San Agustín

caridad

Caridad

Si conoces el amor, conoces algo que también depende de lo que aún no conocemos.

En el significado de las Escrituras, es la caridad que se manifiesta; en aquello que no se entiende, el amor está oculto.

San Agustín y la caridad

Cualquiera que siga una vida de caridad, posee lo que es obvio y lo que se oculta en la Escritura divina. Por lo tanto, hermanos, practicar la caridad, es la unión dulce y saludable de las almas, sin la cual el rico es pobre y con la que los pobres son ricos. En la adversidad que perdura, en moderada prosperidad, en medio del duro sufrimiento es fuerte, en las buenas obras es hilarante; en las tentaciones que es muy segura, en la hospitalidad es inmensa, entre hermanos verdaderos encantadora, en la falsedad muy paciente. Qué grande es el amor! Es el alma de los libros sagrados, el poder de la profecía, la salvación de los misterios, el poder de la ciencia, el fruto de la fe, la riqueza de los pobres, la vida de los que mueren.

Hay algo tan magnánimo como para morir por los impíos? Hay buena voluntad en el amor a los enemigos? Es la única que no sufre por la prosperidad de otras personas, ya que no es celosa. Es la única que no se enorgullece de su prosperidad, no se hinche. Es la única que no siente el aguijón de la mala conciencia, porque no actúa imprudentemente. En medio de los insultos que son seguro; dirigidos por el odio, es beneficiosa; frente a la ira, y pacífica; entre los escollos, incapaz de hacer daño; de iniquidades, gemidos; en la verdad, respira. Que hay más fuerte que la caridad, no corresponde a la mayoría de los delitos, sino debe tratar? ¿Qué hace el más fiel, no se envanece, sino en la eternidad? Por tanto la caridad todo lo excusa en esta vida, porque todo lo cree de la vida futura; y todo lo soporta del mal que hay en la tierra, porque pone su esperanza en aquel que prometió el cielo: con razón, nunca falla. Sigue, por tanto, orientado hacia el bien: cultiva los pensamientos sagrados que inspira, hace justicia. Y si, en elogio de la caridad he utilizado más material del que he sido capaz de exponer, su conducta será la prueba. Conviene, de hecho, que el hablar de un viejo no sólo sea serio, sino también corto.

Todo el mundo es tal como es su amor.
Si existe en ti amor al mundo, no puede haber amor a Dios. Mantén el amor de Dios, para que permanezca para siempre, como Dios es eterno. Cada uno es como el amor que siente. Amas la tierra? Serás tierra. ¿Amas a Dios? Deberías concluir: serás Dios pero no me atrevo a decirlo a mí mismo y escuchar la Escritura: "Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo". Así que si queréis ser dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo, no quieras amar al mundo y lo que hay en el mundo.

Todo el mundo vive en lo que ama.
Es donde tenemos el corazón donde habitamos: ¿Quién ama al mundo, por lo tanto, merece ser llamado "mundo", por el nombre de la morada donde habita. Como cuando se dice que una casa es buena o mala, no queremos condenar o alabar las paredes de una casa, sino decir que una casa es buena o mala, nos referimos a los que viven allí; por lo que llamamos mundo cuando queremos designar a los que viven allí y añadimos. ¿Quiénes son? Ellos son los que aman el mundo: son ellos los que viven con el corazón en el mundo. Sin embargo, aquellos que no les gusta el mundo, pero están en el mundo con la carne, mas con su corazón habitan en el cielo, como dice el apóstol, "nuestra ciudadanía está en los cielos".

Ama y haz lo que quieras.
Nos encontramos con un hombre obra llevado por la caridad y un tipo que razona de acuerdo a la maldad. Un padre golpea a su hijo y un comerciante de esclavos en cambio los trata con respeto. Si pones por delante estas dos cosas, golpes y caricias, no prefieres las caricias y huyes de los golpes? Si pones la mente en las personas, los éxitos se deben a la caridad, las iniquidades engañan . Consideremos ahora lo que enseñamos aquí, a saber, que los hechos de los hombres no se diferencian excepto en la raíz de la caridad. Hay muchas cosas que, de hecho, puede ser que tengan buen aspecto, pero no proceden de la raíz de la caridad: incluso las flores tienen espinas; algunas cosas parecen ásperas y duras; pero son así, para establecer una disciplina, bajo el mando de la caridad. De una vez por todas, a continuación, se ve obligado por un breve precepto: ama y haz lo que quieras; si callas, calla por amor; si hablas, habla por amor; ya sea que corrijas, corrige por amor; si perdonas, perdona por amor; Es la raíz del amor en ti, porque a partir de esta raíz no puede proceder otra cosa que no sea el bien.

