San Antonio de Padua oraciones

Oraciones

Fidelis Dei - Universo católico
San Antonio de Padua oraciones
Sitio por visitar
Grupo de oración
Oración y intercesión.
María Virgen
No resistir a su llamada
San José
Un grande Patriarca.
San Benito
Contra enfermedades y maleficios.
Santa Rita de Casia
Es un de las santas más amadas hoy.
San Francisco
El Cantor de la perfecta leticia.
Santa Catalina Labouré
Una historia conmovedora.
Santa Isabel
Princesa Santa que socorre los leprosos.
Santa Gema Galgani
Fascina por sus misticismo.
S. Teresa de Lisieux
Ha enseñado la pequeña vía.
Santa Lucía
Un grito de amor.
San Antonio Galvao
Fenómenos extraordinarios.
Catalina Emmerick
Narra la pasión de Jesús.
Amor y Pasión
La Pasión de Jesucristo.
Milagros Eucarísticos
Las Hostias en carne viva.
Los Ángeles
Seres que arden en amor.
Enciende la esperanza
El verdadero gozo.
Lectio divina
La Palabra vivifica el corazón.
Viaje interior
Un camino entre la psique.
Ser cristianos
Saber si el alma es inmortal.
Primeros viernes
Sagrado Corazón de Jesús.
Decálogo
Los diez mandamientos.
María Valtorta
La Pasión.
La Misericordia
Padre de infinita paciencia.
S. Juan Bosco
El apóstol de la juventud.
La Fe
Virtud sobrenatural
La Caridad
Amor operante
Alma
Increíble energía
la oración
Un camino eficaz
  italiano español english Anterior  

Recordados, oh Señor, de tu perenne misericordia y por intercesión de San Antonio nuestro protector dignate ayudarnos y consolarnos. Bendice nuestras familias y nuestro trabajo; ven en socorro a nuestra debilidad teniendo lejanas las enfermedades y los peligros del alma y el cuerpo; en la hora del dolor y la prueba a permanecer fuertes en la fe y en tu amor. Atiende, oh Dios, esta oración Te la presentamos con confianza porque avalorada de las oraciones y de los méritos de nuestro querido Santo. Amén.

A SAN ANTONIO DE PADUA.
1. Oh San Antonio, cándida y suave azucena de virginidad, gema preciosa de pobreza, ejemplo de abstinencia, espejo limpio de pureza, espléndida estrella de santidad, resplandor del Paraíso, columna de la Santa Iglesia, predicador de la Gracia, exterminador de vicios, sembrador de virtud, consolador de los afligidos, llama ardiente de la divina caridad y de puro amor, fúlgida luz de España e Italia, émulo del seráfico padre San Francesco, amante de la paz y la unidad, despreciador de la vanidad mundana, lumbre de la santa fe católica, mártir de deseo, glorioso triunfador de los herejes, gran operador de milagros, refugio seguro de todos los que recurren a ti: tú has merecido abrazar entre tus santos brazos al Hijo del Altisimo; con tus ardientes sermones has encendido en la mente de los pecadores la llama de la divina caridad. Por tanto yo, miserable pecador, te ruego humildemente acogerme bajo tu potente protección, conseguir la verdadera contrición de mis pecados, el humilde conocimiento de mi miseria, el regalo de llorar mis culpas, el gusto y el fervor del ruego, la firme resistencia al mal y el don de la contemplación de Dios, Belleza y Bondad infinita. Y siendo tú llama ardiente del divino amor, enciende mi corazón tibio y frío con el fuego de la divina caridad tanto de hacerme siempre despreciar a mi mismo, el mundo, la carne y el demonio y hazme avanzar de virtud en virtud para que, viviendo en constante fervor y muriendo de la muerte de los Santos, méritos, para tu patrocinio, de ser asociado a ellos en la gloria celeste. Amén.

