El Santo eremita

San Charbel Makhlouf

Vivía para Dios

El P.Charbel era como la luna entre las estrellas. Se autoimpuso una práctica radical de las virtudes y de la penitencia superando, de este modo, a los demás ermitaños.

Consiguió recorrer admirablemente el ascetismo hacia el cielo, porque su corazón latía y ardía por amor a Dios.

Penitencia como estilo de vida

Cahrbel se inflingió penitencias de todo tipo y jamás se lamentó de nada, permaneciendo sereno en el sufrimiento y en las adversidades.

Cuando llegaban las tribulaciones no se entristecia, porque confiaba ciegamente en el Señor y repetía. "Dios ordena las cosas", o bien, "Somos peregrinos de viaje hacia la eternidad". No prefería la salud a la enfermedad y no se doloría por los problemas. Jamás nadie le oyó decir: "Tengo hambre, tengo sed, estoy cansado". Cuando fue acusado por error, pedía perdón sin excusas.

Aceptaba el dolor como un modo de hacer penitencia. Sufría fuertes dolores de estómago, pero rechzaba los calmantes sin el permiso del superior, incluso cuando el dolor le resultaba insoportable. Padecía cólicos nefríticos crónicos, que empeoraban en invierno, pero ocultaba su estado de salud sin lamentarse y no pidió la visita del médico. Nunca pidió bebidas frescas en verano ni calientes en invierno.

Un día mientra fray Elias Al-Mahrini, responsable de las tareas agrícolas trabajaba en la viña con nuestro santo, Charbel sufrió un cólico nefrítico. Empezó a retorcerse y a doblar la cintura dejando escapar algún lamento. Fray Elias lo invitó a regresar a su celda, pero el ermitaño respondió: "No puedo, porque llevaria sobre la conciencia un descanso contrario a la pobreza", y continuó trabajando todo el día, soportando el dolor en silencio.

Por la noche, mientras los jornaleros comían lentejas y ensalada, él tomó los taallos de las verduras. Al amanecer el cólico le afectó otra vez, pero rechazó el descanso y, a pesar de la insistencia de fray Elias, el santo trabajó todo el día en el campo como si estuviese sano.

Cuando el P. Makarios le ofreció arroz con mantequilla lo rechazó, para respetar la regla de los ermitaños que limitaba estos alimentos a las solemnidades. Entonces le trajeron una infusión dehierbas amargas para calmar los dolores, que el santo aceptó a condición de no dulcificarla porque "el Señor en la cruz bebió vinagre y mirra mientras padecía el límite de la sed y el sufrimiento".

Chabel usaba un cilicio de piel de cabra y una cintura de hierro bajo el hábito. A veces se envolvía la frente con una rama y se apretaba el pulso con una pulsera, o bien golpeaba los arbustos espinosos con los pies descalzos y se flagelaba, para inflingirse penitencias voluntarias. Nadie se acordó de sus dolores y enfermedades que ocultaba cuidadosamente.

Cuatro años antes de su muerte sufrió una hemiplegia (parálisis de la mitad del cuerpo) que superó como afirma su sobrina. Para los problemas de estómago, el superior le ordenó llevar calcetines de lana, pero sólo los llevó una vez y por obediencia.

En invierno los hermanos dormían en la cocina junto a la chimenea, para protegerse del intenso frío. El santo, sin embargo, permaneció allí sólo unos instantes, luego se retiraba a su fría celda.

El catre del santo era un colchón de hojas de roble, revestido de una alfombra de cabra. Un tocón envuelto sirve e almohada. Charbel dormía en verano e invierno sin colchón y con frecuencia prefería acostarse en el suelo.

El santo comía una vez al día, jamás consumió vino ni bebidas hidratantes. Su alimento era una sopa de verduras y cereales.

Charbel superó a los demás eremitas en virtudes y penitencias. Se impuso mortificaciones que no eran obligatorias como el ayuno permanente, las vigilias incesantes, el trabajo en la enfermedad, las noches heladas y el rechazo de medicamentos.
En los tiempos de noviciado Makhlouf era conocido como "el Espíritu Santo" de la comunidad.

Te podría interesar