Esperanza

#

Tomás de Aquino

El hombre sabio honra el intelecto porque, entre las realidades humanas, es el que Dios tiene el amor más intenso.

QUÉ ES LA ESPERANZA

Sin embargo, debemos invocar a Dios porque; "Penetras la oscuridad de nuestro intelecto con un rayo de su luz, Alejándonos de nosotros la doble oscuridad en medio de la cual nacimos, aquellos del pecado y de la ignorancia". Y de cada nuestro pensar y actuar Dios "inspiras el principio, conduces el progreso y coronas el fin".

La esperanza, como la pasión, se distinguen por el deseo, puesto que éste último tiene como objetivo, simplemente, el gozo y el apetito de los sentidos, mientras que la esperanza tiene como objeto un bien futuro, arduo y posible puesto que se refiere al Bien y vive en la dificultad del que desea un lugar para aprenderla.
Objeto de la esperanza es un bien futuro, arduo y posible. La esperanza, por el amor y por el bien que espera, se regocija en la obra, porque favorece la natural inclinación.

La esperanza es una virtud, puesto que es Dios en quién se apoya y espera. Virtud porque tiene por objeto a Dios, y por Él, desea la ayuda necesaria para caminar seguros por las rutas impermeables del mundo y también para conseguir un futuro de gloria.Virtud, porque conforma los actos humanos a la regla perfecta y superior de Dios.

El objeto de la esperanza es Dios, sobre el que se apoya y espera un Bien Infinito: es la beatitud eterna, cada cual la espera para sí mismo, pero por un acto de caridad está bien esperarla también para los demás.

La esperanza, teniendo, directamente a Dios por objeto, Sumo Bien, es virtud teologal. Algunos sólo esperan en los hombres: pero para ellos sólo podrá obtenerse una ayuda secundaria.

La esperanza, teniendo directamente como objeto a Dios, como principio del conocimiento y de la verdad, se distingue por la fe y la caridad, que tienen por objeto a Dios como término de unión con el alma, mediante el amor.

La esperanza confirma a la fe, pero no existe con anterioridad a ésta; porque ella nos hace conocer a Dios,del que se espera.

La caridad viene tras la esperanza, pero es su parte perfeccionada.

LA ESPERANZA Y SU OBJETO

La esperanza reside en la voluntad; que es un deseo racional. Ella tiene como objeto el bien etc..; como hemos visto, la facultad de quienes desean vivamente una cosa: el bien divino.
La esperanza no existe para Dios porque no es un bien del futuro, sino presente. No la pueden obtener los malvados porque no conocen al Sumo Bien, ni pueden conseguirla. La speranza vive en las almas purgantes que todavía no han conseguido a Dios, pero saben que lo obtendrán.

En la Iglesia militante, la esperanza se levanta con seguridad, puesto que procede de la fe y de la caridad perfecta.

Te podría interesar