Trastorno

Trastorno

El origen

Cada desorden se origina por la pasión, el intelecto se mantiene ofuscado y se deja subyugar sin emitir ningún juicio más que a favor de la pasión de la que está a merced.

La pasión se enciende por aquel objeto y lo hace amarlo ardientemente.

El desorden y la pasión

Ocho son las principales tentaciones de los malos pensamientos, que hacen la guerra a los hombres, conocerlas nos pueden ayudar a mantener la vigilancia y enfrentar sus ataques.

La primera es la gula, seguida por la lujuria, el amor al dinero, la tristeza, la ira, la pereza, la vanagloria, el orgullo.

El pensamiento de la gula nos sugiere que abandonemos el ascetismo pronto; se presenta ante nuestros ojos el estómago, la privación de lo necesario.

La impureza nos incita a desear la belleza del cuerpo y convertirlo en el centro con una violencia mayor que los que viven con la moderación suficiente para detenerse, convenciéndose de que no nos lleva a ningún resultado.

El amor al dinero nos sugiere que no se vivirá mucho tiempo, que no se tendrá la fuerza para trabajar con las propias manos, que se va a sufrir de hambre, que vendrán enfermedades, que sufriremos la amargura de la pobreza.

La ira es una pasión que hace burbujear la parte irascible contra los que nos han ofendido. Exaspera al alma especialmente durante la oración y toma posesión del corazón. Si persiste, se convierte en resentimiento, provoca disturbios, y ataca cual animal venenoso.

La pereza es el más pesado de todos los ataques. Inspira aversión a la clase de vida, hacia el trabajo, a escapar de los combates.

El pensamiento de vanagloria es muy sutil y se presenta en aquellos que son capaces de vivir en el ascetismo y que desean adquirir la gloria que viene de los hombres. Después de exaltar al incauto con vanas esperanzas, lo abandona a las tentaciones del orgullo.

El orgullo provoca en el alma las caídas más dolorosas. La convence de no reconocer la ayuda de Dios, sino que cree que en sí mismo se encuentra la razón de sus buenas acciones, y lo eleva por encima de los hermanos juzgándolos como ignorantes al no reconocer su estado.

El trastorno causado por las pasiones es muy amplio como la extensión del cielo al infierno. ¿Qué distancia hay entre un alma que toca el cielo porque sólo tiene un ligero rastro de polvo de la tierra, y un alma que merece ser sumergido en el fuego eterno. Por lo tanto, el desorden tiene varios grados, que son la exclusión, la dominación y la división de lo divino, el trastorno por lo tanto tiene tres etapas del mal.

La exclusión. En este nivel domina la abominación de la desolación en la que Dios está completamente negado, sus autoridades pisoteadas, la orientación del alma se apartó de él y se hundió en el mal, la unión sobrenatural de la gracia se rompió, perdió la vida divina, despreció la gloria de Dios, se cerró el paraíso, se abrió el pozo del infierno, la tierra donde florece el pecado mortal.

El dominio. En esta condición, las creencias y juicios humanos tienen un claro predominio por encima de las sobrenaturales que reinan en el corazón como resultado de lo terreno, por lo que la acción está dirigida a la búsqueda de los propios intereses a expensas de las cosas de Dios. En esta etapa el trastorno está relacionado con las imperfecciones o mejor dicho con los pecados veniales.

La división. En esta posición, no existe una regla con relación al pecado, sin embargo, todavía quedan algunas impurezas o imperfecciones terrenales, que de alguna manera se las arreglan para oscurecer el esplendor del alma. Dios no es para el alma, horno de amor, de esperanza, de vida y felicidad.

La piedad, siendo el primer paso para volver a Dios, se incorporó al alma en lo más profundo para llevarlo de la muerte a la cima de la vida. El alma comienza a resurgir de las profundidades del mal, libre de pecado mortal, hace su vida a través de la unión con Dios y la sumisión a sus leyes esenciales. Esta etapa inicial de la ascesis se puede llamar: el despertar de la vida, el encuentro con Dios.
La piedad hace su trabajo, más tarde, alejando el pecado venial lo cual constituye el punto de partida de este dominio.

La Piedad hará desaparecer esta división hasta que no queden huellas, tanto como sea posible en su camino hacia la perfección.

Te puede interessar