Oración


Oscuridad y luz

En este momento la humanidad debe pasar una prueba difícil. Una emergencia de salud causada por un pequeño virus. Actualmente, la ciencia está luchando por encontrar vacunas, las estructuras de socorro están colapsando y los sistemas de producción están atascados.

El hombre descubre que es vulnerable, gime atravesado por la oscuridad y lamenta el terror de ser presa de la enfermedad. Vaga en busca de luz y esperanza.

Orar se convierte así en una práctica esencial para correr a encontrarse con Jesús, para ser salvados por él porque: "Eres bueno, Señor, y perdonas, estás lleno de Misericordia con los que te invocan".
(SI 85,5).

Oración contra el flagelo

Ante tanta agonía, mi corazón gime,
este coronavirus está arrancando las criaturas,
como en un campo de trigo listo para la cosecha.

Desperté de la ilusión de omnipotencia
la noche me había oscurecido la mente.
Ahora ya no sé a qué aferrarme,
mientras mis amigos más cercanos
desaparecen en medio de sufrimientos inauditos.

Oh Padre Todopoderoso acepta mi súplica,
no mires las traiciones,
insultos y pecados de todo tipo

Dame la bienvenida como al hijo pródigo.
Quiero repetir sus palabras:
Padre, he pecado contra el cielo y contra ti;
Ya no soy digno de ser llamado tu hijo.

Ahora en esta angustia, tribulaciones y miedos mi llanto te alcanza como el de los apóstoles en el bote a merced de la tormenta: "¡Maestro, estamos perdidos!".

Entonces amenazaste al viento y al mar,
el viento paró y hubo una gran calma.
Aquieta las tormentas de mi alma y aleja mis ansiedades.
Libérame de los miedos que no me dejan en paz.

Ven Jesús porque donde tu estas
no puede haber maldad ni miedo.
Dondequiera que se necesite ayuda para alguna enfermedad
respondiste a cada grito, te conmovió toda miseria.

Los ciegos han recuperado la vista.
los sordos oyen, los mudos la palabra
los paralizados la salud, los muertos la vida.
Ahora escucha mi grito incesante: ven Jesús, ¡cúrame!

Estoy aquí delante de ti, Señor Jesús.
Incluso si soy un pecador, confío en ti.
No mires mis pecados y perdóname
lávame con tu sangre y sanaré.

Escucha el grito de ayuda que surge de las profundidades.
Entra en mi corazón, salva mi alma
Cúrame de esta aflicción y sufrimiento.
Tócame y seré curada.

Oración pidiendo socorro

En tribulaciones, en angustia y en miedo
mi llanto te alcanza como el de los apóstoles en el bote
a merced de la tormenta: "¡Maestro, estamos perdidos!".
Entonces amenazaste al viento y al mar,
el viento se detuvo y hubo una gran calma.
Calma las tormentas de mi alma y aleja mis ansiedades.
Libérame de los miedos que no me dan paz.

En el tormento de la enfermedad, en el dolor,
Quiero rogarte como ese leproso que te conmovió.
Extendiste tu mano y lo tocaste
y dijiste: "¡Lo quiero, sé limpio!" y fue sanado
Estoy aquí esperando, extiende tu mano hacia mí y tócame.

Cuando la gravedad de la enfermedad cierra toda esperanza en mí,
Quiero llorar como lo hizo el ciego de Jericó:
"Hijo de David, Jesús, ten piedad de mí".
y aunque muchos lo regañaron, él gritó más fuerte.
Entonces lo llamaste y le dijiste:
"¿Qué quieres que haga por ti?" y fue sanado.

No importa si tantos quieren que me quede callado,
No quiero matar mi esperanza y sucumbir
pero clama aún más fuerte: "Jesús, ten piedad de mí".
Espero que me preguntes: "¿Qué quieres que haga por ti?".

Ayudaste a los apóstoles mientras estaban cansados,
en el bote sacudido por las olas debido al viento contrario
Caminaste sobre el agua y les dijiste:
"Coraje, soy yo, no tengas miedo".

A Pietro, que quería conocerte, le dijiste: "¡Ven!".
Cuando, debido a la violencia del viento, se asustó y comenzó a hundirse,
corriste en su ayuda y le tendiste la mano.
Tan pronto como subiste al bote, el viento paró.

Si camino a tu encuentro
si estoy cayendo en el abismo de la desesperación
y la fe no me sostiene, corre en mi ayuda,
Extiende tu mano y sálvame.

Ven Jesús porque sé que donde estás, no puede haber maldad.
En todo lugar has ayudado en las enfermedades,
respondiste cada grito, te conmovió cada miseria.

Los ciegos han recuperado la vista.
los sordos oyen, los mudos recuperan la palabra
los paralizados la salud, los muertos la vida.
Ahora escucha mi grito incesante: Ven Jesús, ¡cúrame!

En tu nombre Jesús encierra todo tu poder
y solo tu presencia puede curarme.
Estoy aquí delante de ti, Señor Jesús.
Incluso si soy un pecador, confío en ti.
No mires mis pecados y perdóname
lávame con tu sangre y seré liberado.

Escucha el grito de ayuda que siento salir de lo mas profundo
Entra en mi corazón, salva mi alma
Cúrame de esta aflicción y sufrimiento.
Tócame y seré curado.

Gracias Jesús por todo lo que estás haciendo por mí.
Gracias por tu amor.

Tomado de: "Cómo encontrar el amor de Dios"