San Agustín

Amistad

Amistad

¿Quien se las arregla para hacer la lista de las cosas innecesarias de este mundo? Si quisiéramos recordar a todos ellos, pondríamos muchos".

Podríamos citar solo lo necesario; lo demás debe contarse entre lo superfluo.

Amistad, principio activo

En este mundo sólo hay dos cosas que se necesitan: salud y amistad. Estas son las cosas que más importan y que todos no debemos pasar por alto. La salud y el amigo son activos que pertenecen a la naturaleza humana. Dios ha creado al hombre para hacerlo existir y vivir, y esta es la salud. Pero, debido a que no estaba solo, no había necesidad de la amistad. La amistad, a continuación, comienza por su cónyuge e hijos, y luego se abre a los demás. ¿Pero teniendo en cuenta que sólo hemos tenido un padre y una madre, quién será el otro? Todo hombre que se encuentre al lado de otro hombre. A su vez a la naturaleza. ¿El otro es un extraño? Sí, pero es un hombre. ¿Es un adversario? Pero él es un hombre. ¿Es un enemigo? ¿Pero siempre es un hombre. Es un amigo? Quien sigue siendo un amigo. ¿Es un adversario? Se convierte en amigo.

Necesidad de amistad
Aunque en esta vida el bien está causando no poco consuelo. Si de hecho nos angustia la pobreza, si no nos duele el luto, si una dolencia física nos ha lastimado, nos entristeció el exilio, si nos atormenta otra calamidad, pero habían buenas personas cercanas que no sólo sabían disfrutar con los que se gozan, sino también llorar con los que lloran, que sabían convertir las palabras en alivio y charlando amistosamente, entonces aliviarían en gran parte la amargura, aliviarían las preocupaciones, superarían la adversidad. Sin embargo, esta afección se produce en ellos y a través de ellos a Aquel que les hizo bien con su Espíritu. Así que en todas las cosas humanas nada se quiere para el hombre sin un amigo. Pero, ¿cómo se puede encontrar uno tan fiel, que podamos confiar completamente el alma y la conducta en esta vida? Nadie conoce a otro como a sí mismo, y sin embargo nadie se conoce tan bien a mismo que pueda estar seguro de su conducta del día siguiente.

Sé el primero en amar
No hay ninguna invitación más apremiante al amar que ser los primeros en amar, es más duro el corazón que, al no haber querido dar amor, incluso quiere responder al amor. Podemos comprobar todo esto, incluso en el amor más impuro y más sórdido, en aquellos que quieren ser correspondidos en el amor, simplemente declarar, y manifestarse con todas las pruebas a su disposición; ellos tratan de aparentar ser justos para intentar de alguna manera que aquel corazón que tratan de seducir y encender en un fuego aún más grande, cuando advierten que esos corazones, para siempre, ya arden con el mismo fuego. Por lo tanto, si un corazón entumecido despierta cuando se siente amado, y él mismo corazón que ya ardía se siente más inflamado cuando escuche pagó, es evidente que nada más puede nacer y crecer que saberse amado cuando aún no se ama, o la esperanza de ser correspondido, o de sentirse ya correspondido cuando se ama primero.

Si esto sucede en el alma impura, cuánto más será la pureza en la amistad? ¿Qué cosa, de hecho, querríamos evitar, para no empañar la amistad, sino el amigo creería que no le amamos o que le amamos menos de lo que el nos ama? Porque, en caso no sea convencido, llegará a ser más frío en él el amor que el que disfrutan los hombres entre sí en una intimidad mutua. Pero si no es tan débil como para dejar una herida tal lo enfrié por completo, se comportará como un hombre que ama, no para recibir placer, sino para obtener ayuda.

La amistad es el amor mutuo
Máximo refresco y alivio me llegaron de la comodidad de mis otros amigos, con los que comparto el amor por lo que me gustaba en su lugar. Otros detalles se grabaron aún más en mi alma: las conversaciones, las risas en compañía, el intercambio de afectuosa cortesía, las cartas comunes, los libros agradables, los pasatiempos comunes, ya sea frívolos o decentes, los desacuerdos ocasionales, sin rencor, como de un hombre consigo mismo, y acuerdos en comun, de nuestro agrado, muy raros desacuerdos: el ser de uno al otro ahora profesor, ahora un discípulo, el anhelo impaciente para aquellos que están lejos, la fiesta de bienvenida para los que regresan. Estos y otros signos similares de corazones enamorados el uno del otro, expresándolo con la boca, la lengua, los ojos y mil gestos agradables, son el cebo, yo diría, la llama que combina a la perfección las almas de muchos, y lo hace uno.

