Viaje interior

Angela

Camino

Gracias a las palabras de mi maestro, cada día conozco nuevos pensamientos que me iluminan y al mismo tiempo me sacuden en mi caminar: ..."¡Lo importante es ganar la batalla global, la de la vida! No es tan importante perder o ganar una batalla, pero sí lo es ganar la guerra".

La calle del abandono

Se gana en equipo: Dios, Yo y los demás... Después de haberlo experimentado, he aquí el camino para abandonarse.

"La sumatoria del todo es lo que define a una persona y no sus características particulares... Esto es; puedo ser un hábil y experto científico o un hábil y experto profesor, pero ser un infeliz como ser humano. ¡La serenidad, el gozo, la esperanza, la confianza son lo que vale! ¡La calidad de la vida no siempre está en directa relación con la posición económica!".
"¿Qué significa vencer la batalla global?: Voy a tomar mis defectos y mis virtudes. Si voy hacia lo más alto he vencido, si me vencen los defectos, ¡doy asco!!!". "La misma premisa vale para el hacer: Vale más hacer un poco de todo y saberse desenvolver. Con un Conocimiento más amplio, puedo hacer más y no tanto cuando me especializo en algo en particular".
"La fe da la esperanza: ¡nada me oprime porque sé que de por medio sólo hay una cuestión de tiempo! La fe es la cosa más bella y más grande que Dios ha inventado porque quita la opresión del corazón, crea aliados!!!".
"¡El hombre no puede ir a menos, no puede prescindir de la fe porque es de ella que extrae el coraje y el alimento del coraje mismo!!! No cuenta ya quién se halla enfrente, aunque se tratara de un ejército".
"Desde este momento en adelante lo que hago lo pongo en las manos de Dios (abandono) y después sería ridículo tener miedo. Yo, no quiero obrar solo, ¡Conjuntamente ganamos: yo+dios+otros!".
Ahora más que nunca me identifico con el siguiente párrafo del libro una mirada sobre la Alma p. 81: "Abandonarse es cosa entrañable, porque es necesario tener el amor y la confianza que muchas veces vacilan en situaciones difíciles, donde la mente humana hace reaflorar la duda y con ella el desaliento que sacude hasta lo más profundo. La humanidad sobresale entonces y nos grita todo el Temor; sabe que nada puede con sus fuerzas y espera con ansiedad el paso del tiempo; en ese momento el espíritu se halla en una oscuridad que se hace cada vez más obscura. "En esta hora de angustia es necesario refugiarse entre sus brazos. ¡Su impulso derrota a nuestra humanidad, domina los acontecimientos, nos da tranquilidad en la aceptación del cotidiano!.

Mensajes de consuelo de mi maestro para mis momentos de desaliento:
"¡La esperanza es la fuerza de la fe, lucha con coraje porque no está sola! Eres fuerte y todavía no lo sabes. Tocarás con tu mano el poder de Dios. ¡Mantente en paz!"..

Una legión de ángeles a tu lado

Mi maestro me sacude con sus palabras: ..."alguno supuestos, algunas cadenas las he roto: ¡Estoy madurando! Ya he podido reconocer aspectos míos que antes no conocía".
"¡Hago mi trabajo sin juzgarlo, no me pongo ni dentro, ni fuera, como si observara a través de una ventana! Hago con el corazón, con todo sinceridad y honestidad mi deber, sin maldad, sin envidia y sin pisotear los demás. No miro como obran mis colegas, o lo que dicen, o si atienden a más clientes que yo, o si soy más activos o más inteligentes; o si saben más cosas que yo, etc. ¡Lo que logro hacer, con toda honestidad, hago!". Ciertamente mi relación para con ellos irá cambiando.
No me creo ninguna dependencia. Así las cosas vendrán tranquilamente. Yo sé cuales son mis fuerzas. Y, de todos modos, tengo una legión celeste a mi lado. Yo valgo porque valgo: ¡Más autoestima menos orgullo!
"Hago oración y me reservo tiempo (especialmente los fines de semana) para la lectura, para la computadora y para dedicarme a mi trabajo en modo productivo, aprendiendo una cosa por vez, lo que realmente me sirve. ¡No causa fatiga lo que no considera pesado!".

Martes 20
Recuperación del trabajo... "Si yo tengo verdaderamente el deseo interno de ayudar los demás pido a mi ángel (dado que está a mi lado) que me ayude a dar las respuestas correctas, que me ilumine".
A pesar de mi resistencia a la fatiga, ya no podía ser de otra manera fue entonces que entró en mí el fuerte deseo de salvación.
Verás que desde ahora en más siempre será así: ¡Nada me golpeará y haré las cosas naturalmente!
"¡Ésta es la paz del corazón: actuar naturalmente, sin dramas ni exaltación!"
En efecto, a pesar del gran esfuerzo que significó reafrontar una realidad laboral que había dejado repentinamente hace tres meses, con todo lo que mi orgullo y mi amor propio no acepta aún, la única fuerza que me hace seguir adelante es la certeza y la confianza de tener este grupo a mi lado. En algunos momentos, cuando todo parecía caer yo he advertido su sostén y su presteza para actuar ¡Aún cuando no los invocaba!.

   Wordpress

Te podría interesar