo de vivir, una felicidad necesaria para existir en la fragilidad y en la pobreza de nuestra existencia. Solo la esperanza y en consecuencia el gozo nos pueden hacer encontrar aquellas energías necesarias para vivir.

Olvidando el significado del vivir como del reaccionar, se cae en el olvido, si no en el rechazo del reflexionar metafísicamente sobre la existencia de Dios. El hombre, sin embargo, tiene una gran necesidad de verdad. "Conocerán la verdad y la verdad los hará libres" dice el Apóstol Juan. Verdad de sí mismos, verdad sobre la propia identidad, verdad en el estar firmes en la Palabra de Dios.

Para efecto de una cultura materialista, se ha determinado el origen de la vida como del hombre, animal evolucionado dicen ellos, ha tenido un inicio por efectos causales y de selección natural. Para el hombre culto y reflexivo es necesario buscar aquella verdad no relativa que lo empuje a adentrarse en los senderos de Dios, los cuales aun cuando sean fatigosos, son siempre accesibles.

Y de la misma forma evidente que en el tiempo moderno es vencedor el pensamiento que se basa en el medio y no sobre el fin, un pensamiento privado de objetivos y lleno de irracionalidad. En esta realidad el hombre camina a ciegas en un desierto sin saber que es lo que verdaderamente quiere o adónde va. Y por lo tanto es necesario proponer un pensamiento coherente, para revivir la esperanza y con el, la luz en grado de iluminar la noche de la mente.

Corre ante nuestros ojos la profunda crisis de los ideales y el final de los valores, pero es posible una existencia sin referencias y vacía de ideales? Manteniendo el estado actual, la vida es dirigida al fracaso, a la perdida, a la apatía, a la insensibilidad. Nos han anulado los principios sosteniendo que no les pertenece ninguna verdad ligada a los valores, abriendo de hecho, aquella puerta del relativismo que conduce al no sentido, a la orilla del nada, a una crisis existencial.

En casi su totalidad, el hombre, desea conocer tanto el por qué, como el significado de su existencia, que vaya más allá de solo vegetar. Su pregunta no se basa en solo aquello que el hombre puede esperar, sino sobre toda su capacidad de esperar. Pues bien, el hombre de hoy es capaz todavía de esperar?.

La potencia económica y el relativo bienestar han instaurado en la mente de muchos un sentido de omnipotencia, ligado a la sensación de ser totalmente auto suficientes que no tienen necesidad de nada del prójimo y ni mucho menos de Dios. Este modo de ser ha arrastrado la sociedad en un remolino, no tienen futuro y n mucho menos la necesidad de pensar.

Si creemos en fundar nuestra esperanza basada en certezas científicas, sobre el dinero o sobre el materialismo, los pilares de la vida misma serán engañosos. La esperanza verdadera, única, y auténtica es la persona de Jesucristo. Solo Él debe ser puesto al centro de nuestras esperanzas presentes y futuras, porque Él es nuestra salvación. Así esta esperanza verdadera enterrará sus raíces en un "más allá" de superar nuestra naturaleza humana y falaz y será en tal grado de realizar y colmar cada anhelo profundo.

Sitios
San JoséUn grande Patriarca
San BenitoPara luchar contra los maleficios
Enciende la esperanzaLa vida es hermosa.
Viaje interiorUn camino entre la psique.
Catalina EmmerickNarra la pasión de Jesús.
El PecadoNo sólo transgresión.
Santuario de OropaMaría llama a la oración.
  Santos y Beatos:
La EsperanzaSan Francisco de AsísLa EsperanzaSan Antonio de Padua
La EsperanzaSanta Teresa de LisieuxLa EsperanzaSanta Rita de Casia
La EsperanzaSanta LucíaLa EsperanzaSanta Gema Galgani
La EsperanzaSan Antonio GalvaoLa EsperanzaSanta Isabel
La EsperanzaSanta Catalina LabouréLa EsperanzaSan Juan Bosco
Informes:  monastery@tiscali.it grupo de rezo Número de accesos: visite  
Esperanza - Todo los derechos reservados