Santa Catalina de Siena

Santa Caterina da Siena

El camino angosto

Hoy todo parece inconcebible, tanto los ardores de la santa como su ayuno prolongado, o el sufrimiento físico que Catalina mencionó repetidamente, pero siempre para expresarse con alegría con quien le hizo daño.

La muerte de los pecadores

Del Diálogo de la Divina Providencia de Santa Catalina de Siena

Oh, querida hija, no es tanto la excelencia del bien, la cual los infelices no tienen sino solo miseria, de lo cual te he hablado. ¡Qué terrible y oscura es su muerte! En su lecho los demonios son los encargados de ocasionar tal terror y oscuridad, y muestran su imagen, ya sabes tan horrible, la cual la criatura eligio en esta vida para su propio dolor. Por otra parte, el estímulo de la conciencia se refresca, lo que lo tortura miserablemente. Las delicias desordenadas y la sensualidad que se convirtieron en su compañera, mientras servía a la razón, lo acusaron terriblemente, porque entonces supo la verdad que antes no sabia. Por lo tanto, llega a una gran confusión por su error, ya que me vivieron en la vida como infiel, ya que el amor propio había ocultado al alumno de la luz de la más santa fe. El diablo lo tienta a no ser fiel, para que se desespere.

Oh, qué difícil es esta batalla para él, que lo encuentra desarmado, sin el arma de amor de la caridad. Estos pecadores, como miembros del diablo, están completamente privados de ella. No tienen la luz sobrenatural, ni la de la ciencia: no la entendieron, porque los cuernos del orgullo no les permitieron comprender la dulzura de su médula; y ahora en las grandes batallas no saben qué hacer. No se alimentan de esperanza, porque no han esperado en Mí y en mi Sangre, de la cual yo los hice ministros, sino solo en sí mismos y en las dignidades y las delicias del mundo.

Este miserable no vio el demonio encarnado que todo lo usurpaba, y como deudor, algún día me haría justicia. Ahora se encuentra desnudo y sin ninguna virtud; a cualquier lado que gira, no escucha nada más que reproches, para su confusión. La injusticia, que ha ejercido en vida, el cargo de conciencia por no haber hecho mas que hacer arder la justicia. Y te digo que tal es su vergüenza, confusión, y desesperacion. En su vida se alimento de una gran presunción, a causa de sus deficiencias: puso más esperanza en la presunción, con la que ofendio el brazo de Mi Misericordia. Entrando así en la medida de morir si reconoce su pecado y descarga su conciencia en la santa confesión, la presunción de culpabilidad se quitaria y mantendria la merced.

Con esta misericordia se adhieren a la esperanza, si así lo desean. De lo contrario no habria quien no desespere, y llegarian con los demonios a la condenacion eterna.

Mi Misericordia consiste en esto: conceder lo que se espera durante la vida de piedad, porque aunque no me ofende conceder la misericordia, por que dilatar la caridad y la consideración de mi bondad. Desafortunadamente, utilizan todo al revés, porque puesta la esperanza, en Mi misericordia, me ofenden. Y sin embargo, los aprecio en esta esperanza a Mi misericordia, porque cuando yacen en su lecho y buscan en que aferrarse, no están completamente ausentes en el reproche que se harán, y no tan cerca de la desesperación.

¡Oh ciego, y más que ciego! Enterraste la perla y el talento que puse en tus manos para ganar dinero; y tú, tan presuntuoso como eras, no quisiste hacer mi voluntad, sino que los escondiste bajo la tierra del desordenado amor propio que ahora te trae si fruto al momento de la muerte. Oh,¿Qué tan grande es la pena, que recibes ahora en extremo. Tus miserias no están ocultas ante ti, porque el gusano de la conciencia no está durmiendo ahora, sino que roe. Los demonios te gritan y te dan la recompensa que usan para rendir a sus sirvientes: confusión y reproche. Quieren que llegues a la desesperación, para que no salgas de sus manos en el momento de la muerte, y por lo tanto te dan confusión; entonces ellos te dan lo que tienen para sí mismos.

¡Oh miserable! La dignidad en la que te colocas aparece tan lúcido como tú. Y a causa de tu vergüenza, sabiendo que has guardado y usado los bienes de la santa Iglesia en esa oscuridad de la culpa, te presenta como ladrón y deudor, porque debes a los pobres y a la santa Iglesia. Entonces la conciencia te recuerda lo gastado con rameras públicas, los hijos que has traído, los niños, el enriquecimiento de los familiares, o simplemente una patada en la garganta, proporcionando adornos a tu casa y los muchos objetos de plata , mientras que tuviste que vivir en la pobreza voluntaria.

