Sant Antonio da Padova

San Antonio de Padua

Fidelis Dei - Universo católico
San Antonio de Padua
Sitios por visitar
monasterio invisible
Es un grupo de oración y intercesión.
María Virgen
No resistir a su llamada
San José
Un grande Patriarca.
San Benito
Contra enfermedades y maleficios.
Santa Rita de Casia
Es un de las santas más amadas hoy.
San Francisco
El Cantor de la perfecta leticia.
Santa Catalina Labouré
Una historia conmovedora.
Santa Isabel
Princesa Santa que socorre los leprosos.
Santa Gema Galgani
Fascina por sus misticismo.
S. Teresa de Lisieux
Ha enseñado la pequeña vía.
Santa Lucía
Un grito de amor.
San Antonio Galvao
Fenómenos extraordinarios.
Catalina Emmerick
Narra la pasión de Jesús.
Amor y Pasión
La Pasión de Jesucristo.
Milagros Eucarísticos
Las Hostias en carne viva.
Los Ángeles
Seres que arden en amor.
Enciende la esperanza
El verdadero gozo.
Lectio divina
La Palabra vivifica el corazón.
Viaje interior
Un camino entre la psique.
Ser cristianos
Saber si el alma es inmortal.
Primeros viernes
Sagrado Corazón de Jesús.
Decálogo
Los diez mandamientos.
María Valtorta
La Pasión.
La Misericordia
Padre de infinita paciencia.
S. Juan Bosco
El apóstol de la juventud.
La Fe
Virtud sobrenatural
La Caridad
Amor operante
Alma
Increíble energía
la oración
Un camino eficaz
  italiano español english   

Antonio como San Francisco fue por la vida de guerra del tiempo y atraído por la vida cómoda que le era permitida por la posición social de su familia. Al joven Antonio, como para Francisco, llego la llamada de Dios. El joven acogió tal exhortacion y tomo sin duda la vía que lo conducía a seguir a Jesucristo.

Dejo el rico palacio de la familia para entrar en la abadía de San Vicente con los Canónigos regulares de San Agustín y después en otra en Coimbra. En este monasterio adquiere una instrucción por los religiosos, un profundo conocimiento de las Sagradas Escrituras. Al terminar sus estudios, fue ordenado Sacerdote a la edad de veinticinco años.

Desde lo profundo de su corazón el joven Antonio anhelaba una vida nueva, donde la fe, en el abandono total en las manos de Dios, pudiera reaccionar con toda su fuerza.

Desde Marruecos llegaron a Coimbra las reliquias de cinco misionarios franciscanos decapitados después de haber sufrido crueles torturas, fueron depositados en la Iglesia de la Santa Cruz anexa a la Abadía donde se encontraba Antonio. Mientras veneraba a los mártires, vio los seguidores de Francisco que habían acompañado los restos, todos vestidos humildemente, con las esposas en las manos y delgados por las privaciones de un largo viaje, pero que transmitían, en su simplicidad, una fe ardiente. Antonio quedo tan fascinado del mundo franciscano por su pobreza, de su amor fraterno tan simple, pero sobre todo por su fe ardiente.

Desde aquel momento nace en su corazón el deseo de abrazar la vida de aquellos miserables para donarse completamente a Dios. Un día, mientras Antonio estaba celebrando la Santa Misa, le apareció en una visión un fraile que se transformo en un pajarillo, alzando el vuelo paso velozmente las llamas del purgatorio para lanzarse hacia el cielo. Antonio inmediatamente entendió que la vía mas veloz para alcanzar el Reino de Dios era la vía indicada por los franciscanos.

Su deseo se realizo cuando algunos franciscanos tocaron a la puerta de la Abadía para pedir limosna, a ellos revelo la aspiración de unirse al movimiento franciscano: fue acogido y se puso el habito franciscano. Antonio, impulsado por el amor de Dios, soñaba con sufrir el martirio de misionero, mientras llevaba la palabra de Dios en Marruecos, aun así, Dios tenia otros proyectos. Obtiene la autorización para la misión, pero apenas llego en Marruecos lo ataco una grave enfermedad, debiendo permanecer en un jergón en la oscuridad y a temblar los dientes por la fiebre causada por la malaria. Debiendo a este punto, rendirse ante la voluntad de Dios que lo guió en caminos que nuestro Santo nunca habría imaginado recorrer.

Durante el viaje de regreso la nave empujada por vientos contrarios fue arrastrada a las costas de la Sicilia. Enfermo y desilusionado, Antonio se dirigió a Asís y ahí encontró a San Francisco, el pobre de Asís, logro darle de nuevo la paz y vigor a aquel discípulo desconocido.

