Sagrado Monte de Oropa

Sagrado Monte de Oropa

Sagrado Monte de Oropa
Sitios por visitar
monasterio invisible
Grupo de oración y intercesión.
María Virgen
No resistir a su llamada
San Benito
Contra enfermedades y maleficios.
Infierno
Una terrible realidad.
Purgatorio
Hermanos que tienden una mano.
Paraíso
Voy a preparar un lugar.
Amor y Pasión
La Pasión de Jesucristo.
Milagros Eucarísticos
Las Hostias en carne viva.
Milagros
Signos de la presencia divina.
Meditaciones
El respiro del alma.
Apariciones Marianas
María sigue la humanidad
Los Ángeles
Seres que arden en amor.
Lectio divina
La Palabra vivifica el corazón.
La Esperanza
¿Por qué Esperar?
La Amistad
Un verdadero sentimiento.
Ser cristianos
Saber si el alma es inmortal.
Primeros viernes
Sagrado Corazón de Jesús.
Decálogo
Los diez mandamientos.
María Valtorta
La Pasión.
La Misericordia
Padre de infinita paciencia.
La Fe
Virtud sobrenatural
La caridad
Amor operante
Alma
Increíble energía
La oración
Un camino eficaz
español italiano 


Sumario Sacro Monte
El Sagrado Monte de Oropa forma parte de los Montes Sagrados construidos en el 600, tras la Contrarreforma de San Carlos Borromeo. El Sagrado Monte de Oropa, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está constituido por una serie de Capillas, caracterizadas por la presencia de distintos motivos arquitectónicos. Doce de estas capillas fueron construidas en 100 años a partir de 1620 y representan la parte más interesante del complejo. Las estatuas, en terracota multicolor, están dedicadas a a la vida de la Vigen María, representada en escenas plásticas-figurativas, trabajan cualificados escultores, verdaderos especialistas en Montes Sagrados, que crean obras maestras absolutamente conmovedoras y artísticas.

mapa Sagrado MonteLas Capillas, como se ve en la figura, fueron construidas equidistantes, por lo menos en el primer tramo, y dispuestas, en orden alterno, sobre dos filas muy cercanas, casi paralelas sobre el manto herbáceo de la verde pendiente. Las cinco Capillas restantes, están más distanciadas entre ellas, porque faltan las intermedias, proyectadas pero no realizadas. Aun hoy se recorren en zig zag, típico modo de afrontar las pendientes de las montañas, que nos permiten pasar de una capilla a otra sin necesidad de indicaciones.

La relación entre el Santuario Mariano y el Sagrado Monte no siempre ha estado claro, como no lo está su enlace físico, puesto que la práctica devocional de subida al Sagrado Monte acontecía tras la visita a la Vigen Negra; historicamente, se ha introducido entre las dos entidades espirituales, una separación incluso visual, más bien rígida, que parece perdurar hasta hoy. El clero local consideró siempre al Sagrado Monte, una práctica accesoria y personal.

En el Medievo, el peregrinaje representaba, para la vida del cristiano, un momento fuerte y era uno de los aspectos propios de la religiosidad de la época. Entre los siglos XV y XVII, cuando era difícil, sino imposible, llegar a Palestina, los franciscanos iniciaron la construcción de los Sagrados Montes, para mantener vivo el sentido del peregrinaje, pues ya no era posible en Oriente Medio.

En la búsqueda de un lugar para edificar este complejo religioso, se buscaba que el Monte, por sus predecentes históricos, tuviese ya una fuerte connotación religiosa y una perrogativa de polarización, como precisamente tenía Oropa; puesto que allí, ya había sido edificado un floreciente Santuario Mariano dedicado al culto de la Virgen Negra. El Sagrado Monte, se inserta en este preeesistente ambiente como un elemento accesorio, en pleno funcionamiento y perfectamente organizado.

DEVOCIÓN
PREMISA - Antes de iniciar el itinerario, preparemos el corazón para el gozo: para encontrar el amor. Mirando estas graciosas Capillas, tan dulces, no puede sino penetrar en el corazón las delicias del Paraiso. Mediante la plegaria y la meditación, ante la Capilla, sentiremos una presencia divina tan intensa, que elevará el alma y grabará en nuestro corazón el deseo de tan inmenso bien.
Y así, tras haber meditado la vida de la Virgen María, y roagado su intercesión, estamos preparados para entrar en el Santuario para recibir su cálido abrazo, su dulce caricia, su maternal protección, en gracias y bendiciones. Serán escuchadas nuestras súplics, y aun más: nos guiará hacia su hijo Jesús, que es la meta de nuestra vida.