Tu conciencia te presenta el oficio divino, que dejaste sin preocuparte, aunque caíste en la culpa del pecado mortal; o, si lo dijiste con tu boca, tu corazón estaba lejos de Mí. Para los súbditos debías tener caridad y hambre, alimentándolos con virtud, dándoles un ejemplo de vida, golpeándolos con la mano de misericordia y con la vara de la justicia; pero al contrario, la conciencia te reprocha en la horrible presencia de los demonios. Y si, un prelado, que dio injustamente las primicias, o la cura de almas a alguna persona, independientemente de quién y cómo se ha dado, se le presenta a la conciencia la idea de que había que darles sin lisonjas en la palabra, ni para complacer a las criaturas, o dando regalos, sino solo con respecto a la virtud, a Mi honor y a la salud de las almas. Y debido a que lo hiciera, será conducido, por lo tanto, mayor será su dolor y confusión ante la conciencia y la luz del intelecto por lo que hizo, y lo que tenía que hacer y no hizo.

Sabe, hija querida, que el blanco es mejor conocido si se coloca al lado del negro y negro al lado del blanco, que se separa uno del otro. Esto es lo que les sucede a estos miserables en particular y a todos los demás en general, que ven su desafortunada vida presentada en el momento de la muerte, en la cual el alma comienza a ver más sus problemas que el derecho a la bienaventuranza.

No hay necesidad de que nadie lo señale como pecador miserable, porque su conciencia en sí mismo surge ante los pecados cometidos y las virtudes que debe ejercer. ¿Por qué las virtudes? Para su mayor vergüenza; porque el vicio y la virtud están unidos, la virtud conoce el vicio más por virtud, y cuanto más lo sabe, mayor es la vergüenza que tiene. Asimismo, debido a su defecto, conoce mejor la perfección de la virtud, para tener una mayor pena, ya que en su vida ha estado más allá de toda virtud. Y debes saber que al conocer la virtud y el vicio, realmente ven el bien que le sigue al hombre virtuoso por su virtud, y el castigo que sigue a aquellos que han permanecido en la oscuridad del pecado mortal.

Doy este conocimiento, para que él no llegue a la desesperación, sino al conocimiento perfecto de sí mismo y la vergüenza de su defecto, junto con la esperanza; para que con su vergüenza y con este conocimiento, desconozca sus fallas y apacigüe mi enojo, pidiendo humildemente misericordia. El virtuoso crece en la alegría y el conocimiento de mi caridad, porque él me trae, la gracia de haber seguido las virtudes, y de haber ido por la doctrina de mi Verdad; por lo tanto él se regocija en mí. Con esta luz y conocimiento verdaderos, él saborea y recibe su dulce final, de la manera que te he dicho en otro lugar. Entonces, el que ha vivido con ardiente amor, se regocija de alegría, y la iniquidad de la oscuridad se confunde en el dolor.

Simplemente no te dañes ante la oscuridad y la vista de los demonios, ni temas, ya que solo el pecado es lo que se teme y daña. Pero aquellos que han dejado sus vidas lascivamente y con muchas miserias, reciben daño y temor cuando ven a los demonios. No es el daño que proviene de la desesperación, a menos que lo quieran, sino el que proviene de la pena de la represión, del refrescamiento de la conciencia, del miedo a su horrible apariencia.

Ahora mira, querida hija, cuán diferentes son el castigo y la batalla que los justos y los pecadores reciben en la muerte; y cuán diferente es su fin. Una pequeña partícula que te dije y mostré al ojo del intelecto; y es tan pequeño por respeto a lo que realmente es, es decir, el castigo que uno recibe y el bien que recibe el otro, que es casi nada.

Mira cuán grande es la ceguera del hombre, y especialmente de los miserables, porque cuanto más recibieron de mí, y fueron iluminados por la Sagrada Escritura, más obligado y mayor es el dolor insoportable que reciben. Y debido a que tenían un mayor conocimiento de las Sagradas Escrituras en sus vidas, ellos saben más en la muerte los grandes defectos cometidos, y son puestos en mayor tormento que otros, así como a los buenos se les coloca en mayor excelencia.

A ellos les sucede como al falso cristiano, que en el infierno está en mayor tormento que un pagano, porque tuvo la luz de la fe y renunció, mientras que el otro no. Por lo que estos pobres tendrán más problemas de echarle la culpa de que otros cristianos por el ministerio que les confió, dándoles para administrar el Sol del Santo Sacramento, y por qué tenía la luz de la ciencia, con el fin de discernir la verdad por sí mismos y para otros, si quisieran. Y por lo tanto, con razón, reciben mayores sanciones.

Pero los pobres no lo conocen; porque si tienen un mínimo de consideración de su estado, no vendrían con tantos males, sino tendrian lo que debe ser. Es verdad: el mundo entero es corrupto, pero lo son peor que los seculares en su rango. Con su inmundicia hacen corruptas sus almas, corrompen a sus súbditos y chupan la sangre de mi Novia, que es la santa Iglesia. Debido a sus fallas palidecen, porque el amor y el afecto de la caridad, que deberían tener por esta Novia, lo han vertido en sí mismos, y no esperan nada más que llenarlo y sacar de él los prelados y los grandes ingresos, mientras que deberían buscar el bienestar de las almas. Por lo tanto, en su inframundo, los seglares llegan a la irreverencia y la desobediencia a la santa Iglesia, aunque no deberían hacerlo. Ni su defecto es excusado por el defecto de los ministros.

Te puede interesar