Místicos

Místicos

Caridad

Govanni Gererecht – Certosinio, escritor espiritual, fue el primero en traducir las "Revelaciones de Santa Gertrudis" y uno de los promotores de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Jean-Joseph Surin - Jesuita - dio especial énfasis a la espiritualidad ignaciana mística. Entre sus obras: "El catecismo espiritual" y "Los fundamentos de la vida espiritual" fueron ampliamente difundidos en Europa.

John Gerecht (LANDSPERGER)

La verdadera caridad
La Caridad es algo muy grande, sin la cual el hombre no puede salvarse a sí mismo, y en su lugar siempre se puede ser condenado. ¿Quién tiene caridad, posee todo y los que no la tienen, no poseen nada. (...) Ni siquiera la humildad puede ser aceptada y aceptable a Dios sin la caridad. No se puede ser paciente, gentil, casto sin caridad. En una palabra, ninguna virtud es virtud sin caridad. Luego la caridad es esencial para todos.
Es necesario comprender lo que significa la verdadera caridad, porque no todos los tipos de amor son caridad. Los hombres aman a los hombres, o porque son del mismo país o porque proceden de la misma sangre, o porque son de la misma naturaleza y tienen las mismas ideas. Todas estas diversas relaciones y circunstancias son diferentes cualidades del amor. En su lugar uno es el motivo por el cual nace la caridad: hay que amar a Dios en Dios, se debe amar a Dios por Dios, no por ninguna otra razón. Entonces, debemos amar a nuestro prójimo. Por lo tanto, la verdadera causa y finalidad por la cual debemos amar a Dios y al prójimo es la caridad. En esto radica la verdadera caridad. Este amor debe mover nuestros labios para hablar, nuestras manos para obrar nuestros pies para caminar, con el fin de guardar los mandamientos de Dios. Y si no amas, no puedes cumplir con los mandamientos de Dios como deberías. La regla de la caridad se resume en estas palabras: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas...".

Este es el propósito y el objetivo de nuestra perfección, más allá del cual no se puede ir, incluso nos es dado alcanzarlo en esta vida, porque siempre nos descubrimos imperfectos, siempre podemos dar el siguiente paso en el amor. Siempre hay una vía libre para practicar más la caridad, porque se nos dice que debemos amar con todo el corazón. El Dios de amor, que es infinitamente digno de todo elogio, "laudabilis nimis" (Salmo 96: 4), nos invita a observar sus "nimis" preceptos, esto es, con mucho cuidado, con el fin de hacernos comprender que somos siempre carentes en este nuestro deber, por lo tanto siempre debemos lamentar nuestras faltas, y siempre tenemos nuevo camino por recorrer. Pero Dios en su infinita misericordia no nos pide en esta vida llegar a la perfección de la caridad, en el grado en el que tiene predestinado para nosotros; no vamos a llegar sino en la próxima vida. Lo que tenemos que hacer en nuestro interior es esforzarnos y mantener vivo y constante el deseo de progresar y crecer continuamente en la caridad divina.
(Sermones de tempore, Dominica XIII post
SS. Trinitatem, Sermo, Opera omnia, t. 1, p. 560)


Jean-Joseph Surin

¿Qué es la caridad?
Es el amor de Dios que haciéndose ardiente, toma el nombre de la caridad, y consiste en el afecto que el hombre tiene por Dios, cuyos intereses considera por encima de todo. No se puede dar a conocer mejor este amor que comparándolo con otro amor natural y dedicado, por ejemplo, el amor de una mujer por su marido, un hijo por su padre, un padre por su hijo. Cuando el hombre se comporta con Dios como una mujer con su marido, un hijo con su padre, interesándose y acudiendo cómo estas personas suelen hacer, podemos decir lo que realmente es el amor y la caridad.
¿Cuántas especies de este amor hay?
Se puede dividir en tres tipos: el amor activo, el amor sufriente y el amor benevolente.

¿Qué es el amor activo?
Es el amor solicito generado en el alma por el amor que le tiene a Dios, para hacer y llevar a cabo todo lo que cree promoverá su gloria y para su satisfacción. Esto se refiere a tres tipos de acciones:

  • La adoración de Dios y la piedad o devoción
  • El amor al prójimo y las obras de misericordia
  • La mortificación y las victorias que el hombre trae consigo mismo.