Las capillas
  1. Inmaculada Concepción
  2. Natividad de María
  3. Presentación de María en el Templo
  4. Vida de María en el Templo
  5. Esponsales de María
  6. Anunciación
  7. Visitación
  8. Natividad de Jesús
  9. Purificación de María
  10. Bodas de Canaán
  11. Asunción de María
  12. Coronación de María
  1. Capilla de la Inmaculada Concepción

    Inmaculada ConcepciónInmaculada Concepción
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - Un dragón que representa el pecado original y situados en el centro de la escena, San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María. Sobre lo alto de la cornisa, están representados el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que descienden sobre la Virgen María, que está arrodiññada sobre el globo terráqueo y rodeada por dos Ángeles.

    MEDITACIÓN
    El Padre Eterno quiso que María fuese preservada de la mancha original, puesto que es justo que Ella no fuera esclava de Lucifer, sino que siempre y para siempre pertenezca a Su Creador. Dios la creó llena de Gracia y Le asignó la tarea de reparadora del mundo perdido: una mediadora entre Dios y los hombres. Sobretodo, el Padre quiere preservar a ésta, su esclava, del pecado de Adán: porque estaba destinada a ser la Madre de su Unigénito Hijo Jesús.

    ENSEÑANZAS:
    Contempla com María había podido tener la gracia de Dios y las virtudes. Todo pasó pos su contínua plegaria: por el deseo ardiente de complacer a su amado Señor, por las múltiples penitencias para someter su cuerpo al espíritu. Fue la única que mereció ser llamada Madre y esposa de Dios.
    Como María, también podemos caminar hacia las virtudes a través de la oración constante, la búsqueda del bien y, sobretodo, acudiendo a la Virgen María, para que nos ayude en este virtuoso empeño.

    PLEGARIA:
    Estrella del cielo: querría que todo el mundo
    te conociese así, como eres,
    bella como la aurora, adorno de la luz divina,
    arca sublime de salvación,
    delicia de Dios.

    Dulce y amable María,
    te ruego que no apartes Tus piadosos ojos
    de las llagas de mi alma,
    mírame: ten compasión y cúrame.

    Te ruego por mi salvación.
    Atrae mi corazón hacia Tí
    para que pueda impregnarse
    del Amor de Dios:
    ayúdame a seguir las huellas de Jesús.

  2. Capilla de la Natividad de María

    Natividad de María Natividad de María
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - Está representado el nacimiento de María Virgen. Al fondo, Santa Ana asistida por dos mujeres, yace en la cama. Una partera está sentada rodeada por dos Ángeles y muestran a María. En los lados, San Joaquín, mientras, a la derecha, las mujeres cuecen el pan en el camino.

    MEDITACÍON
    Es cierto que el alma de María es la más bella de la que Dios ha creado, es decir: tras la encarnación del Verbo, esta fue la obra más grande y digna de por sí, que el Omnipotente realizó en este mundo. El alma de María fue como la hierba que absorvió feliz, la abundante lluvia de la gracia, sin desperdiciar ni una gota. María fue destinada a ser la Madre de Dios, y fue necesario que Dios la enriqueciera desde el primer instante de Su vida, de una Gracia inmensa, de orden superior a la de los demás hombres y Ángeles, para responder a la altísima misión a la que Dios la enaltecía.

    ENSEÑANZAS:
    Observa que como el sol con su luz supera tan el resplandor de las estrellas que este no se ven más, así la Viren María supera con Su santidad los méritos de toda la moltitud celeste. Observa por fin que Ella ha ofrecido a Dios Sus méritos por la salvación de todos los hombres. Su alma pura, siempre voló hacia Dios y Su amor por Él aumentó cada vez más.

    PLEGARIA:
    Querida Madre, si hay en mí un atisbo de esperanza,
    una chispa de gracia, algún signo de salvación,
    reconozco que viene de Tí.

    Qué grande es la Gracia
    que posées ante Dios.
    Obténme una luz de la llama divina
    que me queme de Amor divino.

    Te suplico que lo hagas por amor,
    por Dios, que te ha hecho tan grande,
    tan poderosa y piadosa.
    Hazlo por mí, porque te quiero.

  3. Presentación de María en el Templo

    Presentación de María en el Templo Presentación de María en el Templo
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - Se ve a María niña, correr por los pasillos, mientras San Joaquín y Santa Ana, la MIRAN. Más allá del parapeto, el Sumo Sacerdote y otros personajes del Templo, envueltos en ricos ropajes, esperan el ingreso de la Virgen María.

    MEDITACIÓN Contempla a María, con apenas tres años, va al servicio del Sagrado Templo para elegir a Dios como Padre y su Señor.Aun tan pequeña, ya había oído la voz de Dios que la invitaba a dedicarse por completo a Su amor "Escucha, hija, presta atención: olvida a tu pueblo y a la casa de tu padre". (Salm 45,1).

