Pecado


Pecado

Pecado

Caída

La historia de la iglesia está llena de ejemplos de hombres y mujeres que caminaron bien, pero luego cayeron profundamente en el pecado.

Quien piensa que es tan fuerte en su fe que no puede caer en un pecado está en grave peligro, porque está cegado por su orgullo.

Únete a nosotros

Malicia

El mundo es enemigo de Jesucristo. Lo dice el Señor: "el mundo me ha odiado". Y lo ha odiado tanto que no le ha dejado un minuto de tregua, ni siquiera cuando lo ha visto agonizar sobre la cruz: lo ha perseguido, lo ha ridiculizado, lo ha ofendido, ¡le ha herido el Corazón también allá arriba! ¿Por qué? Porque Jesús es la bondad, la caridad, la pureza, la humildad. El mundo no entiende lo que sabe de virtud, porque todo está impregnado de malicia y pecado: y por tanto se rebela; es hijo del diablo y mueve guerra, guerra despiadada a los hijos de Dios. Ha perseguido a Jesús, perseguirá a sus fieles hasta el último día. Es evangelio.

El mundo es enemigo de las almas. Las almas son la gran conquista del amor de Jesús. El mundo odia a las almas y quiere destruirlas: esclavo de la materia, quiere que triunfe la materia. Hace suyo el grito del impío: "Quiero coronarme de rosas, quiero correr de loco sobre todos los campos del placer". Y su vida es pasión de sensualidad, es codicia de ojos, es orgullo sin medida: todas cosas que de ninguna manera pueden venir del Padre del cielo. El mundo es tierra y se sacia de tierra. En cambio el alma, chispa de Dios, no puede descansar sino en él, espíritu perfectísimo. De ahí la lucha constante, diaria, sin tregua entre el mundo terrenal y el espiritual.

¡Huyamos del mundo! El mundo es como el diablo: es un león que recorre la tierra rugiendo en busca de presas. Sus caminos no son estrechos y estrechos, sino anchos, tan amplios y, según la palabra de Jesús, conducen a la perdición. Es natural. Jesucristo es el Salvador del mundo; si el mundo ataca al Espíritu de Jesucristo, sus palabras y sus obras, quiere decir que lleva la muerte allí donde el Hijo de Dios llevó con su muerte la vida, y por eso San Juan Evangelista grita: "No améis al mundo, porque si amáis al mundo, no está en vosotros el amor del Padre". Ni angustiémonos si el mundo goza y si, por otra parte, la tristeza invade nuestra alma: llegará el día en que las partes serán invertidas, y será para nosotros la conquista de la alegría sin fin..

Escándalo

El escándalo es el arma del diablo. Como el Señor va sembrando en los surcos de la tierra la semilla del bien, así el diablo va sembrando la semilla del mal; por esto en los campos de las almas se ve, cerca del buen trigo lleno de alegres promesas, la hierba mala que amenaza toda la cosecha. ¿Recordáis la respuesta de Jesús? "Los siervos fueron a su amo y le dijeron: "Señor, ¿no has sembrado buena semilla en tu campo? ¿Por qué hay cizaña?". él respondió: "El enemigo ha hecho esto" (Mt 13,27). El hombre enemigo ha elegido el escándalo como arma de predilección. He aquí, un alma que mueve serena los primeros pasos hacia el monte de Dios: en el corazón todo es un canto a la bondad y a la belleza del Señor; de repente, a traición, un empujón, un tropiezo... y el canto se convierte en desesperación, en blasfemia, en llanto. Ha vencido al enemigo.

Pero hay otra mina que se hace cómplice de la caída del alma y que, como el diablo, que fue homicida desde los comienzos, se abalanza con la fogata de una serpiente contra este santuario de Jesucristo, y sacralmente lo profana. El alma encierra en sí un tesoro de inmenso valor: la inocencia; y es este tesoro el que es blanco del enemigo, que hace de todo para ensuciarlo. Para aquel alma, convertida en blanco del tentador, Jesús vuelve a ensanchar los brazos sobre la cruz, a ofrecer la frente a las espinas, a derrotar al enemigo.

