San Alfonso

Caridad

Caridad

En este mundo no nos quedamos mucho tiempo; pero en este corto período de tiempo son muchos los problemas que tenemos que sufrir:

El hombre, nacido de mujer, tiene una vida corta que está llena de muchas miserias. Tenemos que sufrir y cada uno tiene que sufrir, tanto los justos como los pecadores: cada uno tiene su cruz. Quien la lleva con paciencia se salva, quien la lleva con impaciencia se pierde.

La caridad es paciente

En la Iglesia de Dios, San Agustín dice, lo que distingue la paja del trigo es la evidencia del dolor: ¿quién, en tribulaciones, se humilla, se resigna a la voluntad de Dios, es grano para el cielo; aquellos que se enorgullecen y se enojan dejando a Dios son paja para el infierno. El día en que se decidirá nuestra salvación, para el juicio del feliz predestinado, nuestras vidas tendrán que ser encontradas conforme a la de Jesús: Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su hijo. Para ello, la Palabra eterna vino a la tierra: para enseñarnos con su ejemplo a llevar con paciencia las cruces que Dios nos envía: Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. Así que Jesús sufriría para infundir coraje en el sufrimiento. Dios, cómo trataba a su Hijo amado, así trata a todo aquel que ama y acepta como su hijo: El Señor disciplina al que ama, y azota a todo hijo que reconoce (Hb 12,6). Por eso Jesús dijo un día a Santa Teresa: "Sabed que las almas más queridas de mi padre son las que experimentan los mayores sufrimientos." Más tened paciencia para que su obra sea completa en vosotros (Santiago 1.4). Esto significa que es más agradable a Dios una persona que sufre con paciencia y paz en todas las cruces que Dios envía. Los que aman a Jesucristo quieran ser tratados como él, pobre, atormentado y despreciado.

San Juan en el Apocalipsis vio a los santos vestidos de blanco y con palmas en sus manos: Ellos se presentaron delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos (Ap 7,9). La palma es un signo del martirio; pero no han sido martirizados todos los santos. Porque entonces todos los santos llevan palmas en sus manos? San Gregorio Magno responde diciendo que todos los santos eran mártires a espada o [por la paciencia; y concluye: "Nosotros, también, podemos ser mártires sin ser golpeados por la espada, cuando en nuestros corazones guardamos la virtud de la paciencia".
El mérito de una persona que ama a Cristo es, el amor en el sufrimiento. El Señor le dijo a Santa Teresa: "Hija mía, tal vez piensas que el mérito consiste en disfrutar, no, consiste en el sufrir y amar. Mira mi vida llena de sufrimiento Créeme, hija:?.. Cuanto más se es más amado por mi Padre, mayores son las tribulaciones que recibe de él; de hecho, son un signo de mi amor. Pensar que el Padre evita las pruebas a sus amigos, es un error".

El Apóstol escribe: Los padecimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que será revelada en nosotros (Romanos 8:18). Sería más que justo sufrir toda la ida lo que han sufrido los mártires, por un momento de paraíso. Cuanto más tenemos que abrazar nuestras cruces, sabiendo que los sufrimientos de nuestra corta vida nos permiten comprar una dicha eterna! De hecho el momentáneo, ligero peso de nuestra aflicción pasajera nos produce una inconmensurable y eterna gloria (2 Cor 4,17).
Pero, ¿quién quiere la corona de paraíso que se tiene que luchar y sufrir: si con él sufrimos, también reinaremos con él (2 Tim 2:12). No hay recompensa sin mérito, ni sin paciencia: Incluso en la competición atlética no es coronado si no se compite de acuerdo con las reglas (2 Tim 2,5). Y los que luchan con más paciencia tendrán una porción más grande.

La caridad es Benigna

El espíritu de mansedumbre es una característica de Dios: Mi espíritu es más dulce que la miel (Sir 24,19 Vg). Así que quien ama a Dios también ama a los que son amados por Dios, por consiguiente; con buena voluntad trata de ayudar, consolar y complacer a todos, en la medida que se pueda. San Francisco de Sales, que fue maestro y modelo de santa dulzura, dijo que la dulzura es la virtud de las virtudes, así como la negación recomendada por Dios; por lo que siempre hay que practicarla en cualquier lugar.
Es necesario tener dulzura especialmente con los pobres, que, por ser pobres, son maltratados de forma rutinaria por los seres humanos. Una peculiar dulzura también se debe tener con los pacientes, que de acuerdo con las enfermedades a menudo están mal atendidos. De una manera muy especial tenemos que usar la dulzura con los enemigos. Vencer el mal con el bien (Rm 12,21). Debemos vencer el odio con el amor y la persecución con la dulzura. Lo mismo hicieron los Santos, que lograron ganar el afecto de sus enemigos más tenaces. Cuánto se gana con la dulzura, en lugar de la dureza! Como San Francisco de Sales, la nuez es uno de los frutos más amargos. Así corregimos: aunque algo sea desagradable, cuando se hace con amor y dulzura se convierte en atractivo y en buen desempeño. Hablando de su experiencia, San Vicente de 'Paul dijo que, durante el gobierno de su congregación, sólo tres veces había corregido a alguien con dureza, en la creencia de tener la razón, pero cuando hubo arrepentimiento, no se utilizó para nada, mientras que las correcciones hechas con dulzura siempre habían sido útiles.