Cuanto más amigos, más sinceros
Puede que sea valiente en decir esto, y como si se te olvida que tengo la costumbre de interceder por otros. "Si el criterio no es otro que un cierto temor de desagrado, no me avergüenzo de tener este miedo. Temo que, de hecho, la tristeza ante Dios y luego la misma amistad que has tenido la amabilidad de compartir conmigo, si me sentía menos libre para darte algunos consejos que considero muy útiles para la salvación de tu alma. Por supuesto, voy a tener que ser más discreto cuando interceda por los demás, pero si es su propio bien voy a ser aún más sincero porque soy su amigo, ya que serás mucho más amigo cuanto más leal yo no digo que, después de todo, estas cosas, obedezcan una cierta discreción. Si esto es ... como tú mismo escribes - "el medio más eficaz de resolver las dificultades entre buena gente", que me sea de ayuda contigo, para hacerte el bien. De esta manera puedo disfrutar de ti y contigo, con quien que me ha permitido entrar en confianza y amistad, sobre todo porque creo que tu espíritu puede acomodarse fácilmente a mis sugerencias, sostenido y dotado como es por muchos favores divinos.

Lo difícil que es reconocer a un amigo
En todas las cosas humanas, nada es más querido por el hombre que un amigo, pero, ¿en cuántos se pude confiar totalmente en esta vida, por su conducta? Nadie conoce a otro como a sí mismo, hasta el punto de poder estar seguro de la propia conducta del dia siguente. Por ello, a muchos se les conoce por sus fruto y procuran verdadera alegría para su prójimo mientras que otros actúan al revés. Todavía, por ignorancia o por la inseguridad del espíritu humano, el Apóstol nos amonesta a no condenar a nadie prematuramente, hasta que venga el Señor a iluminar los secretos de las tinieblas y a desvelar las intenciones del corazón. Entonces, todo el mundo recibirá alabanzas de Dios (1 Cor 4,5).

La corrección fraterna en la amistad.
Supongamos que uno odia a su enemigo y pretende ser su amigo y lo ve haciendo algo mal, pero lo elogia; quiere tirarse de cabeza; quiere correr como un ciego hacia el abismo de sus deseos, y que a partir de entonces ya no se levanta; lo alaba, porque el pecador es alabado en los deseos de su alma. Utiliza la adulación como ungüento: lo odia, pero lo elogia. Otro ve a su amigo hacer algo similar, y lo distrae; no lo escuchas, pronuncias palabras de reprobación, lo regañas y discutes con él: a veces él se ve obligado a luchar. En este caso el odio engatusa y el amor ocasiona peleas. No prestes atención a las palabras de uno que halaga, ni a la gravedad aparente de los que reprochan; mira a la fuente, busca la raíz de donde viene el hecho. Que adula para engañar, o discute para corregir.

La única seguridad se encuentra en la amistad con Cristo.
Vamos a mantener lejos, hermanos, la posesión de la propiedad personal, o, si no los podemos abandonar físicamente, eliminemos el apego a ellos. De este modo habrá espacio para el Señor. "Y para mí también", dirá alguno. Considera, no obstante, que eres tu quien tiene que preparar un lugar para el Señor. Si deseas quedarte en casa de un senador, de hecho, no un senador, sino el fiscal o cualquier otra personalidad de este mundo, y te dice: "En tu casa cualquier cosa me fastidia." Tú, como aficionado a este asunto, lo dejas para evitar molestar a la persona de quien deseas hacerte amigo. Pero esta amistad, siendo la amistad de un hombre, en que te beneficiará? En lugar de valer la pena, podría incluso ser peligrosa. Mucha gente, de hecho, que antes de unirse al poderoso estaba a salvo del peligro, con ganas de hacer amigos, cayeron en sus propios peligros.
Si deseas mayor seguridad, elige la amistad de Cristo. Quieres ser un invitado en su casa? Prepárale un lugar. ¿Qué quiere decir: preparar un lugar? No amarte a ti mismo; Amarlo a Él. Si te gusta amarte a ti mismo, la puerta permanecerá cerrada; Si lo amas la puerta se abrirá. Y si estando la puerta abierta, El estará dentro de ti y tu no te perderás porque serás amado, habrás encontrado como te ama El.

