Santa Isabel

#

Milagros

Relatio miraculorum «Incipiunt miracula sancte Elyzabet»

Cura de un niño nacido ciego

8 Abril 1232. El niño Theodoric, nacido ciego y con las órbitas completamente cerradas, recupera la vista a cinco años, mientras ora sobre la tumba de Isabel, en Marburg. Lo declara que la madre bajo juramento, lo confirman el sacerdote de la capilla Goffredo y algunos ciudadanos de Marburg, de los cuales Ermanno, Alberto y Ditmaro. Es testigo el mismo maestro Corrado, que ha comprobado en persona e interrogado a los testigos.

Resurrección de un niño

16 Octubre 1232. La señora Lutgarda, de la diócesis de Magonza, declara bajo juramento que su hijo de tres años murió por una enfermedad aguda. Su cuerpo yacia frío. La abuela Berteide invoco insistentemente al Señor y pide el intervento de Isabel, promete llevar cada año una precisa ofrenda a su tumba y de dar una contribución al hospital San Francesco en Marburg. En los albores del tercer día el niño comienza a respirar y comenzo a moverse. En la tarde ya hablaba. Lo confirman su madre Lutgarda, la abuela Berteide, el padre Corrado, el abuelo nselmo y la hermana Bertheit. Ratificado por el Obispo.

Cura de una niña jorobada y escrofulosa

24 Junio 1232. curación de una niña jorobada y escrufolosa (enfermedades infecciosas de la Naturaleza tuberculosa que aparece sobre todo con la ampliación de las glándulas linfaticas), de nombre Beatrice. A la edad de nueve años declara la madre Sofía bajo juramento-Beatrice fue atacada por un mal extraño en todos sus miembros. Después de dos años y medio de la enfermedad, expresó una visible joroba sobre los hombres y una escrofulosis sobre el pecho, tanto de volverla gravemente deforme y casi paralizada.
Ha lugar un pregrinaje al sepulcro de Isabel, con generosas donaciones. Pero nada! La madre Sofia protesto contra Isabel, amenazando de persuadir a los fieles de visitar su sepulcro. Y emprende el camino de regreso. Beatriz sufria mucho y sudaba frio.
Se durmio muy cansada. Cuando se desperto declaró que se le había aparecido en el sueño de una dama de cara bonita que, con sus delicadas manos, le acariciaba todo el cuerpo deformado, mientras le susurraba: "levantate y camina!". La niña se levantó temblorosa y banada de sudor. Estaba curada y sin una tracha de sus males. El grupo regresó, a la tumba, a dar las gracias a Elisabeth. Lo declaran bajo juramento la madre Sofia y el padrino Embrico. Lo confirma Guntramo (que habia asistido el infierno en la casa por 7 meses), Ebordio, Corrado, Federico, Volvinio, Bertoldo y Alberto de larbach. Nosotros mismos - afirmaron los jueces eclesiasticos-escuchamos los testimonios y vimos la nina perfectamente curada.

Cura de una joven paralitica

7-9 abril 1232. Cura de una joven que se volvio coja a la edad de 16 anos, el 6 de octubre de 1231. Se llamaba Bertranda di Buttigler, de la diocesis de Erbach. Bajo la invasion de la enfermedad, la joven no lograba mover sus miembros y ni siquiera a caminar. Su madre Gertrude, despues del sermon del maestro Corrado di Marbug en la capilla del hospita, fue espectadora de un milagro en el sepulcro de Isabel. Penso entonces a su hija, que habian dejado a casa. Pide a la anciana Gutta de asociarse a ella en el pedir la intercesion de Isabel. En el mismo dia, viernes santo, Bertranda comenzó a estar mejor y se recupero totalmente. Lo declara bajo juramento su madre Gertrude, lo confirman en todos los particulares el sacerdote del lugar Erkenboldo, que estaba enterado de todos los hechos. Concuerdan otros testigos, como Corrado di Buttegler y Trageboto, policia.Nosotros mismos- afirmamos los jueces eclesiasticos- hemos escuchado a los testigos y hemos visto la joven perfectamente recuperada.