Debemos ser bondadosos con todo el mundo y en todas las circunstancias. Como lo señala San Bernardo, algunos son mansos, siempre y cuando las cosas vayan bien, pero tan pronto como son tocados por la adversidad o la contradicción, inmediatamente se encienden y empiezan a erupcionar como el Vesubio. Estas personas son como brasas ocultas bajo las cenizas.
¿Quién desea convertirse en un santo debes ser más bien como un lirio entre las espinas, que incluso, es siempre suave y benigno como un lirio. La persona que más ama a Dios más y mantiene la paz en el corazón, se le nota en la cara, permaneciendo siempre en sí en cada caso, favorable aun en la contrariedad. Cuando sucede que tiene que responder a los que nos maltratan, estemos siempre atentos de hacerlo con cuidado, ya que una respuesta blanda quita la ira (Pr 15,1). Y cuando tenemos problemas, es mejor permanecer en silencio, porque en ese momento parece justo el decir de nuestros labios; pero luego, calmada la ira, nos damos cuenta de que nuestras palabras no eran justas.

Y cuando estemos por cometer un error, seamos suaves también con nosotros mismos. Enojarse con nosotros mismos después de una falta, es orgullo y falta de humidad, como si no fuéramos lo débiles y miserables que en realidad somos. Enojados con nosotros mismos después de una falta, es más grave que la falta ya cometida, lo que lleva por consecuencia a muchos otros defectos: vamos a descuidar nuestras devociones, la oración, la comunión. E incluso si lo hacemos, no lo hacemos como deberíamos. San Luis Gonzaga dijo que el diablo pesca a su presa en el agua turbia, donde no se puede ver bien. Y cuando se tiene el alma perturbada, nadie puede ver a Dios o lo que se debe hacer. Así que cuando se caiga en la falta, volvamos a Dios con humildad y confianza y pidamos perdón, diciendo, como Santa Catalina de Génova, "Señor, esta es la hierba de mi jardín." Te amo con todo mi corazón y lamento haberte dado este dolor. No quiero volver a hacerlo, ayúdame.

La caridad no es envidiosa.

San Gregorio Magno, comentando estas palabras del Apóstol, dice que la caridad no es celosa porque no se pueden envidiar los éxitos ni la grandeza terrenal, por la sencilla razón de que no se quiere nada de este mundo".
Así que tenemos que distinguir dos tipos de emulación: una mala y una santa. La mala emulación y envidia se ve afligida por bienes materiales que son propiedad de otros en esta tierra. La santa emulación, sin embargo, es la que no tiene envidia, sino lástima de los grandes de este mundo que viven entre los honores y los placeres terrenales. No busca ni quiere nada más que a Dios, y no quiere nada más que se le ame tanto como sea posible en esta vida. Por este camino santo envidiar a los que le aman más, porque en el amor también superaría a los serafines.
Esta es la única orden que tienen en la tierra las almas santas, el fin cuando se cae y se hace daño al amoroso corazón de Dios que le hace decir: has apresado mi corazón, mi hermana, mi novia, me robaste el corazón a simple vista (Ct 4,9). Esa sola mirada significa el único fin en el alma de la novia en cada acción y pensamiento; agradar a Dios. Los hombres del mundo en sus acciones miran las cosas con más miradas, es decir, con diferentes y desordenados propósitos:. Agradar a los hombres, ser honrados, enriquecer y, en todo caso, para complacerse a sí mismos. Los Santos, sin embargo, en todo lo que hacen sólo buscan lo que es agradable a Dios.

Así que recordemos que no es suficiente hacer buenas obras: también hay que hacerlas bien. Para que nuestras obras sean buenas y perfectas, es necesario que las hagamos con el único fin de complacer a Dios. Muchas acciones pueden ser encomiables; pero si se lleva a cabo con una finalidad distinta a la de la gloria divina, poco o nada de valor tiene delante de Dios.
Maldito sea el amor egocéntrico, que nos hace perder la totalidad o la mayor parte del fruto de nuestras buenas obras! Los que, en su trabajo, aun el más sagrado de los predicadores, confesores, misioneros, que luchan y luchan, pero ganan poco o nada, porque no sólo buscan a Dios, sino la gloria del mundo, por interés, o por vanidad, o lo hacen sólo para seguir su propia inclinación!
Dice el Señor: no trates de hacer buenas obras delante de los hombres, para ser visto por ellos, de lo contrario no hay recompensa para ti con tu Padre que está en los cielos (Mt 6,1). Aquellos que están luchando para satisfacer su propio genio, ya tienen su recompensa (Mt 6,5); una recompensa, sin embargo, se trata de un poco de "humo o una satisfacción efímera que pasa pronto y sin ningún beneficio para el alma.
El profeta Ageo dice que el que no trabaja para agradar a Dios es como el que guarda su ganancia en una bolsa de ropa sucia, y cuando va a abrirla ya no queda nada: ¿Quién guarda sus ahorros, en una bolsa con agujeros (Ag 1,6 Vg). Y cuando estas personas, después de sus trabajos, no logran su objetivo, se inquietan mucho. Esta es una señal de que ellos no tienen como único objetivo la gloria de Dios. Porque el que hace una cosa sólo para la gloria de Dios, incluso si se produce un error, no se molesta en absoluto, porque llego hasta el final al hacer la voluntad de Dios, habiendo actuado con buenas intenciones.

Las señales para ver si se trabaja en el campo espiritual sólo para la gloria de Dios, son los siguientes.

