Dolor

Gruppo di preghiera

De la oscuridad a la luz

Grupo de Oración

Cuando eres bueno y la vida te sonríe, eres feliz y te sientes dueño de tu destino. Entonces, de repente, te diagnostican una enfermedad que no te deja salir y te precipitas en un túnel lleno de dolor y desesperación.

No se sientes preparado para esta terrible prueba, por miedo se te corta la respiración, la incomodidad, el comienzo de una muerte lenta. La mordedura del cáncer y el cuerpo se prepara para morir.... entonces viene la luz. Las pruebas se han puesto de manifiesto, la profundidad y el verdadero significado de la vida.

Las noticias

Dos días para la Navidad, para mí el mejor día del año, cuando me diagnosticaron un temido tumor maligno de mama. Mi mundo se caía a pedazos: de repente todas las certezas, alegrías, todas las perspectivas de futuro se habían disuelto como la nieve al sol. Dentro de unos momentos, me encontré en las sombras más oscuras, la angustia se había apoderado de la mente y me detiene cada pensamiento y el razonamiento, y el miedo alimentó la desesperación. Yo no sé qué esperar, qué hacer, me quedé asombrada y desconcertada, sin darme cuenta he tomado el folleto de oración del Monasterio Invisible de Caridad y Hermandad y oré con ustedes. Al mismo tiempo, busqué vuestra ayuda queridos hermanos y le pedí a Jesús en mi grito de súplica encontrar el coraje y la fuerza para hacer frente a lo que yo pensaba que era la última prueba de mi vida.

El Hospital

Ya de niña, yo siempre había tenido miedo del hospital, ahora tenía que superar este miedo y en cada cita una ansiedad se apoderaba de mí para después recobrar mi aliento. Fueron tiempos difíciles alternados con momentos de calma y estoy segura que éstos se debieron a la fuerza de la oración; incluso de las personas más cercanas a mí que me ofrecieron su ayuda.
Cuando hablé con Corrado de mi problema, nos quedamos en el teléfono por un largo tiempo. Él transmite paz, serenidad e incluso la alegría de estar en condiciones de ofrecer al Señor este gran sufrimiento. Esa llamada fue el comienzo de una larga serie de llamadas, y gracias a él, incluso los momentos más oscuros que se convirtieron en soportables. ¿Cuántas veces le di gracias a Jesús por ponerme al lado de Corrado, una señal tangible de la ayuda que me estaba ofreciendo.

A veces me atacó el temor de que fuera demasiado que Jesús me diera una oportunidad tan grande; tuve mucho tiempo para examinar toda mi vida pasada, para encontrar algunas ocasiones en que podría haber herido a Jesús. ¡Qué tonta fui! Jesús nos ama tanto que a veces nos corrige, pero me di cuenta más tarde: comprendí que tenía que abandonarme a su voluntad, porque sólo Él podría ser mi fuerza.

Primera intervención quirúrgica

Al momento de la cirugía surgieron los miedos, las dudas y la incertidumbre frente a lo que estaba atravesando, junto con los resultados de la intervención, la ansiedad se había apoderado de mí y yo ya no podía vivir porque tenía miedo, pero esperé y Jesús continuó ayudándome, volví a vivir mi vida pasada llena de miedos.
La gravedad del diagnóstico me había arrojado en una apatía inquietante y nada más despertaba algún interés, todo lo que antes me regocijaba, ahora no despertaba ninguna emoción, yo podía ver sólo la oscuridad delante de mí y sentí una sensación de profunda angustia que no parecía tener límites.

La espera me ponía nerviosa y nadie podía dar respuesta a mis solicitudes de aclaración. La humanidad gritó su debilidad y sólo entonces experimenté mi fragilidad. En el momento de la desesperación más oscura, una extraña fuerza me impulsó a dirigirme a Dios para implorar su ayuda, y la oración me dio un rayo de esperanza y coraje para seguir adelante. Me di cuenta que la primera batalla que se ganó fue contra mi humanidad que clamaba por todos los poros su infinita desesperación, sin la ayuda de Dios yo no podía lograrlo.