2. Oh admirable San Antonio, glorioso por la celebridad de los milagros que habéis obrado, que tuvisteis la dicha de tener en vuestros brazos al Señor en forma de tierno infante, obtenedme de su bondad la gracia que ardientemente deseo de lo íntimo de mi corazón. Tu que fuistes tan bondadoso con los pobres pecadores, no mires a los pecados de quien os ruega, sino a la gloria de Dios, que será otra vez exaltada por ti, y a la salvación de mi alma, tan unida a la petición que ahora tan encarecidamente te hago. Como prenda de mi gratitud, os prometo llevar una vida más conforme con las enseñanzas del Evangelio y consagrada al socorro de los pobres, que tanto habéis amado y al presente amáis. Bendecid esta promesa que os hago y alcanzadme la gracia de ser a ella fiel hasta la muerte. Amén

Responsorio de San Antonio
Si tú buscas milagros,
la muerte, el horror, las desgracias,
la lepra, las enfermedades, los espíritus
al nombre de Antonio huyen.

Mares y cadenas ceden
los sentidos y miembros sanan,
se encuentra al que se ha perdido
jóven o viejo.

Desaparecen los peligros
y cesan las miserias
los que lo experimentan
con los de Padua lo dicen.

Al Padre sea la gloria
También para el Divino Hijo
junto al Espíritu Santo,
que gran santo lo hacen.

Ruega por nosotros, oh San Antonio
para que seamos dignos
de las promesas de Jesucristo.

OREMOS.

Te suplicamos, oh Señor, que interceda por nosotros, los que tanta necesidad tenemos, tu Confesor y Doctor beato Antonio, que hizo y hace siempre más glorioso con continuos milagros y prodigios. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Sixto V, Papa franciscano, ha hecho esculpir la plegaria - conocido lema de San Antonio - en la base del obelisco, hecho erigir por él, en la Plaza de San Pedro de Roma. Aquí está en latín:
Ecce Crucem Domini!
Fugite partes adversae!
Vicit Leo de tribu Juda,
Radix David! Alleluia!

Traducción
He aquí la Cruz del Señor
Huid fuerzas enemigas
Ha vencido el León de Judá
La raíz de David. Aleluya.

Oración que se recita junto a la Tumba del santo
Oh querido San Antonio, aquí estoy junto a tu tumba bendita.
He venido a orar por mi necesidad, confiando en tu bondad, compasiva, que a todos sabe consolar. Intercede por mí a Dios; habla tú en mi nombre, al Padre de la misericordia, y obtenme la gracia de la que tengo tanta necesidad...
Sé que la fe nunca es débil, que poseiste esta virtud de modo admirable y la fomentaste con la predicación a las gentes, reavívala y hazla más fuerte y pura;tú que llevaste una vida evangélica, ayúdame a hacer mi vida más cristiana, para ser digno hijo del Padre que está en los cielos.
Oh San Antonio, ven en ayuda de mi debilidad, alejando de mi enfermedad y peligros del cuerpo y del alma; ayúdame a acrecentar mi confianza en Dios, especialmente en los momentos de la prueba y del dolor. Bendice mi trabajo, mi familia, a tus devotos esparcidos por todo el mundo, y aquí particularmente presentes; obtén para todos la bondad del corazón hacia los pobres y sufrientes.
Oh mi protector, responde a la confianza, que he puesto en tu intercesión ante Dios.

Si quaeris.
Esta oración de alabanza - o responsorio - en honor de San Antonio fue compuesta por Fray Julian de Spira. El responsorio forma parte del Officium rhythmicum s. Antonii, que sale al 1223, dos anios despues de la muerte del Santo. Es cantado en la Basilica de an Antonio a Padua y cada martes, en muchas Iglesias en el mundo entero.
Si buscas los milagros, hacer huir a la muerte, al error, a la calamidad y al demonio: los enfermos vuelven sanos.
El mar se calma, las cadenas se rompen; los jóvenes y viejos piden y encuentran la salud y las cosas perdidas. Se alejan los peligros, desaparecen las necesidades: lo testimonian los que han experimentado la protección del Santo de Padua.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Triduo a San Antonio.
1. Oh Señor, que has hecho a San Antonio apóstol del Evangelio, concédenos, por su intercesión, una fe fuerte y humilde y haz que nuestra vida sea coherente con el Credo que profesamos. Gloria al Padre...

