Santa Rosa de Lima

Santa Rosa de Lima

Corazón ardiente

Su corazón estaba tan ardiente con el amor divino que a veces creía que se estaba muriendo de alegría.

Biografía

La primera santa canonizada en el continente sudamericano, es la principal patrona de América Latina. En su corta vida experimentó la intimidad de la oración: "Solo puedo explicarme en silencio", le encantaba repetir. Fue animada por la preocupación, que hoy se llamaría solidaridad, hacia los indigenas, los más miserables y marginados del pueblo peruano. Compartió su abandono y sufrimiento, trató de transmitir su sueño y su entusiasmo misionero a los sacerdotes: "Debemos traer la salvación y la santidad entre los nativos".

Isabel Flores Oliva nació el 20 de abril de 1586 de Gaspar Fiores, un noble de una familia noble de la C la compañia de Harquebuses, y de Maria Oliva, una nativa de Lima que también era de origen español. Su padre, nacido en España, había emigrado primero a Puerto Rico y luego a Lima, la capital del virreynato del Perú llamada Ciudad de los Reyes en ese momento. Décima de trece hijos, fue bautizada con el nombre de Isabel como la abuela. Rosa fue llamada por su enfermera Mariana India, quien, según la costumbre indígena, le impuso el nombre de una flor para realzar su belleza. Posteriormente la niña preguntará al cielo qué nombre debería tener y la Reina del Rosario le dirá: Tú eres Rosa de Santa Maria. Y tal seguirá siendo su nombre.

Siempre estuvo atada a su ama como una verdadera madre, sin duda fue la primera razón que llevó a Rosa a cuidar a los indigenas. Se preguntó por qué los conquistadores cristianos españoles, llamados por el Evangelio al amor y la compasión por su prójimo, habían traído tanto abuso y violencia al nuevo mundo.

El descubrimiento del ascetismo fue muy temprano para Rosa. Desde la infancia, contempló la imagen de Jesús madurando una fe, hecha de sacrificios físicos, heroísmo, fervor. Tenía cinco años cuando decidió ayunar en días alternos. A las seis se sometió a penitencias para mortificar la vanidad. Mientras tanto, le apasionaba estudiar, aprender el arte del bordado y cuidar las flores del jardín de su casa.

Rosa fue, desde los primeros años, una verdadera contradicción con las ambiciones de los padres, decidida como estaba a seguir sólo al divino Maestro sufriente, manso y humilde de corazón.

Cuando era niña, Rosa tenía una gran inclinación por la oración y la meditación. Un día, rezando ante una imagen de la Virgen María, el niño Jesús se le apareció y le dijo: "Rosa conságrame todo tu amor". Entonces ella se propuso vivir amando a Jesucristo. Y al escuchar de su hermano que muchos hombres se enamoraron locamente de ella por la atracción de su cabello suelto y su hermosa piel, se cortó el cabello y se puso ají en la cara, y se cubrió la cara con un velo. No queria ser tentación para nadie.

Un joven de clase social alta se enamoró de Rosa y quiso casarse con ella. Sus padres estaban muy entusiasmados porque eran pobres y el matrimonio les ofrecia un futuro brillante. Pero a pesar de las penas causadas a la familia, declaró que su amor era solo para Dios y que renunciaba por completo a cualquier matrimonio. Sus padres la obligaron a asistir a un baile en el que se desmayó, ayudándola a quitarse el velo, descubrieron que llevaba una corona de espinas como la de nuestro Señor Jesucristo.

Uno de los momentos importantes de su vida fue el "Matrimonio Místico", que ocurrió el Domingo de Ramos en la Capilla del Rosario (Iglesia de Santo Domingo en Lima). Rosa, no recibio la palmera que iba a llevar en la procesión, y pensó que era un mensaje de Dios por alguna ofensa que cometió. Angustiada, fue a la Capilla de la Virgen del Rosario donde escuchó el llamado del Niño Jesús que le dijo: "Rosa de mi corazón, te quiero por esposa, y ella respondió:" Aquí tienes al Señor, tu humilde esclava".

