Santo Tomás

Amistad

La Amistad

Inclinación emocional mutua, que surge de una conformidad perfecta para escuchar y la consecuente disposición mutua para revelar los aspectos más íntimos de su personalidad.

Virtud

En la Biblia la amistad es considerada como la forma perfecta de lo gratuito, que se caracteriza por la participación y la solidaridad incondicional. Dios es el amigo del hombre, tal como se revela de una manera especial a los que han elegido como cooperadores determinantes de la historia de la salvación. Aristóteles admite tres tipos de amistad que se divide a su vez por numerosos matices: uno que se basa en el placer; uno que se basa en el interés y uno que se basa en el bien moral (Ética 1156b,7).

La amistad es esencialmente un amor mutuo entre semejantes: es un trato con otros como si fuéramos nosotros mismos. "El amor con que se ama a sí mismo forma la raíz de la amistad: de hecho, tenemos la amistad con los demás con quienes nos comportamos como con nosotros mismos." La amistad se distingue del amor y de la caridad. No hay distinción entre la amistad y el amor y no al amor cualquiera puede llamar amistad: "No amo a cualquiera, pero sólo acompañado por la benevolencia de la naturaleza (razón) es amistad: Que es cuando nos amamos unos a otros con benevolencia. No solo queremos lo bueno para los que amamos, sino su propio bien asi como queremos el bien para nosotros, cuando nos encanta el vino u otras cosas por el estilo, entonces no tenemos un amor de amistad sino de concuspicencia. Es ridículo decir que uno tiene amistad para el vino o para el caballo. De hecho, para la amistad no es suficiente ni siquiera la benevolencia, sino se requiere un amor mutuo, porque un amigo es amigo para su amigo. Y esta benevolencia mutua se basa en ciertos aspectos en común."

Pero también hay una distinción entre la amistad y el amor. De hecho, el alcance de la amistad es mayor que el de la caridad, de modo que se puede decir que la caridad es una especie de amistad: "La caridad es la amistad del hombre con Dios en primer lugar, y luego con los seres que le pertenecen", y entre las cosas que pertenecen a Dios en primer lugar están los hombres, pero luego también con los ángeles. Pero sólo el buen hombre puede tener comunión con Dios y esta amistad exige obediencia.

La amistad es sobre todo poder de Dios hacia sus criaturas dotadas de inteligencia. "Y" la esencia de la amistad que el amante quiere que el deseo amada sea cumplido, porque en realidad quiere el bien y la perfección de él y, por lo tanto, se dice que los amigos son un solo corazón (Salustio, Cap. 20). Ahora bien, hemos visto que Dios ama a su criatura, y tanto, la ama como hacerla formar parte de su bondad por ser el primer y principal objeto amado por él. Por lo tanto, él nos ha cumplido los deseos que la criatura racional quiere,de los cuales, todas las criaturas participan de la manera más perfecta en la bondad divina".

La amistad se basa esencialmente en la comunión y participación. Por lo que hay tantos tipos de amistad, como hay tantos tipos de comunión y participación. Santo Tomas enumera cuatro tipos de amistad: la amistad entre los parientes de sangre (Amicitia Patris et Filii et aliorum consanguineorurn) con base en la comunión natural debido a la misma semilla; amistad entre los "trabajadores", basado en el intercambio económico, como la participación en la misma industria; amistad entre conciudadanos, como la participación en la vida política misma: Por último amistad entre los creyentes, incluidos los cristianos, "es la comunión divina por la que son parte del cuerpo de la Iglesia o real o potencialmente." La última es la amistad de caridad (Amicitia Caritatis) y también se debe aún a los enemigos.

Para la amistad que se necesita una cierta igualdad entre los dos términos: sólo una cierta igualdad, no una igualdad perfecta; Amicitia no requirit aequaliatem aequiparantiae, sed aequa1itatem proportionis. Demasiado grande una desproporción entre los dos términos se cancela la amistad y hace que sea imposible. Por lo menos un análogo de afinidad. Y entre el hombre y Dios, según Santo Tomás esta afinidad (analogía) existe, y por lo tanto se puede decir que "el hombre natural ama a Dios con amor de amistad, incluso más que a sí mismo."

Una igualdad no es suficiente: no basta con que se trate de dos cuadernos idénticos, dos plantas idénticas: es necesario que los dos partes establezcan algún tipo de comunicación, un intercambio. A partir de esto es que el hombre no puede tratar como amigos los animales o cosas, e incluso las virtudes o cualidades: "De hecho, no se comunican en nuestra vida humana ni en el ser ni en la forma de actuar, asi que no podemos llegar a ellos con la benevolencia que llegamos a un amigo.

Podría interesarte