Jesús

La amistad

Amistad

Cuando Jesús está presente, todo es para bien, y nada parece difícil. En cambio, cuando Jesús no está presente, todo es difícil. Cuando Jesús no habla dentro, todo consuelo vale muy poco. En cambio, si Jesús dice tan solo una sola palabra, sentimos gran consuelo.

Amistad con Jesús

A partir de la imitación de Cristo

Tal vez María Magdalena de repente saltó desde el lugar donde estaba llorando cuando Marta le dijo: "El maestro está aquí y te llama"? (Jn 11:28). Feliz momento, aquel en el que Jesús nos invita a la alegría de las lágrimas espiritual.

Como todo es árido y áspero, lejos de Jesús; serias tonto y vacío si volvieras a otra cosa, que no sea Jesús. No es, esto, para ti, un daño mayor que la pérdida de todo el mundo? Que cosa te puede dar el mundo si no tienes a Jesús? Estar sin Jesús es un duro infierno; estar con Jesús es un dulce paraíso.

No habrá enemigo que pueda hacerte daño si Jesús está en ti. Quien encuentra a Jesús encuentra un gran tesoro; de hecho, es el mayor bien que uno pueda encontrar. Quien pierde a Jesús pierde más de lo que podemos expresar; se pierde más que si se perdiera el mundo entero. El que vive sin Jesús está privado de todo; El que vive firmemente con él lo posee todo.

Gran prudencia es saber cómo mantenerse cerca de Jesús; gran sabiduría saber cómo aferrarse a él. Ten humildad y paz, y Jesús estará contigo; ten devoción y serenidad de espíritu, y Jesús estarán contigo.

Si se empiezan a desviar a las cosas externas, podrán alejarte de Jesús súbitamente, perdiendo su gracia; lo habías perseguido y lo has perdido, a quien correrás en busca de refugio, a quien pondrás como amigo? Sin un amigo no se puede vivir plenamente; y si no tienes un amigo, Jesús va a estar muy triste y desolado.

Es un tonto, entonces, quien obra así, poniendo su confianza y su alegría en otros y no en Jesús. Es preferible tener al mundo entero en contra de ti que tener a Jesús disgustado por ti. Por lo tanto, de todos los seres queridos, en sí mismo, Jesus es el único: todo el mundo debe amar a causa de Él; Él, sin embargo, por sí mismo. Jesucristo, él es el único bueno y fiel más que cualquier otro hombre, sólo a el debemos amar, con un amor particular. Por él y en él serás apreciado tanto por amigos y enemigos; y rogarle por unos y otros, para que todos puedan conocerlo y amarlo.

No desees ser querido o amado por ti mismo, ya que esto pertenece sólo a Dios, que no tiene a nadie que se le parezca. No permitas que nadie tome tu corazón, en su corazón, todo depende de ti, déjalo todo no te lleves del amor de nadie. Solo debes darte a Jesus, como en todos los que aman el bien.

Si tu interior es puro y libre, sin vínculos con las criaturas. Si deseas estar completamente abierto para disfrutar "cómo es dulce el Señor" (Sal 33,9), tienes que estar totalmente desnudo para ofrecer a Dios un corazón simple y puro.

Pero, en verdad, no se llega tan lejos si primero no te llega su gracia transformándote, de modo que, habiendo expulsado todo lo malo, puedas unirte con Él, estar a solas. Cuando la gracia de Dios desciende sobre el hombre, entonces se vuelve capaz de lograr cualquier empresa; cuando en realidad se pierde la gracia, el hombre se vuelve débil y herido, casi abandonado al castigo.

Pero aun así nadie debe dejarse abatir; ni desesperar. Debe mantenerse firme en la voluntad de Dios y, pase lo que pase, siempre tener en alabanza a Jesucristo; porque después del invierno viene el verano, después de una gran tormenta la tranquilidad.

Podría interesarte