Cura de un joven paralitico

1-2 junio 1232. El hijo de Valter e Irmentrude, de la diocesis di Magonza, a la edad de 12 anos fue invadido de una enfermedad que lo vuelve deforme y le obstaculiza en sus movimientos. había desarrollado bultos gigantes en el costado derecho, con diversos tipos de daños y tumores, hundimiento de la pelvis y de las extremidades inferiores Después de dos años, incluso sus brazos fueron perdiendo funcionalidad. Como única esperanza, programaron una peregrinación a la tumba de Isabel. El Jueves Santo estaban allí en oración. El joven comenzo a sentirse mejor. Ellos hicieron una nuevo peregrinación en el período de Pentecostés. Durante el viaje el muchacho comenzó a caminar y sentirse mejor. Llegando a Maburg toco la tumba y enseguida el brazo se curo. En el viaje de regeso el joven se curo completamente. Lo atestiguaron hasta los padres de el y los demas, como Volperto, Enrico, hartmudo, que conocieron los hechos: habian visto al joven sano, lo habian visto por anos y despues lo vieron curado.

Resurrección de un joven ahogado

4 julio 1232 El soldato Enrico, de la diocesis de Magonza, firmo bajo juramento que un joven de 18 anos, entrando en el rio Weltr para pescar, fue tragado por el agua bajo los ojos de todos. Algunos solo despues de mucho tiempo lograron recojerlo. Lo acostaron en la barca e intentaron de hacer salir el algua de sus pulmones, metiendolo cabeza boca abajo. No vieron ninguna senal de vida. Gritaron su esperanza a Isabel, implorando su intercesion. El joven comenzo a respirar y recupera la vida. Lo confirma bajo juramento el soldato Macardo, hermano de Enrico; lo mismo el molinero Corrado, que intervino para salvar al joven.

Resurrección de un joven muerto

25 Julio 1232. La señora Lutrude de Rudene, de la diócesis de Magonza, un día se encontró con que su hijo de tres años y medio, llamado Wezelino, habia muerto de bastante tiempo. Abrazo fuerte su cuerpo, entre lamentos y lágrimas. Pidió entonces a los vecinos para ayudar a preparar el vestido para la sepultura. Sin resignarse, la madre clamó Isabel para que intercediera por él, acompañando la oración con de promesas. Al final de la tarde el niño dio señales de vida y a la medianoche estaba bien, pasaron asi cinco días! Lo afirma la madre Lutrude bajo juramento. Lo jura también Irmentrude, una de las vecinas que prestaron asistencia. Asi como Corrado, de la misma aldea. Nosotros mismos-afirman los jueces eclesiásticos -hemos visto el niño vivo y perfectamente sano.

Cura de joven ciego de un solo ojo

15 Junio 1232. El niño Enrico, hijo de Enrique de Gruninberch, nació normal. Pero pronto desarrollo un absceso en el ojo izquierdo. Este mal desaparece después de seis semanas, y quedó como un velo sobre su pupila, por lo que el niño no veia nada con ese ojo. El niño tenia nueve años y estaba ciego de ojo izquierdo. El Padre acompaña al niño a la tumba de Isabel con confianza y para invocar su intercesión, mientras el niño apoya la cabeza en la tumba. El velo de el ojo se dividio en dos partes y comienza a recuperar la vista. Despues de 8 dias el nino veia perfectamente con el ojo del que estaba ciego. El asombro de todos era grande. Lo testificó bajo juramento el padre, Hartmodo, Valter, Irmentrude y otros que fueron conscientes de los hechos.

Cura de una joven cubierta de ulceras

La niña Hadewige, a la edad de nueve años, fue cubierta por úlceras en el cuello, hombros, piernas, etc., de las cuales fluian mucha pus. El vestido se pegaba al cuerpo y los perros corrian a lamer sus ropas. Después de cuatro años de sufrimiento, la abuela Guta hizo votar para ir a visitar la tumba de St. Isabel y de hacer una oferta. Fueron juntos, y durante el viaje de regreso la infección comenzo a disminuir y en breve tiempo la joven se curo. Lo declararon bajo juramento la abuela Guta di bidencao, su marido berberto y otros testigos directos, Bruno, Adheleit, Diemodo, Siboto, Enrico.

Te puede interesar