Vuelta a casa

Se comunicaron los resultados de la cirugía: el cáncer maligno no había sido completamente eliminado y esto requería otra cirugía. Mi mundo se derrumbó por segunda vez. La mente no podía comprender lo que estaba sucediendo: ¿Qué aflicción! Nada se había apoderado de mi alma y yo no podía ver ningún futuro, ya no podía contener mi humanidad, gritando sus miedos y sufrimientos. Era un tipo de cáncer muy grande y agresivo y en cuatro meses había alcanzado el tamaño de cinco centímetros. Y pensar que sólo cuatro meses antes fui sometida a un control, pero no se había encontrado el cáncer
El médico que me estaba siguiendo, en preparación para la cirugía más tarde, decidió iniciar de inmediato el tratamiento: dada mi corta edad y el tamaño del tumor, pedí un muy fuerte.

Quimioterapia

Así comenzó para mí un momento muy dramático. La quimioterapia me aniquiló: era tal el gasto de la fuerza física, que estaba destruyendo aún mi mente. Yo no era yo!. Sólo había vacío a mi alrededor, no podía ver una salida. ¿Cuánta angustia al verme tan cambiada!. Y otro miedo se había apoderado de mi vida, el de no poder amar. Ya no sentía ninguna emoción, ningún estímulo, era como si una parte de mi cerebro estuviera bloqueada, pero otra parte estaba consciente y vimos este cambio que nadie había preparado, así que todo parecía aún más terrible. Como lloré!. Sólo en Jesús encontré la fuerza para aferrarme a la esperanza de que todo iba a terminar, tarde o temprano.
Las primeras cuatro quimioterapias habían sido administradas en el hospital, con tres semanas de diferencia una de la otra, mientras que las otros ocho pudieron ser administradas en forma ambulatoria.

Marzo

La cura era tan larga que parecía interminable. En marzo fui al hospital por primera vez y la angustia me causó una sensación de náuseas: el miedo a lo desconocido me hizo latir el corazón tan fuerte que sentí que me palpitaba el cuello.
Vi a mí alrededor tanto sufrimiento: la gente con la mirada vacía y triste, agotada por las devastadoras curas que me fueron administradas prolongadamente.
Mis ojos se volvieron hacia una pared donde vi la cruz de Jesús. Parecía que me estaba hablando y yo quería decir: "¿Ves lo que yo también he sufrido." Había sufrido por mí y pensé que podía hacer algo por Jesús: Yo le pregunté qué es lo que todavía tenía que enfrentar.
Después de recibir por primera vez las drogas por goteo por un lapso de siete horas, la fatiga era tan fuerte que no podía ponerme de pie. De vuelta a casa pensé que iba a morir, sentí unas tremendas náuseas como nunca antes, dolores agudos en la espalda y las articulaciones: no podía soportarlos y el miedo, con todas sus consecuencias, reapareció.

Largo período de sufrimiento

Fue el comienzo de un largo período de sufrimiento porque la droga, además de debilitarme fisicamente, golpeó mi mente: yo ya no era yo, reinaba un vacío dentro y alrededor de mí, ninguna emoción me estimulaba más. Me sentí como una persona completamente diferente de lo que era, que había perdido la alegría, que era parte de mi carácter. La oración se convirtió en mi único poderoso aliado para luchar contra mi humanidad, con sus miedos y debilidades, y para sostener mi alma. Las hospitalizaciones posteriores se presentaron con los mismos problemas y cada vez que volvía a casa las consecuencias de la atención eran siempre peor.

Reacción alérgica

Después de la segunda quimioterapia, debido a una reacción alérgica, que tuve que enfrentar, me salió una gran cantidad de ampollas las cuales permanecieron durante mucho tiempo, incluso después de dejar el medicamento que había recibido, y con cada movimiento de la cara me infligían más dolor.
Mi sistema inmunológico estaba muy bajo y yo vivía con el temor de ser atacada por un virus, un hecho que lamentablemente pasó y me vi obligaba a correr a la sala de emergencia por una fiebre alta.
En el camino al hospital oré a Jesús en busca de ayuda y, al mismo tiempo, me puse en contacto con Corrado quien oró por mí. Yo estaba en la sala de emergencia a la espera de los resultados de las pruebas. Con gran alegría escuché del doctor que mis valores volvieron a la normalidad: esto significaba que podía ir a casa, no necesitaba hospitalización. Di las gracias a Jesús, porque yo estaba segura de que era obra suya para evitarme un sufrimiento mayor.