Uno de los momentos importantes de su vida fue el "Matrimonio Místico", que ocurrió el Domingo de Ramos en la Capilla del Rosario (Iglesia de Santo Domingo en Lima). Rosa, no recibio la palmera que iba a llevar en la procesión, y pensó que era un mensaje de Dios por alguna ofensa que cometió. Angustiada, fue a la Capilla de la Virgen del Rosario donde escuchó el llamado del Niño Jesús que le dijo: "Rosa de mi corazón, te quiero por esposa, y ella respondió: "Aquí tienes al Señor, tu humilde esclava".

Había leído algunos textos sobre Santa Catalina de Siena, que le cautivaron y se convirtió para ella como "madre y hermana", un modelo de misticismo contemplativo y de servicio a sus hermanos. Fue precisamente Nuestra Señora quien le indicó que ella debía ser, como Santa Catalina, una Hermana de la penitencia de la Tercera Orden Laica Dominicana. Espiritualmente guiada por el Padre Juan de Lorenzana y otros Padres del convento de Santo Domingo, se preparó con las más amargas penitencias para su profesión en la Cofradía. A los veinte años, el 10 de agosto de 1606, se vistió con una túnica blanca con un escapulario, un manto y un velo negro, del terciario dominicano, quería que la llamaran Rosa de Santa Maria y se retiró a una cabaña en el fondo del jardín que se convertirá en su vida monástica.

La elección radical conmocionó a las personas de pensamiento rigido de Lima, mientras que algunos comenzaron a visitarla en su refugio y se sorprendieron por su espiritualidad inusual para una muchacha tan joven y hermosa. Con el tiempo, la fama de su ascetismo se extendió en la ciudad, muchos comenzaron a hablar sobre sus éxtasis.

"El Salvador levantó la voz y dijo: que todos sepan que la gracia sigue a la tribulación, que sin la carga de las aflicciones no se llega a la cima de la gracia, y entiendan que cuanto mayor es la intensidad de los dolores, mayor es la extensión de los carismas. Nadie se equivoque ni se deje engañar, esta es la única escalera verdadera al cielo fuera de la cruz, no hay otra manera de subir al cielo". Al escuchar estas palabras, me sentí empujada a bajar a la plaza para gritar a todos: "Escucha pueblo, escuchen todos. Por parte de Cristo y con palabras de su propia boca, les advierto que no reciben gracia sin sufrimiento. Esta es la compra y la ganancia máxima el sufrimiento es bienvenido". Como el mismo escribio.

Con la ayuda de su hermano Flores de Herrera, construyó una pequeña celda o ermita en el jardín de la casa de sus padres. Era un lugar muy frío en invierno y sofocante en verano, rodeado de miríadas de mosquitos, en este lugar Santa Rosa da Lima se retiraba para rezar durante doce horas y hacer penitencia, practicando un ascetismo muy severo, con una corona de espinas debajo del velo, cabello clavado en la pared para no dormir, bebidas irritantes, ayuno riguroso y disciplinas constantes. La celda y el jardín fueron espectadores de muchos eventos extraordinarios.

Sus biógrafos dicen que sus experiencias místicas y estados de éxtasis fueron muy frecuentes. Parece que semanalmente experimentaba un éxtasis similar al de Santa Caterina di Ricci, su coetanea y hermana; se dice que todos los jueves por la mañana se encerraba en su oratorio y no regresaba hasta el sábado por la mañana.

Su ayuno fue casi continuo. Y su abstinencia de carne era perpetua. Comia lo mínimo necesario para no desmayarse por la debilidad. Todavía en los días calurosos, no tomaba bebidas refrescantes de ningún tipo, y aunque a veces su sed la atormentaba, le bastaba con mirar el crucifijo y recordar la sed de Jesús en la cruz, para continuar aguantando su sed, por amor a Dios.

Azotaba su cuerpo hasta que se rasgaba la piel. La severidad y variedad de sus penitencias alcanzaron un grado heroico, usando constantemente una corona de espinas de metal, oculta con rosas y una cadena de hierro en su vida. Cuando ya no podía sostenerse en pie, buscaba descansar en una cama construida por ella, con vidrios rotos, piedra, restos de contenedores y espinas. Admitió que la idea de acostarse la hacia temblar de miedo.

Este martirio de su cuerpo duró catorce años sin interrupción, pero no sin consuelo. Nuestro Señor frecuentemente se reveló e inundó su alma con paz y alegría, hasta tal punto que podia permanecer en éxtasis durante cuatro horas. En estas ocasiones ofrecia al Señor todas sus mortificaciones y penitencias en expiación por los delitos contra Su Divina Majestad, por la idolatría de su país, por la conversión de los pecadores y por las almas del Purgatorio.