El alma que está verdaderamente enamorada de Dios es diligente en el cumplimiento de estas tres acciones y demuestra tener una preocupación continua, sin tregua ni reposo de alcanzar todo lo que honra a Dios, trae alivio a los demás y puede hacer que sea más pura y más inocente. Eso es lo que hace el amor activo que se suele llamar fervor. San Gregorio dice: "Un gran amor nunca es ocioso, si es que existe, hace grandes cosas, pero si se niega a actuar, no es amor.".

¿Qué es el amor sufriente?
Es el que se acompaña de dolor, crece con este y se perfecciona a través de este. Viene después del primero, del cual ya hemos hablado, por cuanto el alma ha dado testimonio de su amor con buenas obras; Dios, para hacer el amor de esta alma más puro, más santo y más perfecto, permite que sufra y se pone en evidencia, con lo que equivaldría a dos especies que sufren: externa e internamente. En esta alma puede haber tres disposiciones. La primera es la determinación de sufrir: el amor que hay en ella la hace nada y la conduce a la oposición, los dolores y las contrariedades, porque eso hace que sea más fuerte y más dispuesta a hacer lo que es correcto. Esto lo sabemos por lo que nos ha sido revelado por los santos. Santa Teresa exclamó: "Para sufrir o morir". San Bernardo dice que no se puede vivir en el amor sin sufrimiento. San Ignacio Mártir anhelaba las bestias feroces con ardor. Por lo tanto, cuando el amor empieza a inflamar un corazón, anhela sufrir como el fuego quiere la madera de la cual se alimenta.
La segunda disposición del alma es que, cuando llega el sufrimiento, aunque la naturaleza se encuentre oprimida, el espíritu tiene una gran alegría. Es su festin y, aún más admirable, su deseo crece con el sufrimiento del mal.
Dame las cruces, dame los males, consuélame con el sufrimiento.
La tercera disposición del alma es considerar la cruz como el lecho en que quiere morir, como el compañero inseparable de su vida. Es un nido de canela y otros árboles aromáticos donde el ave fénix del amor quiere morir y ser consumida, lo que significa que el alma, que con los males se ejercita, encuentra su esperanza y su descanso final, o incluso encuentra la paz en esos mismos sufrimientos, ya que mantiene el amor en un esfuerzo continuo hacia Dios y el resto en preparar el corazón a una unión más perfecta con el novio celestial. Así que este mismo esposo, para premiar a sus mejores amigos, les da el dolor y el sufrimiento. Es por eso que San Juan de la Cruz, habiendo oído la palabra de Jesús crucificado diciéndole: "Juan, ¿qué me pides por lo que has sufrido" Él respondió: "Sufrir y ser despreciado por ti, Señor".

¿Qué es el amor fructífero?
Es aquel que le da al alma la posesión de Dios. Para entender esto, sabemos que el hombre no viene sólo en la próxima vida para gozar de Dios, sino que tan pronto como este, bajo el velo de la fe, posee a Dios con amor, se regocija. Por ello, muchos santos han comparado el estado del alma unida al amor divino con el matrimonio: esto se expresa en los Sermones del Cantar de San Bernardo, San Lorenzo Justiniano, Gerson y otros; la propia Santa Teresa, en la "Séptima Mansión," dice que el último estado al que llega el alma es el matrimonio espiritual. Debido a que el fin que Dios persigue es que el alma, después de haber trabajado mucho y hacer muchas buenas obras de amor, después de que fue probada con el sufrimiento, llegue a una vida de familiaridad y amor expresado con estas palabras: "yo cenaré con él y él conmigo." Para este ejercicio de amor, debe entenderse, se requiere una gran pureza de las almas que escuchan, porque no se puede explicar que el uso de las cosas que escandalizan a los débiles y, a menudo, para las personas carnales, son motivo de burla; Sin embargo, para las almas puras, estas cosas dan paso un progreso maravilloso en el amor, y para aquellos que aspiran a este bien, para admirar la bondad de Dios.

Te gustaría saber