Atención contínua

El cansancio se fue haciendo más fuerte y me di cuenta que mi cuerpo estaba muriendo por dentro. Con consternación empecé a darme cuenta de no tener la fuerza suficiente para soportar una cura tan devastadora, la idea me dejó sin aliento. Las náuseas no paraban y eran tan fuertes, que el estómago parecía destruido y me impedía alimentarme, también me causó un dolor que duró horas y ni siquiera me permitió recuperarme con los alimentos.
Una noche, después de la tercera terapia, me levanté sudorosa de la cama, agotada y débil, así que caí al suelo inconsciente. Una vez llamado el médico me dijo que tenía una obstrucción intestinal, causada por medicamentos contra las náuseas.
Rogué a Jesús en oración que venga en mi rescate y él nunca me ha decepcionado.

Ciclo de quimioterapia luz

Me comunicaron que el nuevo ciclo de quimioterapia sería más ligero; ¿Creí que lo mejor había pasado y que comenzaba el camino hacia la esperanza. Me equivoqué, porque pronto experimenté que debido a mi estado de agotamiento, me vi obligada a permanecer en cama la mayor parte del día. Seis meses habían pasado, había perdido toda la energía vital y la voluntad de luchar. Debido a esta postración, recibí la noticia de que la segunda operación no había sido definitiva. No hay palabras para describir la inmensa desesperación: Todavía me lo pregunto! Me hundí en una tristeza infinita, mientras que la oscuridad me estaba envolviendo en un tormento que me parecía interminable. Había agotado todas las lágrimas, pero celebrada igualmente con todo mi ser la fuerza de la oración, sabiendo que muchos hermanos me estaban ayudando a rogar a Jesús. No hubiera encontrado energía sin Jesús.

Aun así la cirugía

Me enfrenté a la tercera cirugía con mayor esperanza: experimenté la inmensa fuerza de la oración y que podía esperar ahora al haber llegado al final de mi lenta agonía. Durante la hospitalización, tuve la impresión de que Jesús estaba a mi lado infundiéndome coraje. En los días postoperatorios iniciales estaba sufriendo, pero mi recuperación era tan rápida que impresionó a los médicos que me hicieron salir del hospital, incluso con dos días de anticipación.

Epílogo

Reflexioné sobre mis miedos del pasado y de cómo el sufrimiento me había transformado en medio de mis pruebas lo cual me ha revelado profundamente el verdadero significado de la vida, y más aún descubrí la esencia del amor de Dios, como él me sostuvo en las horas más oscuras. Me di cuenta que lo único importante en la vida es el amor, y lo que puede dar, es lo que recibes de la gente, mientras que el resto sólo puede perturbar la serenidad de la vida diaria. El efecto más terrible de la cura era su efecto sobre la mente: se había alterado el ritmo, la naturaleza y me causó una sensación de vacío y una oscuridad tal, que me hacía incapaz de comunicar una experiencia tan dramática. Me sentía incomprendida y en el plano humano terriblemente sola.

El sufrimiento ha destrozado mi humanidad que grita su desesperación y tuve que soportar una dura lucha entre la aflicción y la necesidad del alma, que me invitaba a confiar en la oración de Jesús.
Fue maravilloso ser rescatada por Jesús, a través de mis oraciones y la de muchos hermanos: sin ti, sin duda me hubiera rendido frente a la enfermedad. Ahora que he cumplido con el reto siento una alegría y un sentido de la libertad únicos, junto con la certeza de que nunca voy a estar sola, porque yo siempre voy a tener a Jesús en mi corazón.

Deseo con toda la fuerza de mi corazón dar gracias a todos los hermanos del Monasterio Invisible de Caridad y Hermandad, porque a través de ustedes el Señor ha aceptado mi oración. Ahora puedo gritar toda mi alegría: me siento renacer físicamente y espiritualmente, nunca olvido que ustedes me han permitido, a través de sus oraciones, superar la noche más larga de mi vida.
Un enorme gracias a Conrado que ha sido el signo más grande y más tangible del amor de Jesús.
. Costanza

Te podría interesar