¿Por qué orar?

Grupo de oración

La oración es amor. La oración es la respiración del alma.

Grupo de Oración

Hoy en día, los falsos evangelistas oscurecen la Palabra del Evangelio con sus palabras humanas y, con falsas interpretaciones, tienden a minimizar la importancia de la oración.

Además, dicen, ¿por qué orar si Dios lo sabe todo.

¿Por qué orar?

Con esta premisa, muchos, teniendo en cuenta a los buenos cristianos, han abandonado esta maravillosa práctica, a veces sustituyéndola con un poco de pensamiento fugaz dirigido a Dios o, como máximo, el rezo del Padre Nuestro y nada más.
Los falsos profetas, aseguran, está bien: "¿Cómo se puede pasar el tiempo en la oración cuando se puede trabajar por su familia, se preocupan sólo en la diversión." Dios, dicen, puede esperar.

Así que nos encontramos viviendo sin la ayuda de la oración y la conciencia está adormecida: es cierto que sigue siendo la reunión del domingo con el Señor, pero no es suficiente, ya que sin la oración fallamos en la determinación y vigilancia. En consecuencia, aceptamos compromisos con la conciencia y la posterior detención de la trayectoria a la virtud.

Se trata de un cambio gradual que escapa a la conciencia y le permite considerarnos siempre a nosotros mismos buenos cristianos, pero es una situación muy peligrosa en la que no puede demorarse mucho, de lo contrario rápidamente la vida nos llevará donde no queremos.

La oración es, por lo tanto, un elemento muy importante para el alma, es comparable a la llama que alimenta el fuego. Así que, como no puede haber un fuego sin llama que lo alimente, así mismo no puede haber amor a Dios sin oración.

Si la palabra es importante para el amor humano, aún más lo es la oración que expresa el amor y nos une a Dios. Porque es el aliento del amor, es una manera de compartir con Dios todo lo que se desea. No hay otra manera de comunicarse con Él.

Al igual que en el amor humano exteriorizamos nuestros sentimientos continuamente hacia el ser querido, incluso si ellos lo saben ya, porque el amor requiere compartir y necesita la unión, por lo que necesitamos comunicarnos con Dios. Después de todo, es natural a la vez necesitar al ser querido.

Por lo tanto, la oración es un arma poderosa para usar contra las debilidades y las tensiones de la vida diaria y es necesario para obtener de Dios, hablando con Él, la salvación del alma y los medios necesarios para alcanzar las virtudes. Es por eso que los que rezan se salvan y los que no lo hacen, se pierden.

El hombre orgulloso que confía sólo en su fuerza, sin conocer el poder de la oración, no busca consejo y cae; mientras que el humilde, aunque sentido por tantas tentaciones, resiste.

Sí, la oración es un suspiro de amor, es un medio de ayuda y salvación, es una expresión de gratitud y alabanza a un Dios tan bueno. El Salmo dice: "Amo al Señor porque Él ha oído mi voz y mis oraciones".
Salm 115 vers. 1.

Oración

Sin la oración no se puede hacer nada, ya que se basa en el poder de Jesús, el único requisito es la fe y la entrega del corazón. Cristo nos invita a orar a Dios sin descanso y con asiduidad. Él quiere transformarnos a nosotros mismos a través de la oración, para poner en marcha más allá de la naturaleza humana y realizar el cambio en el crecimiento espiritual.

Si bien es cierto que la vida depende de la fuerza de nuestro pensamiento, por la fuerza de voluntad y el impulso del corazón, es importante saber que, a través de la oración de unión, se puede encontrar la savia que fortalece la mente, la voluntad y las razones del corazón. Se puede eliminar toda duda, toda preocupación, todo miedo, el egoísmo, por el fuego del amor divino.

La oración es una conversación con Dios, ya que, a través de palabras, se enciende el corazón en el calor del amor. Esta es la esencia que debe buscarse en el silencio de la mente, porque a través de la quietud puede dejar que los sentimientos fluyan desde el corazón, las emociones que Dios ha puesto en El.

Por tanto, para los valientes, para aquellos que saben cómo amar, la oración es como el sol, el cual con sus rayos, disipa la niebla, con los ojos claros admiramos los nuevos horizontes que Dios ha creado para nuestro deleite. Luego, con el tiempo, la oración se convierte en un río en plena vigencia y que atraviesa la dureza de nuestro egoísmo, nuestra mezquindad. Dirige nuestros pensamientos hacia la alabanza, para agradecer a Dios por los innumerables beneficios.

El grito del corazón no debe seguir siendo un grito desesperado lanzado al espacio, sino a través de la oración, debe convertirse en el motor de la vida, debe producir un poderoso impulso espiritual. Debe alimentar la llama que arde en el corazón y nos empuja en el camino del amor verdadero. Jesús nos invita a orar siempre para nuestra salvación, nos da la alegría que, a través de esta unión, se atraviesa el puente entre el cielo y la tierra.

La influencia del mal, la injusticia, la servidumbre al dios del dinero, ahora reina en el mundo. La oración puede luchar contra el mal y crear una nueva esperanza de vida.

Entre tú y yo, dice Dios, hay un vínculo que nada ni nadie podría romper. Yo soy tu Dios; tú eres mi hijo. Vamos a compartir, yo Mi eternidad, mi vida y mi santidad, tu vida terrenal y tu pobreza. Tu existencia se unirá a la Mia, y nunca se separan, porque yo soy Dios, y nunca pondré en cuestionamiento mi pacto. En cierto modo, nuestros destinos están vinculados entre sí.

La oración es el momento privilegiado en el que contemplamos el amor del Padre que genera la rama de la vida. Él quiere que seamos libres desde lo más profundo de nuestra humanidad para desarrollarse libremente en nosotros. Entonces dejaremos de buscar ideas y palabras para expresar nuestra oración. Nosotros simplemente existimos como hijos de Dios, nuestro propio ser es una oración.

Todos tenemos que sanar en el plano espiritual de la pereza, el egoísmo, el orgullo, el pecado y las debilidades. Debemos implorar el amado Jesús que venga a su vez en nuestra ayuda, porque sólo Él puede sanarnos y transformarnos en el hombre nuevo del que habla el Evangelio.

Te podría interesar