  1. No se turba cuando no se consigue el resultado deseado; si Dios no lo quiere, el tampoco lo quiere.
  2. Goza el bien hecho por otros como si lo hubiera hecho.
  3. No quieren uno más que otro trabajo, sino que le gusta lo que quiera la obediencia a sus superiores.
  4. Al final de un trabajo no busca agradecimiento o aprobaciones de otros, de ser criticado o rechazado, solo le importa haber satisfecho a Dios. Si en cambio, recibe elogios, no se envanece.

La caridad no es jactanciosa.

Al explicar estas palabras de San Pablo, San Gregorio Magno dice que la caridad, trabajando cada vez más sólo en el amor divino, evita todo lo que no es justo y santo: "El amor no es jactancioso, porque, creciendo sólo en el amor a Dios y al prójimo, hace hace caso omiso de todo lo que es contrario a la justicia".
Ya el Apóstol había dicho que la caridad es un lazo que nos une a la virtud más perfecta: Y por encima de todo esto, revestíos de amor, que es el vínculo de la perfección (Col 3,14). Y puesto que la caridad tiende a la perfección, por lo tanto rechaza la tibieza, con la que algunos sirven a Dios con grave peligro de perder el amor, la gracia de Dios, el alma, todo. Sin embargo, conviene precisar que hay dos especies de tibieza: una es inevitable, la otra evitable. De la primera no están exentos ni siquiera los santos. Incluye las faltas que cometen sin pleno consentimiento, pero sino solo debido a la fragilidad humana. Estas son por ejemplo, las distracciones en la oración, los sentimientos de molestia, discursos innecesarios, vana curiosidad, deseos de figurar, el placer de comer y beber, los impulsos del deseo no reprimidos con facilidad, y similares.

Estas deficiencias se deben tratar de evitar en la medida de lo posible, pero, debido a la debilidad de la naturaleza humana infectada con el pecado, es imposible evitarlas por completo. Después de que se han cometido, debemos detestarlas porque desagradan a Dios, pero no nos debemos molestar por ellas: para borrarlas sólo basta un acto de dolor y amor. Ellas son canceladas sobre todo con la Eucaristía. De acuerdo con el Consejo de Trento es "el antídoto por el que somos liberados de las culpas cotidianas." Estas faltas son fallos, pero no obstruyen el camino a la perfección, ya que en esta vida nadie llega a la perfección antes de llegar al paraíso.
En su lugar el obstáculo evitable que entibiece nuestro camino a la perfección, que es cuando alguien comete pecados veniales deliberados. Estos crímenes cometidos, con los ojos abiertos, con la gracia de Dios se pueden evitar. Estos son, por ejemplo, mentiras voluntarias, pequeñas quejas, maldiciones, palabras de resentimiento, burla hacia los demás, las palabras fuertes, los discursos de exaltación del yo, los rencores alimentados en el corazón. "Estos pecados son como ciertos gusanos, escribe Santa Teresa, que no se distinguen hasta que han corroído las virtudes". En otra parte el Santo advierte: "Con pequeñas cosas el diablo hace agujeros, de los que a continuación vienen grandes cosas".
Por tanto, debemos temer estas omisiones voluntarias, ya que disminuyen la luz y la ayuda de Dios, y nos roban las alegrías espirituales. En consecuencia conducen al aburrimiento y la fatiga en la vida espiritual: se comienza a descuidar la oración, la comunión, la visita al Santísimo Sacramento, las novenas; y, finalmente, dejará todo fácilmente, como le ocurrió a tantos infelices.

Por tanto, el Señor expone el peligro de la tibieza: Yo conozco tus obras, que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, te vomitaré de mi boca (Ap 3,15-16). Y extrañamente El Señor dice: ¡Ojalá fueras frío! Tal vez sea mejor ser frío, es decir, desprovisto de gracia, para que caliente? En cierto modo sí, porque ¿quién es frío es más fácil de corregir, sacudido por el sentimiento de culpa. El tibio sin embargo, se acostumbra a vivir con sus defectos, sin considerarlos como tales y sin pensar en el camino para recuperarse. Por lo que su atención se vuelve casi desesperada. Algunos están arruinados porque hacen la paz con sus defectos, sobre todo si el defecto fue causado por una pasión, como la búsqueda de la estima, el deseo de figurar, el amor al dinero, el resentimiento hacia alguien o el afecto desordenado hacia una persona del " sexo opuesto. A continuación, existe el peligro de que un cabello como decía San Francisco de Asís, se convierta en cadena que arrastra el alma al diablo.

La caridad no se envanece.

El soberbio es como una camisa de peluche: se cree grande, pero toda su magnitud se reduce a un poco de aire, si se abre un agujero en un momento se desvanece. El que ama a Dios es verdaderamente humilde y, al estar provisto de algún mérito, no se envanece, porque sabe que todo lo que tiene es un regalo de Dios, y que por si mismo, solo posee más que pecado. Por lo tanto, reconociéndose indigno del favor divino, mientras más recibe es más humilde.
Una casa, para que sea estable y segura, sobre todo, necesita dos cosas: los cimientos y el techo. Para nosotros, las bases deben ser la humildad, que es reconocer lo que valemos y no podemos hacer nada; el techo es la protección de Dios, en quien sólo debemos confiar.
Santa Teresa dijo: "No creo que se haya avanzado en la perfección si usted no se cree el peor de todos, y si no desea más que el último lugar". Lo mismo hizo la Santa, así como todos los santos. San Juan de Á,vila, que en su juventud había llevado una vida santa, al estar cerca de la muerte fue asistido por un sacerdote, que le decía cosas sublimes, tratándolo como a un santo y como un gran erudito, que de hecho era. Entonces el padre Ávila dijo: "Padre, te ruego que recomiendes mi alma a Dios como se recomienda un criminal condenado a muerte, como soy yo." Este es el concepto que los Santos tienen de sí mismos en la vida y en la muerte.

