El Rosario

María de Nazareth

Rezo

El rezo del Rosario no es una cuestión de fórmulas que se repiten, sino una forma de entrar en conversación coloquial con María, para transmitir nuestros sentimientos, para confiarle nuestras penas, para abrir nuestro corazón y, finalmente, para aceptar la voluntad de Dios.

Promesas dadas al Beato Alano de La Roche

  1. Quien fielmente me sirva rezando el Rosario ha de recibir signos de gracia.

  2. Prometo mi protección especial y las mayores gracias a todos aquellos que recen el Rosario.

  3. El Rosario es un arma potente contra el infierno; él destruirá los vicios, liberará del pecado, disipará las herejías.

  4. El Rosario hará florecer las virtudes y las buenas obras y obtendrá para las almas las más abundantes misericordias de Dios; él sustituirá en los corazones de los hombres el amor vacío del mundo con el amor de Dios, elevando el deseo de los bienes celestiales y eternos.

  5. Quien confíe en mí, rezando el Rosario, no será vencido en las adversidades.

  6. Quien rece devotamente el Rosario, meditando los misterios, no será castigado por la justicia de Dios; si es pecador, se convertirá; el justo crecerá en la gracia y se hará digno de la vida eterna.

  7. Los verdaderos devotos a mi Rosario, en la hora de la muerte, no morirán sin los Sacramentos.

  8. Aquellos que recen mi Rosario hallarán durante su vida y en la hora de la muerte, la luz de Dios y la plenitud de sus gracias y participarán de los méritos de los Santos en el Paraíso.

  9. Cada día libraré del Purgatorio a las almas devotas de mi Rosario.

  10. Los verdaderos hijos de mi Rosario se alegrarán con gran gloria en el cielo.

  11. Todo lo que pidiereis en el Rosario, lo obtendréis.

  12. Aquellos que difundan mi Rosario serán socorridos por mí, en todas sus necesidades.

  13. Yo he obtenido de mi Hijo que todos los devotos del Rosario tengan por hermanos, durante la vida y en la hora de la muerte, a los santos del cielo.

  14. Aquellos que rezan fielmente mi Rosario son mis hijos amados, hermanos y hermanas de Jesucristo.

  15. La devoción a mi Rosario es un gran signo de predestinación.


Recemos con el Santo Rosario

Ofrezcamos cada día nuestro tributo de amor y de alabanza a la Reina del Cielo y de la tierra, favoreciéndola con un manojo de rosas perfumadas, tres coronas de su rezo preferido: el santo Rosario recitado con el corazón.


Beneficios del Rosario

(Según St. Luis María Grignon de Montfort).

  1. Nos eleva gradualmente al perfecto conocimiento de Jesucristo.
  2. Purifica nuestras almas del pecado.

  3. Nos hace victoriosos sobre nuestros enemigos.

  4. Nos facilita la práctica de las virtudes.

  5. Nos inflama de amor por Jesucristo.

  6. Nos enriquece de gracias y de méritos.

  7. Nos abstiene de pagar nuestros deudas con Dios y con los hombres, y en fin, nos obtiene de Dios toda suerte de gracias.

El Santo Rosario

El Rosario completo está compuesto de veinte decenas. Está dividido en cuatro partes distintas, que se pueden rezar separadamente en diversos momentos del día, los cinco misterios de gozo, los cinco misterios luminosos, los cinco misterios dolorosos, los cinco misterios gloriosos. Si se rezan solo cinco decenas al día, se acostumbra rogar los misterios de gozo el lunes y el sábado, los misterios luminosos el jueves, los misterios dolorosos el martes y el viernes, los misterios gloriosos el miércoles y el domingo.

Te puede interesar