El Santo Ermitaño

San Charbel Makhlouf

Intercesión

El poder de intercesión de los santos se deriva de su grado de caridad, es decir, del amor sobrenatural por Dios y el prójimo.
Roguemos y dirijamos nuestras oraciones pidiendo su ayuda. El Padre Charbel no dejará de interceder incesantemente por ti con el Padre, ofreciendo los méritos adquiridos en la tierra a través de Jesucristo.
Por lo tanto, confía en las oraciones de un intercesor tan poderoso para que puedas obtener lo que tu corazón desea.

Reza con el corazón

La novena en SAN CHARBEL MAKHLOUF
Para comenzar el 16 de julio / 16 de diciembre

Primer día
Oh, cariñoso padre, de tu cuerpo se eleva perfume hacia el cielo, ven a mi ayuda e implora a Dios a mi favor, gracia, (.... ) de que necesito mucha, si esta lleva realmente honor a Dio y salvación a mi alma. Amén.
O San Charbel reza por mí.
O mi Señor qué le has dado a San Charbel la gracia de la fe, Te ruego conceder por su intercesión esta divina gracia, para que yo viva segundo Tus mandamientos y Tu Evangelio. Pater, Ave, Gloria.

Segundo día
Oh, cariñoso padre, mártir de la vida monástica, que has experimentado el dolor del cuerpo y el alma, Dios te ha hecho, Señor, un faro de luz. Corro hacia ti y te pido que le pidas a Dios por tu intercesión esta gracia (....). Confío en ti. Amén.
O San Charbel, florero fragante, intercede por mí.
Oh Dios bueno a quien honraste San Charbel dándole la gracia de realizar milagros, ten piedad de mí y concédeme tu intercesión por lo que oro. Te lo agradeceré por siempre. Amén. Pater Ave, Gloria.

Tercer día
Oh, cariñoso padre, San Charbel que brilla en el cielo de la Iglesia como una estrella llameante, ilumina mi camino y fortalece mi esperanza. Te pido esta gracia a través de ti (....). Te ruego que le supliques por el Señor crucificado, que siempre has amado.
¡Oh San Charbel, jardín de la virtud, intercede por mí!
Oh Señor, Dios mío, que santificaste a San Charbel ayudándolo a llevar su cruz, dame el coraje para soportar las dificultades de la vida con paciencia y confianza según Tu voluntad por la intercesión de San Charbel. Te lo agradeceré por siempre. Amén. Pater Ave, Gloria.

Cuarto día
Oh, cariñoso padre, San Charbel, a ti acudo. Mi corazón está lleno de confianza en ti. Por el poder de tu intercesión con Dios, espero la gracia que imploro (...). Muéstrame tu amor otra vez.
¡Oh San Charbel, jardín de la virtud, intercede por mí!
Oh Dios, que has concedido la gracia a San Charbel para ser como tú, concédeme también, por su intercesión, crecer en las virtudes cristianas. Ten piedad de mí, para que pueda alabarte por siempre. Amén. Pater Ave, Gloria.

Quinto día
Oh, San Charbel, amado por Dios, por favor ilumíname, ayúdame, enséñame a hacer lo que a Dios le gusta. Oh, padre amoroso, te ruego que te apures y vengas en mi ayuda. Por favor intercedan con Dios (...) por esta gracia.
Oh, santo Charbel, amigo de la cruz, ruega por mí.
Oh Dios, dale la bienvenida a mi súplica por intercesión de San Charbel y dame paz. Calma los enredos de mi alma. ¡Para ti, alabanza y honor por siempre! Padre nuestro, Ave, Gloria.

Sexto día
Oh, San Charbel, poderoso intercesor, te ruego que me pidas la gracia, que realmente necesito (...). Solo basta una palabra dirigida a ti por Jesús, para que pueda perdonarme, tenga piedad de mí y reciba mi oración. Amén.
Oh San Charbel, alegría del cielo y de la tierra, ruega por mí.
Oh Dios, que has elegido a San Charbel para llevar nuestras necesidades ante tu poder divino, te ruego, por su intercesión, que me concedas esta gracia (...). Amén. Padre Nuestro, Ave, Gloria.