Defendemos a Jesús. Quien asesina un alma mata al Señor, pero al salvar un alma defendemos al Señor. El escándalo es doble pecado, y doble injusticia: contra la criatura y contra el Creador. ¡Ay! Es grande la amenaza de Dios, y las pobres víctimas le gritan con voz más fuerte que la sangre de Abel, la víctima de Caín. Pongamos freno al escándalo, para no permitir que una vez más se atengan a la vida del Señor. Edifiquemos a los hermanos con la luz de nuestra vida y, en lugar de ser como la peste en medio del trigo, nos convirtamos en espigas ricas en frutos que emanan el buen olor de Jesucristo.

Respeto humano

Jesús quiere almas firmes. l ha condenado a aquellas almas débiles que, con tal de no hacerse violencia, sin sufrir restricciones y persecuciones, intentan conciliar el bien con el mal, la luz con las tinieblas. Tanto más cuanto que es vano aquello a lo que muchos se aferran el de no actuar así que en las pequeñas cosas. Ilusión: ¿Quién es débil y cobarde en lo poco, lo será con mayor razón en lo mucho. ¿Y qué? Hoy se tiene miedo de marcarse en público con la señal de la cruz, mañana se aplaudirá a quien blasfema a Jesús bendito. ¡Delante de los lobos hay que gritar!

¡Ay de quien se avergüenza de Jesucristo! En el día decisivo se avergonzará de nosotros. Su amenaza no pasará. Como a las vírgenes necias, que llegan tarde al banquete del esposo, él dirá a estas almas cobardes: "¡No os conozco!". Y en vano tocarán la puerta de la felicidad. Tampoco la condena podría ser más justa: han aplaudido a Barrabás, lo han llevado en triunfo, y Jesús lo han arrojado con la sentencia de la cruz. Han ido orgullosos del mundo, que odia, ofende, mata, profana; se han ruborizado por el rostro desfigurado del Hijo de Dios crucificado, por sus palabras de dulzura y santidad. ¿Qué van a exigir a la hora del juicio?

¡Bienaventurado el que sufre persecuciones por Jesucristo! El que ama y no se avergüenza; no tiene miedo el que ama, tiene el corazón más fuerte que la muerte. Jesús lo dijo: quien ama a Él será odiado por el mundo; aseguró persecución a quien quiere ser su discípulo. ¿Entonces? El Evangelio es lo que es: nos corresponde a nosotros elegir si vivirlo o no con la pasión de los hijos de Dios. San Pablo escribía que no se ruborizaba del Evangelio, y cuando hubo que dar testimonio del Evangelio, ofreció la cabeza a la espada del verdugo. Y fue santo a los ojos de Dios y a los ojos de los hombres que entonces, como hoy, vieron y creyeron.

Oscuridad y luz

El alma en pecado es una fuente de horror para Dios, para los ángeles, para los santos. ¿A quién no le repugna la oscuridad? El que ha ofendido gravemente al Señor es todo oscuridad: como si Jesús no hubiera muerto por él, como si la redención no hubiera tenido lugar. Dios encuentra su deleite en permanecer con los hijos del hombre, pero cuando son hijos. ¿Y puede ser un hijo que abandona la casa de su padre, después de haber despreciado las llamadas de su padre y las lágrimas de su madre? "Te vestí de luz", dice el Señor, "te hice un poco más bajo que los ángeles: ¿por qué me has tratado así? Permanece en tu orgullo. Y la soberbia lleva a la disolución, a la pobreza, al abandono: se acaba comiendo bellotas, por haber renunciado al alimento de Dios. Y entonces uno piensa con nostalgia en los días de luz.

El alma en gracia emana y vive en la luz de Dios. ¡Qué feliz era! La vida, incluso en su dureza cotidiana, me parecía tan serena y armoniosa. Pensar en el Señor era un descanso delicioso: en la oración me abría suavemente a Él, a quien sentía latir en mi corazón, y me parecía que Él, con una mano suave, curaba misericordiosamente las heridas de mi alma. Miraba la vida sin preocupaciones, pensaba en la muerte sin miedo. Aprecié el regalo de Dios. Y hoy, ¿qué voy a hacer? Quiero volver a la casa de la felicidad: ¡quiero presentarme a mi Padre! Me está esperando: sus brazos están abiertos y su túnica blanca está lista. Confesaré mis faltas, detestaré mi orgullo, volveré a la vida. En el sacramento de la penitencia Jesús me ha preparado la oportunidad de la salvación.

