Santa Catalina

#

Labouré

La historia de Catalina Labouré es extraordinaria y conmovedora: hasta el punto de llegar a ser una de las santas más luminosas del catolicismo.
Fue nota a todo, pero nadie supo su nombre.

Mística y mensajera de la Medalla Milagrosa

Se le aparece San Vicente de Paul y lo vé durante tres dias seguidos. Vé a Cristo presente en la Eucaristia, más allá de la apariencia del pan. Lo vé tambien como un Rey crucificado, desnudo de todos sus ornamentos. Vé a la Santísima Virgen que descansa sus manos sobre sus rodillas. Durante esta aparición se le encarga modelar una Medalla. Ésta será pronto conocida y venerada en todo el mundo como "la Medalla Milagrosa". Reproducida en centenares de millones de ejemplares, contribuirá a la renovación del culto mariano y a la divulgación del dogma de la Inmaculada Concepción.
Y a pesar de tales privilegios, se creía nada: siendo una discípula del pequeño camino, de hecho, nadie, excepto sus confesores, conocía la identidad de la clarividencia que continuará durante toda la vida, haciendose cargo de las enfermedades de los ancianos, conservanso el anonimato.

El 27 de Julio de 1947, día de la beatificación de catalina Labouré, monnseñor Guido Anichino declaraba, leyendo el breve pontifical que iluminaba esta existencia, juzgada por algunos poca cosa para merecer la aureola y la gloria de los altares:

"Como un jardín adjunto, donde crecen violetas perfumadas, humildes flores casi invisibles, pero ricas en exquisitos perfumes, la Iglesia, a veces, tras los claustros y muros silenciosos de los conventos, encuentra las almas más fieles, flores de rectitud y santidad, que alcanzan las cimas de la perfección cristiana con una vida humilde, oculta, pero laboriosa en Cristo. Entre estas almas incluimos, sin vacilación, a la venerable sierva de Dios Catalina Labouré que, tras haber desempeñado en la Compañia de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, los trabajos más humildes, a pesar de sus maravillosos dones celestiales, se mantuvo voluntariamente escondida en Dios y olvidada por todos".

Por todos los que, numerosos, diariamente se dirigen hacia Rue du Bac, al n. 140, en la capilla abierta, como ella había querido, vengo a los pies dela latar a buscar, gracias, promesas siempre dispensadas con abundancia. Catalina permaneció así como está representada en el mosaico de la nave, arrodillada, chica confiada y luminosa, en el seno de la madre de Dios. A los ojos de los pequeños y humildes, los que verdaderamente cuentan ante Dios, catalina parece, ante todo, la mensajera de la medalla, ella, sin la cual tantas protecciones y tantos milagros no habrían sido posibles.

Aun, glorificando la violeta nacida del exquisito perfume, el jardín adjunto conocido sólo por Dios, la Iglesia ha honrado, como Catalina siempre había esperado, no la privilegiada de 1830, sino la hermana fiel a la vocación que había elegido, hasta en las pequeñas cosas, siempre al servicio de Cristo presenten en los pobres que sufren. No las maravillas gratuitamente concedidas, sin mérito personal, pero los años de trabajo laborioso, escondid y los dolores generosamente ofrecidos en la comunión del Hijo. Y todo lo que era justo y bueno".

Una invitación especial

Si usted quiere lograr esta alegría y adquirir las virtudes, escuchar la invitación de Jesús: "Todo lo que pidáis en la oración, recibiréis" (Mt 18:20). De hecho, sin oración, ningún camino espiritual es posible, ni se puede seguir las huellas de Jesús, nuestro Salvador.

Se Si desea acceder a la invitación, o simplemente orar desde su casa, haga clic aquí y encontrará un extraordinario grupo de oración. Usted, por lo tanto, se unirá espiritualmente a los muchos hermanos y hermanas en todos los continentes, y su vida va a cambiar.

Si desea recibir el folleto de oración complete el siguiente formulario y recibirá en su dirección sin tener que efectuar cancelación alguna.

Puede visitar el grupo de oración después de haber leído y meditado en las siguientes interesantes páginas.

Te puede interesar