Santa Teresa

#

De Lisieux

La vida cristiana es un camino que se articula hacia el Padre con el sostenimiento de la gracia del Hijo de Dios, en cuanto seamos necesitados de la ayuda necesaria para sostenernos en el camino.

El drama de su vida

El pecado, sea aquello que nosotros cometemos, sea aquello que los demás cometen, nos estimula al mal, es más, se solidifica en estructuras que nos condicionan e intentan pervertirnos. Son agresiones constantes, violentas y diabolicas que atentan contra nuestra condición de hijos de Dios.

En este drama nosotros atravesamos el tiempo de nuestra vida, para el cual se necesita orar y trabajar para que el Señor nos conceda el milagro de la santidad, es decir, el descubrimiento cotidiano de no poder hacer a menos de Jesús, de no tener más amor que El.

Teresa, en su terrible pasión de sus últimos meses de vida, hizo las más tiernas profesiones de amor y de confianza hacia Dios, proque aprendió a conocerlo como Padre y a entregarse confiadamente y obstinadamente a Su mano, no obstante las tinieblas del sufrimiento.

Dios tal vez por medio de sus hijos más amados pide la tarea más alta, más difícil, pero más querido a su corazón de Padre, es decir, ofrecerse a si mismos para la salvación de los hermanos.

Teresa ha dicho sí, un sí entero, a nombre de todos nosotros. Con su SI Teresa fue arrojada completamente a los brazos de Dios, el único que la podía amar eternamente amar.

La experiencia de teresa es un poco desconcertante. No fue entendida por sus hermanas que mitigaron el mensaje. No fue comprendida por los lectores encantados de la "Historia de un alma" pensaban en una santidad demasido floja y fácil. Al proceso de beatificación se dudó de la heroricidad de sus virtudes, tan ordinaria que parecía su vía. Teresa transmite su mensaje con un lenjuage desarmante, no usa términos abstractos e indudablemente no es solo una grande santa sino que es también una grande maestra de espiritualidad y de doctrina. Hans von Balthasar ha hablado de "existencia teológica", en cuanto a que toda su vida ha demostrado en modo esencial las verdades extraordinarias.

Teresa siente el poder alcanzar con su amor a quien se encuentra en la necesidad. Percibe de tener un lugar en la Iglesia, el mismo lugar que ocupa el Señor, el lugar del Amor que se expande en todos los templos y en todos los lugares. Amor que vuelve a Teresa misionaria por excelencia: ella está convencida que "un alma inflamada de amor no puede permanecer inactiva".

El mundo se salva de rodillas, lo salvan quienes deciden de ser como niños. Cuántos aceptan como gracia descubrir los propios límites y de transformarlos en grandeza, en una invocación al Dios clemente y misericordioso. ¿Cuántos hacen experiencia que el Señor nos ama a causa de nuestros límites? ¿Cuántos hacen suya la expresión de S. Pablo: "pongo mi fuerza en mi debilidad"?

La espiritualidad de Teresa revive en aquellos que la sienten hermana y patrona y son capaces del abandono, de aoger la vida como la tierra hace con la smeilla y esperar con paciencia los colores de la primavera con los perfumes del tiempo pascual y el calor del verano. Con la esperanza de saber esperar el sereno y de tener la fuerza de sonreir por la tormenta que altera los planes y crea daños. Con la continua voluntad de acoger, esperar y acepatr el Misterio en la total confianza en el Señor.

Volvemos a invitar

Si la oración ha despertado un mínimo interés, como medio único e indispensable, para establecer una relación con Dios, la Virgen María, Jesús y reestablecer una relación armónica con tu cuerpo y en las relaciones interiores de la sociedad, acepta la invitación de Jesucristo, pincha aquí encontrarás a un maravilloso grupo de oración hecho adrede para tí. Podrás, desde tu cuarto, unirte espiritualmente a muchos estupendos hermanos esparcidos por los cinco continentes, y tu vida cambiará.

Rellena el formulario y recibirás en tu casa, sin coste alguno, el folleto "Monasterio Invisible de Caridad y Fraternidad". Los datos enviados están tutelados por ley y son considerados reservados.

Te puede interesar