Cómo orar

Grupo de Oración

Grupo de Oración

  • Fondos para el medio ambiente y el bienestar psicológico, orar.

  • Piense en una unión.

  • Oración de Sanación, una manera poderosa.

Para rezar bien

Debes liberar el corazón de la preocupación o la ansiedad que se han acumulado durante el día. Debes llenar tu mente de pensamientos persiguiendo hechos pasados o los de mañana.

Si es posible, encuentra un lugar tranquilo, lejos del ruido que afecta a los sentidos y distraer la mente de la meditación. Una vez encontrado, el cuerpo se acostumbra a rezar al mismo tiempo, los hábitos veces compensan la mala voluntad.

Ahora comienza a orar meditando en el sacrificio de Jesús y la esencia de su corazón, así encontrarás el calor que calienta el corazón.

Eleva la oración de súplica por las miserias y las de tus hermanos.
Abre tu corazón al amor de Dios.
Alábale con salmos.
Dale las gracias, por último, por las infinitas gracias recibidas.
Jesús vive a tu lado, te escucha, te consuela y le invita a seguirle. Y, en la oración al escucharlo no serás decepcionado por las inmensas gracias que derramará sobre ti.

Jesús es amor. Entrarás en comunión con él sentirás Su amor en la medida que lo ames. El alma que ama y que el Amor ha introducido en la casa en la que reside el Amor mismo, puede hablar con él. La oración es una conversación tal y Jesús no se resiste al requerimiento del amor. "Él hace la voluntad de los que hacen su voluntad", dice el salmista.

Por amor hace que estas comunicaciones divinas que hace brotar de sus beneficiarios felices exclamaciones tales como: "Señor, te lo ruego, detén el flujo de tu amor... Estoy agotado." Jesús atrae a las almas que oran con una fuerza irresistible, las une a El, sosteniéndolas, las sumerge en el corazón de amor que es su Ser; rasga sus himnos de alabanza y adoración ardiente.

Piensa en una unión

Piense en la unión con Dios, a través de la oración, puede parecer una audacia blasfema a la divina Majestad, sin embargo, si la infinita misericordia se ha dignado concederte este don incomparable, alégrate.

Cuando el alma entra en comunión con el Padre y el Hijo en el Espíritu Santo, lo dispuesto en el alma se pone en condiciones de adquirir el sentido de la trascendencia divina. Mirando en el infinito, el alma se siente extraordinariamente pequeña, débil e impotente. Permanece como destruida por la majestad y la santidad de Dios, llega a conocer, en un instante, su nada. Y como Pedro grita: "¡Aléjate de mí, Señor, que soy un pecador."

A la luz de Dios, el alma ve sólo su oscuridad y su miseria, tiene un agudo sentido de presentarse a él con las manos vacías, mientras que revive el pasado ante sus ojos, cargados de pecados, la infidelidad, la resistencia para amar.
Ante la presencia del tres veces santo el alma descubre que el don de Dios es completamente gratuito. En lo sobrenatural, de hecho, todo bien es un don de la misericordia divina.

Cuando se pone a prueba la fe, cuando el alma se siente miserable y con la dolorosa sequedad de un ser indefenso, no siempre se puede evitar un poco de resentimiento y amargura. A veces, de hecho, por consiguiente, tendemos a regañar a Dios por dejarla en ese estado.

Si la luz que, de vez en cuando, ilumina la oscuridad,pareciera muy natural que Dios nos proporcione consuelos similares. Aún no se comprende que en el cristianismo todo se da libremente y todo viene de arriba.
Todavía no se es capaz de entender lo que significaba "el don de Dios""

Pero cuando te abres a Dios, sientes que la acción de Dios te envuelve, que Dios se comunica y no puedes evitar dejarte invadir por el amor sin fin.
El instinto del alma sería tocar a Dios, aferrarlo a si, pero una vez más se aprende que no se tiene el poder para llegar a Dios por nuestra propia iniciativa. Dios se escapa. Es desde el alma sólo cuando él quiere, como quiere, a su buena voluntad.
No hay medio por el cual el alma puede comprar con mayor intensidad el sentido de la grandeza de Dios extraordinariamente inmenso. "Si conocieras el don de Dios".