Durante una ordenación sacerdotal falto el predicador designado, así el Superior invito a Antonio a sustituirlo. El talento aparece en todo su fulgor ya que da un sermón tan fervoroso que encanto a los presentes. Desde aquel día fue enviado a llevar a la gente la buena noticia del Evangelio.

Antonio derramaba el Amor ardiente que demoraba en su propio corazón en los sermones, su palabra era tan ardiente que era capaz de encender la fe de los presentes. Exaltaba sus almas. Exhortaba a purificarse. Las exhortaba a perseguir la humildad y de la castidad. Su enseñanza se apoyaba sobre las propias experiencias, exhortaba a ser contaste en el ejercicio de la oración, una practica indispensable para obtener de Dios la ayuda necesaria para combatir los vicios.

Ladrones, usureros, avaros, pecadores de todo tipo eran invitados a la conversión y a reaccionar según las enseñanzas del Evangelio, a confiar en Dios para no sufrir la ruina eterna. Con la extraordinaria elocuencia Antonio sabia encantar las masas que lo seguían, así el difundía la verdadera fe y no solo, defendía a los débiles, consolaba a los afligidos e inflamaba por los ideales cristianos.

Antonio utilizo todos los instrumentos científicos entonces conocidos para profundizar siempre mas el conocimiento de la verdad. Logro sacar de las Sagradas Escrituras la sabiduría, la fuerza apostólica, la esperanza y una ferviente caridad.

Su amor por Jesús era tal de verlo mas allá de la Eucaristía. Sus frecuentes visitas al tabernáculo lo volvían siempre mas vigoroso en la fe y campeón en la esperanza. Dios premio el amor y la fidelidad de su siervo obrando a través de el tantos milagros. Hizo de Antonio un testigo creíble. Se revelo muy pronto un hábil taumaturgo, así mismo las curaciones sucedían con el solo tocar de su habito.

El tiempo para Antonio era precioso y no perdía ningún instante en ocupaciones que no fueran para la gloria de Dios. En sus enseñanzas habían siempre las exhortaciones a no desperdiciar inútilmente este bien precioso que si era bien utilizado podía traer muchos frutos.

Llegado el momento del encuentro con el Señor, Antonio extremado pero lucido, quiso recibir el sacramento de la reconciliación, la Santa Eucaristía, y la unción de los enfermos. Después, con voz débil entono el himno a la Virgen. Con ojos luminosos el Santo miraba fijo delante de el. "Que vez" le pregunto Fray Lucas, "Veo a mi Señor" murmuro el moribundo. La agonía fue muy breve, el transito fue leve y sereno. Se apagaba a a treinta seis años uno de los mas grandes apóstoles de Cristo.

En este ejemplo de humildad, de extraordinaria fe y de excepcional virtud no se puede no ver la elección de Dios, el hijo amadisimo que en cada instante de su vida se desvivió por difundir el amor y la palabra de Dios.

Antonio no se "ahorro" a si mismo, predicaba incansablemente, enseñaba, confesaba, cansado llegado al final del día sin haber comido, porque mucha era la gente que corría a escucharlo.

Un aura de milagro rodeaba su persona, la consideracion y la estima que le tenían era tan grande de ser considerado ya un santo. Antonio poseía dones de fiabilidad y equilibrio, fruto de su sabiduría intrínseca.

La devoción a San Antonio de Padua se difundió en todo el mundo. Hoy, como en el pasado, numerosos son los fieles que se dirigen a el para obtener su intercesión y para invocarlo como "dulce consolador de los pobres".

No obstante las profundas transformaciones culturales en estas ultimas décadas, el tiempo no ha borrado esta figura tan luminosa que continua a fascinar millares de devotos en todo el mundo con su santidad.

Es mas, el culto a San Antonio fue gradualmente aumentando hasta volverse un culto mundial, que paso las fronteras de la Iglesia Católica. Hoy no existe un pueblo que no lo conozca, no existe un creyente que no lo venere, una particular devoción que representa un fenómeno único, un misterio.

 Sitios por visitar:
Antonio Infierno - Una terrible realidad. Antonio Meditaciones - El respiro del alma
Antonio El Pecado - No solo transgresión Antonio Apariciones Marianas - María sigue la humanidad
Antonio Purgatorio - Hermanos que tienden una mano Antonio Santuario de Oropa - El corazón de María
Antonio La Esperanza - ¿Por qué Esperar? Antonio La Amistad - Un verdadero sentimiento
Antonio Paraíso - Voy a preparar un lugar Antonio Milagros - Signos de la presencia div
Informes:  monastery@tiscali.it Numero accesos: visite  
San Antonio de Padua - Derechos reservados