2. Oh Dios omnipotente, que has hecho a San Antonio constructor de paz y de fraterna caridad, mira a las víctimas de la guerra y de la violencia, y haz que en este mundo convulso y lleno de tensiones, podamos ser valiosos testigos de la no violencia, de la promoción humana y de la paz. Gloria al Padre...

3. Oh Dios, que has concedido a San Antonio el don de las curaciones y los milagros, concédenos la salud del alma y del cuerpo. Da serenidad y conforta a cuantos se encomiendan a nuestras plegarias y haznos disponibles al servicio de enfermos, ancianos e infelices. Gloria al Padre...

4. Oh Señor, que has hecho de San Antonio un infatigable predicador del Evangelio sobre los caminos del hombre, protege, en tu divina misericordia, a los caminantes, prófugos, emigrantes; aleja de ellos todo peligro y guía sus pasos por la senda de la paz. Gloria al Padre...

5. Oh Dios omnipotente, que has concedido a San Antonio pertenecer también a los miembros del cuerpo libre, reúne a todos los cristianos en tu Iglesia, una y santa, y haz que vivan el misterio de la unidad, para ser un solo corazón y una sola alma. Gloria al Padre...

6. Oh Señor Jesús, que has hecho de San Antonio un gran maestro de vida espiritual, haz que podamos renovar nuestra vida, según las enseñanzas del Evangelio y de las bienaventuranzas, y haznos promotores de vida espiritual para nuestros hermanos. Gloria al Padre...

7. Oh Jesús misericordioso, que has concedido a San Antonio la sabiduría y el don de guiar a las almas hacia la santidad, por medio de la predicación y del sagrado ministerio, haz que nos acojamos, con fe y humildad, al sacramento de la reconciliación, gran don de tu amor por nosotros. Gloria al Padre...

8. Oh Jesús, que has otorgado a San Antonio la gracia incomparable de abrazarte como niño, entre tus brazos, bendice a nuestros hijos y haz que crezcan buenos, sanos y que vivan en el santo temor de Dios. Gloria al Padre...

9. Oh Espíritu Santo, que en San Antonio has dado a la Iglesia y al mundo un gran maestro de la sagrada doctrina, haz que los que están al servicio de la información, sientan su gran responsabilidad y sirvan a la verdad en el respeto a cada persona. Gloria al Padre...

10. Oh Señor, patrón de las misas, por intercesión de san Antonio manda muchos y dignos religiosos y sacerdotes a tu campo, llénales de tu amor y cólmalos de celo y de generosidad. Gloria al Padre...

11. Oh Jesús, que llamaste al Papa como pastor universal y anunciador de verdad y de paz, por intercesión de San Antonio, sosténlo y confórtalo en su misión. Gloria al Padre...

12. Oh Dios, Trinidad;que concediste a San Antonio conocer, amar y glorificar a María Virgen, madre de Jesús y madre nuestra, concédenos confiarnos siempre a su corazón maternal, para poder servir mejor, amar y glorificarte, a Tí que eres el Amor. Gloria al Padre...

13. Oh Señor, que concediste a San Antonio ir al encuentro de la hermana muerte con ánimo sereno, orienta nuestra vida hacia Tí, asiste a los moribundos, da la paz eterna a nuestros hermanos difuntos. Gloria al Padre...

 Sitios por visitar:
Antonio Infierno - Una terrible realidad. Antonio Meditaciones - El respiro del alma
Antonio El Pecado - No solo transgresión Antonio Apariciones Marianas - María sigue la humanidad
Antonio Purgatorio - Hermanos que tienden una mano Antonio Santuario de Oropa - El corazón de María
Antonio La Esperanza - ¿Por qué Esperar? Antonio La Amistad - Un verdadero sentimiento
Antonio Paraíso - Voy a preparar un lugar Antonio Milagros - Signos de la presencia div
Informes:  monastery@tiscali.it Numero accesos: visite  
San Antonio de Padua Derechos reservados