Así es necesario que, si queremos salvarnos y mantenernos en la gracia de Dios a la muerte, poniendo toda nuestra confianza sólo en Dios. La soberbia pone su confianza en su propia fuerza, y por lo tanto cae. El humilde, por el contrario, pone su confianza sólo en Dios, e incluso cuando es atacado por las tentaciones más vehementes, resiste y no cae. Hay que tener cuidado de nosotros mismos y confiar en Dios al final de la vida, rogando siempre al Señor que nos conceda la santa humildad.
Sin embargo, para ser humilde, no basta con tener un bajo concepto de uno mismo y considerarnos los seres desgraciados, que somos. El verdadero humilde, dice la Imitación de Cristo, se desprecia a sí mismo y quiere ser despreciado por los demás. Esta es la humildad de corazón, que Jesús nos enseñó con su ejemplo: Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón (Mt 11,29). Quien dice que es el más grande pecador en el mundo, pero luego se indigna cuando alguien lo desprecia, demuestra ser humilde en su boca, no en el corazón.

Escribe San Francisco de Sales: "Soportar los insultos es un signo de humildad y de verdadera virtud." Si una persona vive una vida espiritual, haciendo meditación, se comunica con frecuencia, ayuna y se mortifica, pero luego no es capaz de soportar una ofensa, poniéndose agresivo, quiere decir que es como una caña hueca, sin humildad y sin virtud. Una persona que dice que ama a Jesucristo, no puede hacer ningún bien si no es capaz de sufrir un desdén por amor de Jesús, que ha sufrido tanto por nosotros? Cuando uno se comunica a menudo, y luego se lamenta por cada palabra de desprecio, de sorpresa y shock. Por el contrario, es edificante que aquellos que, al recibir desprecio, responde con palabras dulces para apaciguar a los que lo han ofendido, o no responde en absoluto, y no se desfogan con otros, sino que se mantiene en calma, sin mostrar amargura!

Los que se comportan de esta manera son llamados por Jesús benditos. Hay aquellos bienaventurados, estimados por los hombres, honrados y alabados por el mundo a causa de su nobleza, eruditos y poderosos, pero los que el mundo maldice, persigue y crítica, que soportan todo con paciencia, tendrán una gran recompensa en el cielo: Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan, mentiras y toda clase de mal contra vosotros a causa mía. Alegraos y regocijaos, porque grande será su recompensa en el cielo (Mt 5.11 a 12).

La caridad no es ambiciosa.

Quien ama a Dios no busca la estima y el amor de la gente: su único deseo es ser muy querido por Dios, el único objeto de su amor. San Hilario escribe: "Todo el honor que recibimos del mundo es una ganga para el diablo." Y al igual que: el enemigo trabaja al infierno poniendo en el alma el deseo de ser estimado, y esta, perdiendo la humildad, se pone en peligro de caer en el mal.
Muchas personas profesan a la vida espiritual, pero son idólatras de su estimación. Muestran virtudes por fuera que en realidad no tienen y aspiran a ser elogiado en todo lo que hacen; y cuando no hay quien los elogia, se alaban a sí mismos. En resumen, tratan de parecer mejor que los demás, y si por casualidad se cuestiona su estima, pierden la paz, dejan de lado la comunión, abandonan todas sus devociones y no se calman hasta que crean que han recuperado la autoestima perdida. Los que verdaderamente aman a Dios no lo harán. Ellos no sólo evitan toda la alabanza y la complacencia, sino al contrario se burlan en la cara de los elogios que reciben de otros, y están contentos de ser mantenidos en poco concepto de la gente.

Es cierto lo que decía San Francisco de Asís: "Un hombre vale lo que es a los ojos de Dios, nada más." Que importa ser considerado grande ante el mundo, si delante de Dios somos miserables y despreciables? A la inversa, que importa si el mundo nos desprecia, si somos amados y acogidos a los ojos de Dios? San Agustín escribió: "¿Quién se alaba ciertamente no se salva de su mala conciencia, y los que nos desprecian, por supuesto, no pueden quitar el mérito de nuestras buenas obras".

Cualquiera, pues, que quiera progresar en el amor de Jesucristo debe absolutamente hacer morir en sí mismo el amor por la propia estimación. Cómo hacer morir la propia estima? Enseña Santa María Magdalena de Pazzi: "Cuando todo el mundo tiene un buen concepto es decir, el deseo de ser estimado, que queda vivo hay que matarlo u ocultarlo y no darse a conocer por cualquier persona. Mientras uno no muera en este sentido.. Nunca será un verdadero siervo de Dios".
Para ser agradable a los ojos de Dios debemos velar para no caer en la ambición de figurar y agradar a los hombres. Cuanto más, tenemos que velar contra la ambición de gobernar sobre los demás. La única ambición de una persona que ama a Dios debe ser superar a otros en humildad, como San Pablo enseña: Cada uno de ustedes, con humildad considere a los demás como superiores a sí mismo (Flp 2,3). En pocas palabras, los que aman a Dios no están obligados a aspirar nada más que Dios.

