Evangelio

L'Amicizia

Amistad

En Juan, encontramos las palabras con las que Jesús define, en términos de amistad, su relación con sus discípulos:

"Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer".
(Jn 15,15).

Aelredo de Rievaulx

Vers i. 13-15 introducen los dos términos amigos y servidores. "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos." Y luego, en el vers. 14, que establece que para ser amigos deben ser servidores! "Ustedes son mis amigos, si hacéis lo que yo os mando." ¿No es la tarea de los servidores hacer lo que se les ordena? En Jn. 2, los sirvientes de las bodas de Caná, obedecen lo que la madre de Dios, les pide hacer, porque conocían lo que el encargado de la fiesta aún no podía saber. No somos más siervos! Jesús revela en el ver. 15: "No os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todo lo que he oído de mi Padre os lo he dado a conocer".

El amor transforma la relación entre el maestro y el discípulo, entre el Creador y la criatura, para establecer una nueva relación, la del amor libre. Amigo no es una expresión gastada para Jesús porque para Él es de hecho una palabra difícil para su propia vida. Dios llama al hombre: amigo. De acuerdo con el texto, que se ofrece como un regalo de amistad con el discípulo, que, en su libertad, se llama a aceptarlo y vivirlo.

Cristo era un amigo de María y de Marta y su hermano Lázaro tanto que antes de su muerte, dice San Ireneo, Jesús lloró como un hombre y amigo y lo resucitó como Dios. Frente a estas escenas de los Evangelios, no podemos considerar que la participación de la vida divina tenga como fuente al amigo.

Francisco de Sales: "Hablo de la amistad espiritual que dos o tres almas comunican su devoción y sus afectos espirituales, hasta formar un solo cuerpo." En Cristo los conflictos, las heridas, contradicciones y las crisis que con el tiempo una amistad puede soportar, no la destruirán con la fuerza de haber experimentado el don que llamamos perdón.

Un amigo que ora a Cristo en nombre de su amigo, y desea ser escuchado por Cristo por el bien de su amigo, termina dirigiendo a Cristo su amor y su deseo. De esta manera, a partir de ese santo amor con que abraza a su amigo, subir a la forma en que abraza a Cristo se afirma de este modo, en la alegría espiritual, a la espera de una plenitud que se realizará en próximo tiempo.

Tienes que conocer la soledad de ti mismo para captar los valores de ciertas reuniones, que pueden ser limitadas en el tiempo, para "marcar toda una vida. Así que uno de los grandes retos es saber cómo ver la amistad con los ojos de la fe, que revelan un profundo sentido de sí mismo y de la realidad histórica que se vive.

El mejor amigo que puedes tener es Jesús "Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor.; pero os he llamado amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre".(Jn 15:15). Elegir a los amigos que aman al Señor y tienen el corazón puro. "Huye también de las pasiones juveniles y la justicia, la fe, el amor, la paz, sean con los que invocan al Señor con un corazón puro.". (2 Tim 2:22).

¿Qué características tiene un buen amigo? "No hagan nada por el partidismo o por vanagloria, pero cada uno, con humildad, considere al otro como superiores a él mismo, cada uno tratando no sus propios intereses, sino también los de los demás" (Filipenses 2: 3-4). "Que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, y así, arraigados y cimentados en el amor, sean capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, que están llenos de toda la plenitud de Dios". (Ef.3,17-19). Y otra vez: "El que hace la voluntad de Dios es mi hermano y hermana y madre"
(Mc.3,35).

Jesús materializó muchas amistades con muchas personas. Fue amigo de Lázaro y sus hermanas, de los apóstoles, especialmente Pedro y Santiago, pero sobre todo Juan el discípulo amado. Y sin embargo, estas amistades se reproducen en los términos de su unión con Dios Padre.

Jesús, viendo su muerte como un sacrificio de amistad, dijo: "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos" (Gv.15,13). "Anda a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he hallado mi oveja que se había perdido".(Lc 15: 6). "Serán entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y llevarán a algunos de vosotros hasta la muerte" (Lucas 21:16). "Bueno, te digo, Haceos amigos con el dinero injusto, para que cuando éste les falte, os reciban en las moradas eternas."
(Lc 16: 9).

La amistad no es solo amor, sino que también es la caridad. Porque el amor y la caridad, son, en conjunto, el único sentimiento existente entre los cristianos de fe.

El apóstol San Pablo en las recomendaciones finales de la primera carta a los Tesalonicenses, escribió: "Estad en paz unos con otros. Felicítense, pues, hermanos, reprendan a los que viven mal, estimulen a los desanimados, ayuden a los débiles, sean pacientes con todo el mundo: No se venguen contra los que hacen el mal, sino que siempre busquen hacer el bien unos a otros. Sean felices siempre. Orad sin cesar, y en todas las circunstancias gracias al Señor. Dios quiere que te vaya bien, viviendo unidos a Jesús. No obstruyan la acción del Espíritu Santo. No desprecies los mensajes de Dios: Examinadlo todo; retened lo bueno. Manténgase alejado de toda especie de mal".
(1Tess.5,14-22).

"Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. No me han elegido mí, sino que yo los escogí; Y os he encargado que vayan y den fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidan al Padre en mi nombre, él os lo dé".
(Jn 15.12 a 16).

En los últimos días de la vida de Jesús transcurrieron entre Betania y Jerusalén. Pero por la noche regresó donde Lázaro osea a la casa del amigo y en esa casa María hizo un gesto de amor: tomó en sus manos los pies de Jesús, y los ungió con nardo, los perfumó y los secó con sus cabellos. María tenía en sus manos los pies de Jesús, los pies del viajero que había viajado por todos los países de Palestina y que conocía los caminos de cada corazón. Sin duda, el corazón de Jesús se regocijó y recibió la fuerza del amor de la amiga, para caminar hacia su destino de muerte.

Podría interesarte