Permanezcamos en gracia, ¡es tan bueno vivir en la luz! ¡Qué fea sería la creación, de día y de noche, si de alguna manera no triunfara la luz! ¡Qué fea es el alma sin la luz de Dios! La gracia es luz: dejemos que la luz entre en nuestros corazones. Es la verdadera riqueza que no sufre el daño y los efectos del tiempo; es la riqueza mejor ganada. La gloria del cielo dependerá de la medida de gracia que adquiramos en los años de prueba: no nos quejemos, pues, de las dificultades y de las pruebas, son un alimento saludable para el brillo de nuestra alma y para la conquista de la alegría eterna.

La espera dolorosa

El purgatorio es la justicia. El Señor es tan bueno que el alma, si sabe meditar, se conmueve hasta las lágrimas. La vida de Jesús es una estupenda revelación de bondad. Bondad que se ilumina con el dolor más amargo, fruto del amor más puro.

Pero, ¿no es ésta una razón más que obvia para que, en el último día, podamos exigir al Señor una estricta cuenta de cómo hemos tratado su bondad? Dios es bueno, infinitamente bueno, pero también es infinitamente justo. Por eso nos examinará con el ojo que escruta los sentimientos más íntimos, sobre nuestra fidelidad a su gracia.

Pecamos, somos perdonados, y volvemos a caer... Cuando resucitamos, por su misericordia, seguimos afligiendo su Corazón con una sucesión de ingratitudes. Y, sin embargo, no queríamos mortificaciones ni cruces. ¿No es justo que el Señor restablezca el orden perturbado en el Purgatorio?

También es misericordia. Sería terrible que, entre el Paraíso y el Infierno, no existiera el Purgatorio. Como no se entra en el Paraíso con la más mínima sombra de culpa, para la mayoría de los cristianos sólo quedaría abierto de par en par el abismo del Infierno. En cambio, el Señor, en su deseo compasivo de salvar a sus hijos, les da la oportunidad de llevar a cabo, más allá de la vida, la purificación que no pudieron o no quisieron realizar en su viaje terrenal. Quiere que seamos perfectos, quiere que seamos copias fieles de él, que se convirtió en modelo para los viajeros: sólo así, en el Corazón de Dios, podemos tener toda la dulzura de la felicidad.

Anticipemos, pues, el purgatorio, cooperemos con el Señor para que las almas sean bendecidas. ¿Por qué esperar más allá de la vida, en la cruz de los tormentos inefables, a que amanezca para nosotros el día del triunfo? ¿Por qué retrasar la hora del descanso, de la luz, del amor? Cada mínima expectativa en la puerta del Paraíso será un dolor que no tiene igual aquí abajo. Oh, corramos a la penitencia, acojamos el dolor con alegría, ejerzamos las obras de misericordia, y usemos así nuestras almas para una gran misericordia. Anticipemos el Purgatorio para acelerar nuestro Paraíso.

Volvemos a invitar

Si tu corazón está ansioso por hacer algo por los hermanos que sufren por el sufrimiento o la soledad, puedes suplicar con ardor al Señor. La oración es una de las formas más altas de caridad.

Si buscas a otros maravillosos hermanos que puedan unirse a ti en la oración en un solo corazón, entonces visita el sitio de Monasterio invisible de caridad y hermandad. Allí encontrarás una familia dispuesta para darte la bienvenida con los brazos abiertos.

Si deseas aceptar la invitación de Jesús, o simplemente quieres intentar rezar desde tu casa, haga clic aquí y encontrarás muchos hermanos maravillosos dispuestos a unirse espiritualmente en una gran oración de intercesión.

Si deseas recibir el librito de oración rellene el formulario y lo recibirás en tu dirección sin incurrir en gastos ni obligaciones de ningún tipo más que la de la oración. Los datos enviados están protegidos por la ley y se consideran confidenciales.