La caridad no busca su propio interés.

Quién ama a Jesucristo con todo su corazón debe desterrar del corazón todo lo que huela a amor propio. "No busquen su propio interés" significa precisamente no buscar en sí mismo, más que lo que sea agradable a Dios. Este Dios pide a cada uno de nosotros, cuando dice:. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón (Mt 22,37).
Ahora, para amar a Dios con todo tu corazón debes vaciarlo de todo afecto terreno y llenarlo del amor santo de Dios. Así que si el corazón está lleno de un poco de afecto terrenal, nunca puede ser todo de Dios. Y como se libera el corazón de los afectos terrenos? Con la mortificación y el desapego de las cosas creadas. Algunas personas se quejan porque estando Dios cercano, no lo encuentran. Ellos escuchan lo que dice Santa Teresa: "Es notable el corazón de las criaturas que buscan a Dios, y lo encuentran".

El engaño radica en el hecho de que algunos quieren ser santos, pero a su manera. Ellos quieren amar a Jesús, pero de acuerdo con su genio, sin renunciar a la diversión, a la vanidad en el vestir, a los manjares. Ellos aman a Dios, pero si no llegan a conseguir aquel puesto, se inquietan; si son tocados en su estima, se enervan; si no se curan de esa enfermedad, pierden la paciencia. Aman a Dios, pero no dejan el amor a las riquezas, los honores del mundo y la vanidad de ser considerados nobles, sabios y mejores que los demás. Tales personas van a rezar, a comulgar, pero con un corazón lleno de afectos terrenos, no obtienen beneficios. Para estas personas el Señor no les habla, porque sus palabras se perderían. Porque quien está lleno de afectos terrenos es incapaz incluso de escuchar la voz de Dios que habla.

Al igual que David, debemos orar a Dios por nosotros purificar el corazón de todo afecto terrenal: Crea en mí, oh Dios, un corazón puro (Salmo 51.12), de lo contrario nunca será enteramente suyo.
En un corazón totalmente desprendido de todo afecto terrenal, entra inmediatamente y él mismo se llenara de amor divino. Santa Teresa dijo: "Cuando se quitan los ojos de las cosas externas, sólo el alma se convierte en amor a Dios." Puesto que el alma no puede vivir sin amor ", oh el Creador ama o ama a las criaturas".
Nuestro único pensamiento y la intención en esta vida deben ser la búsqueda de Dios para amarlo, y su voluntad de cumplir con ella, alejando del corazón el afecto por cada criatura. ¿Cuál es la dignidad y la grandeza de este mundo, si no humo, barro y vanidad que, en la muerte, desaparecen? Bienaventurado el que puede decir: "Mi Jesús, lo dejó todo por mi amor. Eres mi único amor, eso es suficiente".

En verdad, cuando el amor de Dios toma posesión de un alma, por sí solo - siempre se entiende con la ayuda de la gracia divina – este poder hace que se desvista de cada cosa terrenal, esto se puede lograr cuando se es completamente de Dios, dijo St. Francisco. Cuando una casa está en llamas, hay que tirar todo por la ventana; es decir, cuando una persona da lugar a Dios, sin exhortación de predicadores o confesores, trata de liberarse de todo afecto terrenal.
Dijo la novia de la canción: El me ha traído a la sala del banquete, y su estandarte sobre mí es el amor. (Ct 2,4 Vg). Santa Teresa escribio, es el amor divino. Cuando se toma posesión de un corazón, este se exalta, lo que le hace olvidar toda la creación. El borracho es como uno carente de sentido: no ve, no oye, no habla. Por lo tanto, se convierte en un alma embriagada de amor divino: casi no tiene más sentido para las cosas del mundo, no quiere pensar en nada más que en Dios, no quiere hablar de nada más que de Dios, y no quiere hacer más que amar y obtener el favor de Dios.

La caridad no se enoja.

La forma en que son queridos a la gente de Jesús mitos que, en la recepción de afrentas, burla, difamación, persecución, e incluso los golpes y lesiones, no se enoja con quienes insultan u huelgas! Dios siempre me gusta sus oraciones, para que siempre se ha dicho que sí. Para ellos, de una manera especial, Jesús prometió el cielo: Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra (Mt 5,4). El padre Álvarez dijo que el paraíso es el hogar de los despreciados, perseguidos y oprimidos, ya que para ellos, y no el orgullo, honrado y respetado por el mundo, es por la posesión del reino eterno.
En los Salmos se dice que los mansos no sólo obtendrá la dicha eterna, pero en esta vida va a disfrutar de una gran paz: Los mansos heredarán la tierra y disfrutar de una gran paz (Sal 36,11). De hecho, los santos no guardan rencor a los que injusto con ellos, sino que los aman más que antes; y el Señor, como recompensa por su paciencia, aumenta su paz interior. Pero sólo aquellos con gran humildad y un autoconcepto bajo, por lo que cree que se merece cada desprecio, que posee mansedumbre. Por esta razón, el orgullo siempre son irascibles y vengativo, porque están llenos de sí mismos y piensan que son dignos de todo honor.

Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor (Ap 14:13). Hay quienes mueren en el Señor para ser bendecidos y comenzar a disfrutar de la felicidad desde esta vida. Por supuesto, la dicha que se puede tener en la tierra no es comparable a la del cielo, pero es tal que supera todos los placeres sensibles de esta vida (Fil 4,7). Pero para disfrutar de esta paz se debe morir en el Señor.
Un muerto, no puede ser maltratado o insultado, no se ve afectado en absoluto. Un hombre muerto no puede ver ni oír, no sufre todo el desprecio que recibe. El corazón que ama a Jesucristo, conforme a su voluntad, acepta con la misma paz ya sea las cosas favorables como las contrariedades, tanto los consuelos como las aflicciones, tanto los estragos como las atenciones. Lo mismo hizo el Apóstol que podía decir: estoy lleno de consuelo, rebosante de alegría en todas nuestras tribulaciones (2 Cor 7,4).

Feliz es el que llega a este grado de virtud! Él disfruta de la paz continua, lo que es algo tan bueno que supera todos los otros bienes de este mundo. San Francisco de Sales dijo: "Eso es cierto en todo el mundo, nada se compara con la paz del corazón" De hecho, ¿para qué sirven las riquezas y los honores del mundo, entonces, si vives inquieto y no tienes el corazón en reposo?

La Caridad todo lo sufre.

Ten la certeza que en este valle de lágrimas se alcanza la verdadera paz del corazón en la soledad que lleva el sufrimiento y el amor para agradar a Dios. El que no encuentra la paz, es porque el sufrimiento es una consecuencia del pecado original. El estado de los santos en la tierra es amar; la de los santos en el cielo es disfrutar del amado.
El signo más seguro de que una persona ama a Jesucristo no es el sufrimiento en sí, sino sufrir por su amor. Esta es la mejor prueba de nuestro amor por él. Sin embargo, la mayoría de los hombres se asustan ante la mera mención de la cruz, de la humillación, del sufrimiento! Sin embargo, hay muchas personas que sufren con alegría, de hecho sería casi inconsolable si no tuvieran ningún sufrimiento. "Cuando miro el crucifijo, dijo una persona santa, la cruz llega a ser tan amable que siento que no puedo ser feliz sin sufrir. El amor de Jesucristo hace que todo sea más fácil para mí!" ¿Quién quiere seguirlo?, Jesús invita a tomar su cruz. Pero no hay que cogerla y llevarla por la fuerza, ni de mala gana, sino con humildad, paciencia y amor.

Las enfermedades que sufrimos, las dolencias físicas, si son soportadas pacientemente, nos proporcionan una gran corona de mérito en el cielo. San Vincenzo de 'Paoli dijo: "Si supiéramos el valor de las enfermedades, las recibiriamos con la misma alegría con la que recibimos los mejores regalos." Y cuando el santo fue probado por la enfermedad que lo atormentaba día y noche, la llevo con tanta paz y serenidad, sin la más mínima queja, que parecía no tener ningún daño. Qué hermoso edificación nos da un paciente que lleva la enfermedad con rostro sereno.
Una mujer santa, afectada por muchos dolores, estaba en la cama, y su criada le dio el crucifijo y le dijo que rezarle la liberaría de esos sufrimientos. "Pero, ¿cómo puede él, dijo la enferma, que la acercaran a la cruz, mientras tengo en las manos de un Dios crucificado? Dios no lo permita! Quiero sufrir por aquellos que han sufrido un gran dolor para mí mucho más que el mío." Esto es exactamente lo que Jesús le dijo a Santa Teresa, cuando estaba muy enfermo y atormentado. Todo cubierto de llagas, dijo: "Mira, mi hija, la crueldad de mis dolores, y ve si se puede comparar con los mios!" Por tanto, la Santa en enfermedades solía decir: "Cuando pienso en el dolor de cualquier tipo sufrido por el Señor, a pesar de que era inocente, no sé dónde tengo el cerebro para quejarme de mi".

“Cuántos méritos se pueden comprar con sólo soportar pacientemente las enfermedades”. El padre Baltasar Álvarez que mostró la gloria que Dios había preparado, un buen religioso que llevo su enfermedad con gran paciencia; y dijo que, en ocho meses de enfermedad había ganado más que algunos otros religiosos en muchos años de salud. Soportando pacientemente los dolores de nuestras enfermedades, se completa, en su gran mayoría, la corona de gloria que Dios nos prepara para el cielo.

La caridad siempre confía.

El que ama, cree todo lo que la persona amada le dice; por lo tanto cuanto mayor es el amor de una persona por Jesucristo, más firme y más viva es su fe.
La Caridad se funda en la fe y la lleva a la perfección: los que aman a Dios más perfectamente, más perfectamente creen. La Caridad hace que el hombre crea no solo con el intelecto, sino también con la voluntad. Los que creen sólo con el intelecto, tienen una fe muy débil. Así lo hacen los pecadores, que conocen muy bien la verdad de la fe, pero no quieren vivir de acuerdo con los preceptos divinos. Si tuvieran una fe viva, creerian que la gracia de Dios es el mayor bien y que el pecado es el mayor de todos los males, porque nos priva de la gracia divina, y ciertamente cambiaría de vida. Si, por lo tanto, prefieren las cosas que Dios ha creado en la tierra; se debe a que no creen o creen muy débilmente. Los que creen no sólo con el intelecto, sino también con la voluntad, es decir, con amor, Dios mismo se les revela y los lleva a creer, él que cree completamente trata de conformar su vida con las verdades que cree.