Séptimo día
Oh San Charbel, amado por todos, acudes en ayuda de todos los que te necesitan. Puse toda mi confianza en tu intercesión. ¡Concedeme esta gracia que necesito mucho! (....). Amén.
Oh San Charbel, estrella que conduces a los perdidos, ruega por mí.
Oh Dios, mis innumerables pecados impiden que tus gracias me lleguen. Dame la gracia de expiar por ellos. Dame una respuesta a la intercesión de San Charbel. Dale alegría a mi corazón triste y dame la bienvenida a mi oración, oh océano de todas las gracias. Para ti, honra y alaba por siempre. Amén. Padre Nuestro, Ave, Gloria.

Octavo día
Oh, santo Charbel, cuando te veo arrodillado en una maraña de ramitas, cuando ayunas, cuando te quemas, o cuando estás en éxtasis en el Señor, mi esperanza y confianza en tu intercesión aumentan. Por favor, ayúdame, para que pueda conceder la gracia que imploro (...).
Oh, San Charbel, plenitud de alegría en Dios, ayúdame.
Oh dulce Jesús, que trajiste a tu amado Charbel a la santidad, concédeme la gracia de ser fiel contigo hasta la muerte. Te amo a ti o mi Salvador Amén. Padre Nuestro, Ave, Gloria.

Noveno día
O San Charbel, ahora he llegado al final de esta novena. Mi corazón está feliz cuando hablo contigo. Confío en recibir la gracia de Jesús, a quien he implorado por su intercesión. Lamento mis pecados y prometo luchar contra la tentación. Espero en el cumplimiento de mi oración (....).
Oh, San Charbel, coronado de gloria, ruega por mí.
Oh Señor, has escuchado las oraciones de San Charbel, y le has dado la gracia de la comunión contigo, ten misericordia de mí en mi desesperación, sálvame de mis desgracias, porque no puedo soportarlas. Amén. ¡Para ti honor, alabanza y gracias por siempre! Padre Nuestro, Ave, Gloria.

Oración diaria en honor de San Charbel
Oh Dios, bueno, misericordioso y amoroso, me inclino ante Ti y te envío desde el fondo de mi corazón una oración de acción de gracias por todo lo que me has dado por intercesión de San Charbel. Estoy muy agradecido o admirable San Charbel. No encuentro las palabras adecuadas para expresar mi reconocimiento por el beneficio recibido. Ayúdame siempre, para que siempre sea digno de las gracias de Dios y merezca tu protección. Padre Nuestro, Ave, Gloria.

Oración en San Charbel
Oh, gran trabajador milagroso San Charbel, que has pasado tu vida en soledad en una ermita humilde y escondida, renunciando al mundo y sus placeres vanos, y ahora reinas en la gloria de los santos, en el esplendor de la Santa Trinidad, intercede por nosotros. Ilumina nuestra mente y corazón, aumenta nuestra fe y fortalece nuestra voluntad. Aumenta nuestro amor por Dios y el prójimo. Ayúdanos a hacer el bien y evitar el mal. Defiéndenos de enemigos visibles e invisibles y ayúdanos a lo largo de nuestras vidas.
Tu que trabajas en obtener nuevas maravillas para los que te llaman y consigues la curación de un sinnúmero de males y la resolución de problemas sin esperanza humana, míranos con compasión y, si es conforme a la voluntad divina y en nuestro mayor bien, concedenos de Dios el favor que imploramos, pero sobre todo, ayúdanos a imitar tu vida santa y virtuosa. Amén. Padre Nuestro, Ave, Gloria

Volvemos a invitar

Si la oración ha despertado un mínimo interés, como medio único e indispensable, para establecer una relación con Dios, la Virgen María, Jesús y reestablecer una relación armónica con tu cuerpo y en las relaciones interiores de la sociedad, acepta la invitación de Jesucristo, pincha aquí encontrarás a un maravilloso grupo de oración hecho adrede para tí. Podrás, desde tu cuarto, unirte espiritualmente a muchos estupendos hermanos esparcidos por los cinco continentes, y tu vida cambiará.

Rellena el formulario y recibirás en tu casa, sin coste alguno, el folleto "Monasterio Invisible de Caridad y Fraternidad". Los datos enviados están tutelados por ley y son considerados reservados.

Te podría interesar