Por último, y quizás lo más importante, tienes llegas a la certeza de que el ascenso espiritual se logra sólo a través de Jesús, en Él y con Él el alma sabe que no debe entrar en ella en absoluto:. Jesús transforma el conjunto, ha aumentado el nivel de vida divina y la introduce. El divino Maestro ha ganado esta extraordinaria gracia, la aplica y se comunica constantemente.

Jesús, después de haberla incorporado a si mismo, la asocia con su vida, en la vida que Él vive y la extiende en su Cuerpo místico que es la Iglesia. Así que al vivir la vida de Jesús, el alma llega a la Santísima Trinidad como uno de los miembros de Jesús, unido a los otros, a todos los santos y en primer lugar entre todas las criaturas, a la Virgen María, Madre de Jesús y Madre nuestra.

Con Jesús el alma se atreve pedir al Padre la oración, la participación en la oración del Hijo, a su voluntad, su amor filial que el Espíritu Santo inspira. El Espíritu Santo enseña al alma a conocer al Padre y al Hijo, para hablar con ellos con sencillez y con gran confianza. No tiene miedo, porque se siente como en casa, una verdadera hija del Padre Celestial.

Oración
Especialmente adecuada y muy eficaz, ya que la fe, para aquellos que quieren recibir la gracia de ser amados por Jesús. En el folleto que ofrecemos hay muchas adecuadas para cada tipo de solicitud. Para aquellos que quieran recibir un folleto gratuito deben llenar la inscripción la cual es también gratuita.

Oración de sanación

En tribulaciones, en la angustia, el miedo
mi grito llegue a ti como uno de los apóstoles en el barco
a merced de la tormenta: "Maestro, que perecemos".
A continuación, reprendiste al viento y al mar,
El viento cesó y sobrevino una gran calma.
Calma las tormentas de mi alma y aleja mis temores.
Líbrame de los temores de que no me dan paz.

En el tormento de la enfermedad, el dolor,
quiero suplicar como el leproso a medida que avanzaba.
He llegado, me has tocado
y dijiste: "Quiero, se limpio" y mi alma se curó.
Yo aquí estoy esperando, que tiendas a mí tu mano y me toques.

Cuando la gravedad de la enfermedad se estrecha, yo espero,
quiero gritar como el ciego de Jericó:
"Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí"
Y a pesar de que muchos me reprenden, gritó aún más fuerte.
A continuación, me llamaste y me dijiste:
"¿Qué quieres que haga por ti?" y mi alma se curó.

No importa si muchos quieren que yo guarde silencio,
No voy a matar mi esperanza y sucumbir,
Pero voy gritar aún más fuerte: "¡Jesús, ten piedad de mí!".
Espero que El me pregunte: "¿Qué quieres que haga por ti?".

Tu has aliviado a los apóstoles que estaban fatigados y cansados
en el barco por las olas agitadas por el viento.
Tu has caminado sobre las aguas y les has dicho:
"¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo".

A Pedro, que quería alcanzarte, le dijiste: "¡Ven!"..
Cuando, por la violencia del viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse,
fuiste en su ayuda y le tendiste la mano.
Tan pronto como fuiste a la barca, el viento se calmó.

Si yo camino para recibirte,
si me estoy cayendo en el abismo de la desesperación
y la fe no me sostiene, te apresuras a ayudarme,
tiéndeme la mano y sálvame.

Ven a Jesús, porque donde El está no se puede estar mal.
Has sanado toda enfermedad,
has contestado cada grito,
se mudó toda miseria.

Los ciegos han recuperado la vista,
los sordos oyen, los mudos hablan
los paralíticos recobran la salud, los muertos resucitan
. Ahora escuchas mi clamor incesante: "Ven Jesús, sáname"

En el nombre de Jesús y con su poder
En el nombre de Jesús y con su poder.
Vengo ante ti, Señor Jesús.
A pesar de que soy un pecador confío en ti.
No mires mis pecados y perdóname,
lávame con tu sangre, y seré puesto en libertad.

Escucha el grito de ayuda que te elevo desde abajo.
Entra en mi corazón, salva mi alma,
sáname de esta aflicción y sufrimiento.
Tócame y voy a ser sanado.

Gracias Jesús por todo lo que estás haciendo por mí.
Gracias por tu amor.

Te podría interesar