VI Volumen

Cómo encontrar el amor de Dios

Cómo encontrar el amor de Dios

El despertar del alma.

El perspectiva para ganar la vida infinita nos obliga a intentar para ganar el gran premio de la felicidad infinita.

Los incrédulos que no han encontrado a Dios y viven sin buscarlo son infelices.

Blaise Pascal

Comentario de José

Para orar y vivir la vida cristiana, el espíritu y la práctica de la penitencia son esenciales: no existe un verdadero cristiano que puede evitarlo. El arrepentimiento comienza con la conciencia del pecado, el arrepentimiento es desarrollado, inspirado en el orden en las decisiones de la vida, se expresa en la confesión y en la restauración de la personalidad distorsionada y la caridad oculta por el pecado. Se completa en el sacramento de la Reconciliación con Dios y con la comunidad de los hombres. Se continúa con un renovado, atención y vigilancia constante en la fe, la esperanza y la caridad, la justicia, la fortaleza contra la tentación, pone las tendencias e instintos al servicio de la bondad.

La Penitencia, sin embargo, en la mentalidad y en nuestra cultura es algo no muy comun. Incluso los grupos del movimiento y de oración parecen ignorarla. Meditemos sobre la vida de Jesús, que con su victoria logró vencer al pecado mediante su pasión voluntaria.

La misma confesión sacramental resulta desierta, o al menos no es acompañada y seguida por la toma de conciencia y la práctica de la penitencia diaria.

"¿Cómo responder al amor de Dios. "El despertar del alma" que sugiere muchas cuestiones que tienen que ver con la penitencia cristiana. Presenta la conexión entre la riqueza y la espiritualidad y la vida moral. Ayuda a reducir la brecha que, lamentablemente, se ha extendido entre la reconciliación y la virtud de la penitencia.

Es crucial para la vida del conocimiento, si el alma es mortal o inmortal, si hay otra vida después de la muerte, si hay un Dios que nos da la bienvenida y nos juzga. Debemos renovar la relación con el Todopoderoso y con los demás, para regenerar esa energía capaz de sacudir la conciencia, para despertar el entusiasmo y el amor. En resumen, hay que restablecer el diálogo del alma con Dios.

Cada corazón siente la necesidad de la belleza y lo sublime, porque tiene en la memoria el Paraíso perdido, guardado en lo más profundo del alma. Todo hombre quiere romper un pedazo de cielo y vivir en esta tierra la felicidad que ahí reina, en nuestro corazón.

Al leer este libro, mi alma es iluminada por Dios, el corazón se ha convertido en su llama, la lectura espiritual, la oración, la meditación, me llevan a la Luz.

Te podría interesar