La falta de fe en los que viven en pecado no depende de la oscuridad de la fe. Dios ha querido que las cosas de la fe fueran para nosotros oscuras y ocultas para que la fe fuera meritoria. Pero las señales que hacen creíbles las verdades de la fe son tan evidentes, que no creer en ellas sería no sólo imprudente, sino maldad y la locura.
La debilidad de la fe de muchos ha nacido así de su mala conducta. Quién no quiere privarse de los placeres prohibidos, se burla de la amistad divina y no puede soportar ninguna prohibición y el castigo por el pecado. Por lo tanto escapa a la idea de verdades eternas, la muerte, juicio, infierno, de la justicia divina; y puesto que estas verdades amargan al asustarlo por sus placeres, entonces en el cerebro surgen pensamientos profundos para encontrar las razones menos plausibles que puedan persuadir o jactarse de que el alma no existe, ni Dios ni el infierno, para vivir y morir sin ley ni son, como animales.

La fuente de esto es la laxitud de la moral: desde las diversas especies de materialismo, de la indiferencia y del naturalismo, las que se están extendiendo en estos días.
O ingratitud e injusticia de los hombres! Dios los creó con bondad infinita ... y los redimió con tanto dolor y tanto amor, y se esfuerzan para no creer, a vivir en vicios siguiendo sus antojos! Si salieran de los vicios y se aplicaran a amar a Jesucristo, ya no pondrían en duda la verdad de la fe revelada por Dios, sino que creerían firmemente en ellas.

Hay otros que se creen cristianos, pero que tienen una fe débil. Ellos creen en los santos misterios, las verdades reveladas en el Evangelio, en la Trinidad, la redención, los sacramentos y en otras verdades, pero ellos no creen en absoluto. En los Evangelios Jesús dice: Bienaventurados los pobres, bienaventurados los que lloran, bienaventurados los que tienen hambre, bienaventurados los perseguidos, Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan, y digan mal contra vosotros (Mt 5.5 a 10). Ahora, ¿Qué se puede decir de los que creen que en el Evangelio dice: "Bienaventurados los ricos, Bienaventurados los que no sufren, bienaventurado es el que goza de los pobres y los que son perseguidos y maltratados por los demás?" Estas personas o bien no creen en el Evangelio, o creen sólo en parte. El que cree considera del todo una gracia y favor divino en este mundo ser pobre, enfermo, humillado, despreciado y maltratado por los hombres. Por lo que creen y esto es lo que los que creen en todo lo que se dice en los Evangelios, y tienen un verdadero amor a Jesucristo.

La caridad todo lo espera.

La esperanza hace crecer la caridad, y la caridad hace crecer la esperanza. En primer lugar, la esperanza en la bondad de Dios aumenta el amor de Jesucristo. Santo Tomas escribe que, cuando esperamos algo bueno por una sola persona, comenzamos a amar también. Por tanto, el Señor no quiere que confiemos en las criaturas (Sal 145,3), incluso maldice el hombre que confía en el hombre (cf. Jer 17,5). Dios quiere que confiemos en las criaturas, ya que no quieren que pongamos en ellos nuestro amor.
Voy a correr el camino de tus mandamientos, porque has abierto mi corazón (Sal 118,32). ¿Quién tiene el corazón dilatado por la confianza en Dios dirige el camino de la perfección, o más bien vuela porque, después de haber puesto toda su esperanza en el Señor, lo que fueron débiles sean fuertes, la fuerza que Dios comunica a todos los que confían en él. Los que esperan en el Señor tendrán nuevas fuerzas, levantaran alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán (Is 40,31). El águila, alza sus alas, acercándose al sol; por lo que la persona animada por la confianza despega de la tierra y se une más a Dios con amor.

A medida que aumenta la esperanza, aumenta el amor. La caridad nos hace hijos adoptivos de Dios. En el orden natural somos la obra de sus manos, sino en lo sobrenatural, por los méritos de Jesús, nos hemos convertido en hijos de Dios y partícipes de la naturaleza divina, como escribe San Pedro: a fin de ser participantes de la naturaleza divina (2 Pedro 1.4). Nos convierte en hijos de Dios, por lo que la caridad nos hace herederos del cielo, como dice San Pablo: Si somos hijos, también somos herederos (Rom 8:17). Ahora les corresponde a los niños que viven en la casa de su padre, les corresponde a los herederos de la herencia. Por esta caridad aumenta la esperanza del paraíso. Por lo tanto, aquellos que aman a Dios, no dejan de preguntarle: Vamos, venga tu reino.
El objeto principal de la esperanza cristiana es Dios, el deleite del alma en el paraíso. La esperanza del cielo no es un obstáculo para la caridad, sino que está estrechamente vinculada a la caridad, que en el paraíso llega a su perfección y plenitud.

Santo Tomás de Aquino escribe que la amistad, que fue fundada en el amor mutuo implica una comunicación mutua de los bienes, por lo que "si no hay comunicación, no habría ninguna amistad." Por eso, Jesús dijo a sus discípulos: os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer (Jn 15,15). Él les había dicho todos sus secretos porque se habían convertido en sus amigos.
Por lo tanto el Angélico enseña que la caridad no excluye el deseo de recompensa que Dios nos prepara para el cielo, o más bien hacer que quieran más, ya que la recompensa será Dios mismo, el objeto principal de nuestro amor, que en el cielo por fin podemos ver y disfrutar. De hecho, la amistad significa que los amigos disfrutan mutuamente.