Ubicada en el jardín de la casa, había un pozo profundo de seis pies de alto, en este pozo según la tradición, Santa Rosa da Lima arrojó la llave de la cerradura del silicio que apretó su cuerpo. Cuando su confesor y sus familiares descubrieron que el mismo ya se había atascado en su piel, su confesor le ordenó que se lo quitara, pero ella dijo lo que había sucedido y fue a llorar al pozo. Fue allí donde el Señor, que milagrosamente abrió el cilicio que rodeaba su cuerpo a través de la Gracia. Es por eso que la gente visita el pozo de los deseos.

Se convirtió en la enfermera de su abuela enferma en cama, continuó con su trabajo manual de costura y bordado para vender para ayudar a los más miserables, comenzó a recibir a niños abandonados y ancianos, casi todos de origen indigena, en la casa del padre. Su físico comenzaba a ceder, atormentado por las mortificaciones, ayunos y vigilias. Rosa pasó la noche contemplando y durmió solo tres horas.

En 1614, su madre estaba preocupada por su condición entonces casi extenuada, la convenció de que abandonara la cabaña al fondo del jardín y se mudara a la casa de los esposos Gonzalo y María de la Maza. Sufría dolores agudos en todo el cuerpo, sin embargo, tenía una celda construida con tablas de madera en el granero de la casa y pasó días enteros sin abandonarla. En ese período sufrió un asalto masivo por parte del demonio que quería evitar que completara la conquista de muchas almas, su reputación de santidad salió a la luz.

Rosa pasó tres años relativamente pacíficos, atraída por su mundo espiritual y vivió la experiencia mística del "matrimonio con el Señor". De niña sabía que moriría el 24 de agosto, fiesta de San Bartolomé. En los días anteriores, pidió los Santos Oleos y la Unción de los enfermos y quería que el escapulario dominico lo extendieran sobre su habito. Murió el 24 de agosto de 1617, a los treinta y un años exhausta por la penitencia.

Desde el día de la muerte, numerosos milagros y gracias fueron atribuidos a la Santa de Lima. En el mismo año salió la primera Vida de Rosa de Santa Maria, que fue enviada inmediatamente a Roma para el inicio del proceso canónico, junto con una súplica de los dominicanos y otras órdenes presentes en Lima. La misma solicitud llegó al Vaticano desde la corte española, con cartas del futuro Carlos II y la reina madre Mariana. El juicio se abrió en 1634, por acuerdo especial del papa Alejandro VII. Rosa de Lima, muy popular no solo en América sino también en la Europa católica, fue proclamada santa por el Papa Clemente X en 1671. Su cuerpo es venerado en Lima, en el convento de Santo Domingo en una cripta.

El Papa San Juan Pablo II escribió: Estados Unidos ha visto un florecimiento de santidad desde el comienzo de su evangelización. Es el caso de Santa Rosa de Lima, "La primera flor de santidad en el Nuevo Mundo. La Iglesia, canonizando a estos santos, ve en ellos poderosos intercesores con Jesucristo, el Sumo y Eterno Sacerdote, mediador entre Dios y el hombre los ve como hermanos y hermanas que acompañan con preocupación fraterna a los hombres y mujeres de su tierra, mientras, entre alegrías y sufrimientos, están en camino hacia el encuentro definitivo con el Señor.

Una invitación especial

Si usted quiere lograr esta alegría y adquirir las virtudes, escuchar la invitación de Jesús: "Todo lo que pidáis en la oración, recibiréis" (Mt 18:20). De hecho, sin oración, ningún camino espiritual es posible, ni se puede seguir las huellas de Jesús, nuestro Salvador.

Se Si desea acceder a la invitación, o simplemente orar desde su casa, haga clic aquí y encontrará un extraordinario grupo de oración. Usted, por lo tanto, se unirá espiritualmente a los muchos hermanos y hermanas en todos los continentes, y su vida va a cambiar.

Si desea recibir el folleto de oración complete el siguiente formulario y recibirá en su dirección sin tener que efectuar cancelación alguna.

Puede visitar el grupo de oración después de haber leído y meditado en las siguientes interesantes páginas.

   Wordpress

Te puede interesar