El falso bien no crea la amistad
No quiero que lo tomes a mal, ni qué te parezca extraño que al momento en que me encontraba a la búsqueda de las vanidades del mundo, no eras aún un verdadero amigo, a pesar que parecía que me querías mucho, no era aún amigo de mí mismo, sino más bien enemigo, ya que me encantó la maldad ... Porque aunque, odiaba a mi alma, de qué manera podría tener un amigo sincero, en quien me deseó estas cosas debido a lo cual me odiaba a mí mismo como enemigo? Cuando brillaba en mi espíritu la bondad y la gracia de nuestro Salvador, no de acuerdo a mis méritos sino por su misericordia, en qué modo podría ser verdadero amigo mientras estaba mal dispuesto hacia él, ya que ignoraba enteramente como podía ser feliz y no me quieren quien ahora se había convertido de alguna manera un amigo de mí mismo? así que sean dadas gracias a Dios, que se ha dignado en convertirte - con tu propia conversión - en un buen amigo mío. Ahora existe un perfecto acuerdo entre nosotros en las cosas humanas y divinas acompañado de bondad de parte de Cristo Jesús nuestro Señor, nuestra paz auténtica y genuina.

Oren para obtenerlo
La amistad no debe ser circunscrita dentro de límites estrechos. Esta abarca a todos aquellos que necesitan afecto y amor, aunque se refiere con mayor propensión hacia algunos y es más vacilante hacia los demás. Se extiende hasta el enemigo, por lo que estamos obligados a rezar... No sin razón, sentimos gran atractivo hacia aquellos a quien amábamos de una manera santa y casta. Tenemos que orar para que estos bienes se conserven cuando se tienen y que se incrementen cuando no se tienen.

Mirar juntos hacia arriba
Incluso después de dejar de querer las cosas mundanas, que, la bondad eterna, buscando mi propio bien en mis necesidades materiales y mi felicidad en el logro de las cosas que desea el mundo. A pesar de ello, se estableció entre el tu y yo, en cierta medida, una comprensión más dulce y cariñosa en las cosas humanas. Ahora, sin embargo, lo que las palabras pueden expresar la alegría que siento por ti, ya que quien imperfectamente tenía como amigo, ahora es un verdadero amigo? Es, de hecho, añade el acuerdo sobre las cosas divinas; que vosotros a quien en otro tiempo, con exquisita amabilidad y transcurrido el tiempo que me dio la vida, comenzó a crecer en mí la esperanza de vida inmortal. Ahora, para que entre nosotros no haya desacuerdo incluso sobre los asuntos humanos, ya que el juez a la luz divina, no ha querido darles más peso que el que la razón requiere dadas sus limitaciones: sin hacer ultraje a su creador, Señor de las cosas del cielo y de la tierra, rechazan con desprecio injusto. Así, ocurre que entre amigos en los que falta un perfecto acuerdo sobre las cosas divinas no hay un acuerdo completo y sincero incluso en las cosas humanas. Es inevitable, de hecho, que a juzgar por las cosas humanas de manera diferente a cómo se debe, el que desprecia las cosas de Dios, y quién no puede amar al hombre en el camino correcto resultaría ser alguien que no ama a Aquel que creó al hombre.

Por esto, yo no digo que ahora eres mi amigo más plenamente, mientras que antes, lo eras sólo en parte, pero - pensando lógicamente - creo que antes no lo eras ni siquiera en parte, ya que ni siquiera en los asuntos humanos hubo una unión que partiera de una verdadera amistad. De hecho no has compartido conmigo las cosas de Dios, en las que también se evalúan los aspectos humanos. Y esto es mientras yo estaba lejos, más tarde empecé a entender de alguna manera, mientras que tenías un gran desprecio.

Podría interesarte