Este es el intercambio recíproco de dones mencionados por la novia de la canción: Mi amado es mío y yo soy suya (Ct 2,16). En el cielo el alma se entrega totalmente a Dios, y Dios da todo al alma de acuerdo con la medida de sus posibilidades y sus méritos. Pero reconoce que no es nada en comparación con la bondad infinita de Dios y saber que Dios tiene un mérito de ser amado infinitamente mayor y que, por lo tanto, prefiere la alegría de Dios a los suyos. Se regocija más en entregarse enteramente a Dios para complacerlo, es prenda del fuego del amor.

La caridad todo lo soporta.

Los castigos en esta vida que afectan a más personas que aman a Dios no son la pobreza, la enfermedad, el desprecio y la persecución, sino el espíritu de las tentaciones y desolación. Cuando un creyente experimenta la presencia amorosa de Dios, entonces el dolor, la ignominia y los malos tratos de los hombres, en lugar de afligirlo, lo consuelan, dándole razón para dar a Dios una prueba de su amor por él, sufrir es la madera que mantiene vivo el fuego de su amor.
Pero se ven empujados a perder la gracia de Dios a causa de las tentaciones, o el temor de haber perdido cuando está en desolación, las sanciones son demasiado amargas a los que nutre un amor sincero por Jesucristo. Sin embargo, este amor les da la fuerza para sufrir con paciencia y continuar en el camino de la perfección.

Tentaciones
Dios no puede ser tentado por el mal ni él tienta a nadie (Santiago 1:13). Las tentaciones que conducen al pecado no vienen de Dios, sino del diablo o de nuestras propias malas inclinaciones. Sin embargo a veces el Señor permite que sus amigos sean fuertemente tentados. ¿Por qué lo permite? En primer lugar, ya que con las tentaciones reconocen su debilidad y la necesidad de Dios para no caer. Cuando una persona se ve favorecida por Dios con la consolación divina, la impresión de ser capaz de superar cualquier ataque de los enemigos, y emprender cada empresa para la gloria de Dios. Cuando se está fuertemente tentado y se ve el borde del precipicio y la cercanía a caer, entonces experimenta su miseria y su incapacidad para sobrevivir sin la ayuda de Dios.

Y lo que sucedió a san Pablo, que fue mucho más acosado por la tentación por causa de las revelaciones que Dios le había dado: Por qué con el fin de que no me enaltezca por la abundancia de revelaciones, una espina me fue dada en la carne, un mensajero Satanás instruyó a mí (2 Cor 12,7) bofetada.
En segundo lugar, Dios permite las tentaciones para desprendernos de esta tierra, y que anhelemos fervientemente ir a verlo en el cielo.
De hecho, las buenas almas, que se libran en el día y la noche de tantos enemigos, sienten en la vida tedio y exclaman: ¡Ay, mi peregrinación fue prolongada (Sal 119,5 Vg). Anhelan el tiempo en que se dirá: La trampa se rompió, y escapamos nosotros (Sal 123,7). Volarían a Dios, pero una trampa los mantiene en esta tierra, donde lucharon constantemente contra la tentación. Este lazo se rompe solo con la muerte. ¿Por qué las almas buenas suspiran por la muerte?, por cuanto los libera del peligro de perder a Dios.
En tercer lugar, Dios permite que seamos tentados para hacernos ricos en méritos, como dijo a Tobías: Porque eres aceptable a Dios, era necesario que la tentación te haya probado (Tb 12,13 Vg). No hay que tener miedo de estar fuera del favor de Dios para ser tentado, incluso entonces tenemos que convencernos a ser más amado por Dios. Algunos espíritus pusilánimes creen que las tentaciones son pecados que desdibujan el alma. Este es un truco del diablo, porque no son los malos pensamientos los que nos hacen perder a Dios, sino el no tener éxito en evitarlos. Como vehementes son las sugerencias del diablo, no importa qué tan descarada sean las imágenes que pasan por su mente, si no queremos que ellos, manchen toda el alma, de hecho hacen que sea más puro, más fuerte y más querido para Dios.

El Apóstol escribe: Dios es fiel y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de su fuerza, pero con la tentación dará también una salida y la fuerza para soportarlo (1 Cor 10,13). De modo que quien se resiste a la tentación, no sólo no pierde, pero gana mucho. A menudo el Señor permite que la gente le favorita porque la mayoría son tentados a adquirir más méritos en la tierra y gloria en el cielo.
El agua estancada se pudre. Por lo que la persona sin tentaciones y sin lucha es probable que se pierda en una vana complacencia de sus propios méritos o se cree que llegado a la perfección; y, sin temer ningún peligro, poco se recomendó a Dios y no se comprometió a ganar la salvación eterna. Pero cuando se agita por las tentaciones y se nota en peligro de caer en pecado, entonces suplica a Dios, recurre a la Madre de Dios, renovando la intención de morir antes que pecar, se humilla y se abandona en los brazos de la misericordia divina. Por lo tanto, se hace fuerte en espíritu y se estrecha más a Dios, como lo demuestra la experiencia.

Lo que hemos dicho que no quiere decir que debemos desear tentaciones, sino que debemos orar siempre a Dios que nos libre de ellas, especialmente de las más peligrosos para nosotros, como Jesús nos enseña a pedir en el "Padre Nuestro". Sin embargo, cuando Dios lo permite, sin molestarnos o dejarnos intimidar, debemos confiar en Jesús y pedirle ayuda, y él nos dará la fuerza para resistir. San Agustín escribió: "Abandónate a Dios y no temas porque si el te hace combatir, ciertamente no te dejara solo para que perezcas".

Te gustaría saber