Sólo la caridad distingue las buenas obras de las que no son.
Examinas con los nudillos los vasos de barro, para asegurarte que no tienen grietas y no suenan mal: compruebas si obras bien, para comprobar la caridad.
Ves las grandes obras que hace el orgullo: ves cómo son tan similares y casi iguales a las de la caridad. La caridad no solo ofrece comida al hambriento, sino que también lo hace con el orgulloso: la caridad hace esto para que el Señor sea alabado, el orgullo lo hace para alabarse a sí mismo. La caridad viste al desnudo y lo mismo ocurre con el orgullo; se ayuna por caridad, pero también por orgullo; la caridad entierra a los muertos, pero también los entierra el orgullo. Todas las buenas obras que la caridad quiere hacer las hace, por el contrario, el mucho orgullo, las saca en torno al igual que sus caballos. Qué significa? Lo que no alcanzamos a comprender, lo encontramos en las obras. El que no ama siente lo que el Apóstol dice: "Si reparto todos mis bienes a los pobres, y si doy mi cuerpo para que sea quemado, pero no tengo amor, de nada vale la pena para mí." La Sagrada Escritura, pues, por esta demostración exterior nos invita a volver dentro de nosotros mismos; de vuelta en nuestra interior por esta superficialidad que hace alarde de sí mismo delante de los hombres. Volviendo al interior de la conciencia, nos preguntamos. No se fija en lo que florece por fuera, sino e la raíz que se esconde en el suelo. Has echado raíces en la codicia hacia el dinero? Puede ser que haya una apariencia de buenas obras, pero en realidad las buenas obras no están allí. Si has echado raíces en la caridad? Ten la seguridad, ningún daño puede resultar.

Sólo el amor distingue a los hijos de Dios de los hijos del diablo. Si todo lo señala, canta el Aleluya, recibe el bautismo y entra en la iglesia, si están construyendo las paredes de las basílicas, solamente la caridad distingue a los hijos de Dios. Este es el gran criterio de discernimiento. La caridad es la piedra preciosa, sin lo cual no habrá nada bueno en todo lo que poseas; pero si tienes caridad, será suficiente.
Haz tu elección: ama! Esta es, de hecho, la fe que distingue a los cristianos de los demonios .. Este fuego nos impulsa hacia arriba, nos levanta, al cielo... Dondequiera que un objeto se este quemando, su llama no conoce otra dirección que no es el cielo. Por lo tanto usted inflámate en el espíritu y quémate con el fuego de la caridad. Lucha por ser ferviente en las alabanzas divinas y en la conducción de la vida, tienes que ser bueno en el más alto grado. Puede ser que uno sea caliente y otro frío. Bueno, ¿Quién inflama al que tiene frío, quemándose sólo quiere esperar que su calor crezca y ora en busca de ayuda. El Señor está dispuesto a dar, abramos nuestros corazones y estemos dispuestos a recibir.

¿Cómo se puede estar en paz, sino con aquellos que sinceramente aman? ¿Quién puede ser lento para la ira, permaneciendo firmes en la bondad, sino el que ama fervientemente? Como se puede decir que es benigno quien no ama al que lo rescata? ¿Quién es bueno si no ama a quien cae? ¿Quién puede ser creyente de una manera sana, si no fuera por la fe que lo hace actuar por amor? ¿De qué sirve ser manso, si la mansedumbre no es inspirada por el amor? Y cómo podrá ser continente de aquello que lo contamina, si no ama lo que le ennoblece? ... Sin amor, todo lo demás es inútil, mientras que el amor es inconcebible sin las otras buenas cualidades con las que el "el hombre llega a ser bueno.

La caridad es un don que el Espíritu Santo derrama en nuestros corazones.
De donde proviene en los hombres el amor de Dios y del prójimo si no es de Dios mismo? De hecho, si no viene de Dios, sino de los hombres, sería la victoria de los paganos; pero si se trata de Dios, nosotros ganamos los paganos. Por lo tanto actuar como juez en medio de nosotros, el apóstol Juan, dice: "Amados, amémonos unos a otros." Es en estas palabras de Juan los paganos elevan su orgullo y dicen: ¿Cómo puede este raro precepto, si no es por nosotros mismos que tenemos el derecho de amarnos unos a otros? Pero el mismo Juan les confunde con las siguientes palabras: "Porque el amor viene de Dios." Por lo tanto, no procede de nosotros, sino de Dios.

Elevaciones.
Oh Dios, que eres amado por todos los seres que pueden amar, sean conscientes o no; Oh Dios, a quien abandona y va en ruinas, pero lucha por amar a quien ve y posee; Oh Dios, la fe nos estimula, la esperanza nos ensalza, la caridad nos une: Que solo te ame ahora y sólo a Ti te siga, que acabe de intentar y esté dispuesto a estar sujeto solamente a Ti, a Ti solo con obras de Justicia, quiero estar a tu derecha. Manda y pide lo que quieras, por favor, pero sana y abre mis oídos para que pueda escuchar Tu voz. Sana y abre los ojos para que vea tus signos. Aparta los movimientos irracionales para que pueda reconocerte. Dime en qué dirección tengo que mirar para poder ver, y espero ser capaz de realizar todo lo que Tu mandes. Libra, por favor, a tu esclavo fugitivo, Señor, y Padre misericordioso.

Te gustaría saber