    ENSEÑANZAS María se ofrece a sí misma, en su totalidad, con prontitud,sin vacilar y sin reservas, pues su voluntad se adaptó a abrazar todo cuanto el Señor deseaba: es un acto tan grande, tan sublime, que nos hace quedar extasiados ante él. Con humildad, presentémonos a María y roguémosle para saber ofrecernos a Dios. Este ofrecimiento será particularmente grato a Dios, para obtener lo inimaginable.

    PLEGARIA:
    Amada de Dios, Tú que resplandeciente ejemplo
    me invita a imitarte.
    Quisiera que me ayudases
    a recuperar mi tiempo perdido
    sirviendo al mundo.

    Majestad, te consagro
    mi mente para para pensar en el amor que tanto mereces.
    Mi lengua para loarte,
    Mi corazón para amarte,
    Te ruego: acéptame tal como soy.

    Madre con tu intercesión
    ayuda mi debilidad,
    obteniendo para mí, de tu Jesús,
    la perseverancia y la fortaleza para serte fiel
    hasta la muerte.

  4. Vida de María en el Teplo

    Vida de María en el Teplo Vida de María en el Teplo
    REPRESENTACIÓN INTERNA - La Virgen María está sentada en una mesa de trabajo, rodeada de ángeles y otras muchachas del Templo de Jerusalén: en total aparecen cuarenta y cuatro personajes.

    MEDITACIÓN Es hermoso contemplar a María mientras vive durante once años en el templo, mientras crece progresivamente en perfección. Ella, en el silencio y en la mansedumbre, cultivó e hizo resplandecer sus virtudes, como la caridad, la modestia y la humildad. Mientras, el Señor, se complace al ver a esta pequeña Virgen escalar la cima de las virtudes. "¿Quién es la que sube por el desierto como columna de humo, exhalando perfume de mirra e incienso, de polvo aromático?".

    ENSEÑANZA María, durante su estancia en el templo, como esclava, sufría por los pecadores e intercedía ante Dios por nuestra redención. Mará es modelo a imitar porque es Maestra de virtudes. Por eso, dirigimos nuestras acciones para conquistar, con sus enseñanzas, las virtudes necesarias para llegar a ser hijos predilectos del Padre que está en los cielos.

    PLEGARIA:
    Maravillosa niña del cielo,
    cándido lirio de inmaculado corazón,
    el Omnipotente te adornó con toda virtud
    que hasta los ángeles contemplan extasiados.

    A pesar de mi pequeñez, te suplico
    me ayudes a conseguir las virtudes de la que eres Maestra.
    Ayúdame a seguir los itinerarios
    necesarios para recorrer el camino del cielo.

    Querida Madre Celestial,
    te suplico, protégenos en esta vida
    para que podamos obtener la eterna,
    donde tu Hijo espera a los puros de corazón.

  5. Esponsales de María

    Esponsales de María Esponsales de María
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - Es evidente la escena de esponsales, con el Sumo Sacerdote en la escalinata, con La Virgen María y San José: éste último lleva una vara florida.

    MEDITACIÓN Según el reglamento del Templo, también a María le llegó el momento de tomar marido. Entonces se convocó a todos los solteros de la casa de David, para que se reuniesen en el Templo: muchos respondieron a la invitación. El Sumo Sacerdote llevó, a cada uno de los reunidos, un ramo, y les ordenó marcar en él, el propio nombre y tenerlo en la mano durante la plegaria: José puso su ramita sobre el ara y ésta floreció. De este modo, José fue reconocido como el esposo destinado, por el Señor, para la Santa Virgen.

    ENSEÑANZAS María es esta noble estrella salida de Jacob, cuyos rayos iluminan el universo, brillan en los cielos penetrando hasta el fin de los abismos. Quienquiera que seas, en este mar que es el mundo, si te sientes arrastrado en medio de huracanes y tempestades, no desvíes tu mirada nunca de este astro. Si Ella te sostiene, jamás te hundirás; si Ella te protege, no tendrás miedo de nada. Bajo su Guía no temerás el cansancio y con Su protección alcanzarás la salvación.

    PLEGARIA:
    Si el viento de las tentaciones te asalta,
    si te atrapa la desventura,
    si se ponen en tu camino:
    vuélvete a María.

    Si la cólera, la avaricia, la seducción carnal
    zozobran la frágil barquita
    de tu alma:
    vuelve tu mirada a María.

    Cuando atormentado por tus culpas, avergonzado por tu conciencia, asustado por la amenza del juicio: piensa en María.

    Siguiéndola, no te perderás
    rogándola, no conocerás la desesperación,
    pensando en Ella, no te equivocarás:
    Pues te espera para abrazarte con cariño.

  6. Anunciación

    Anunciación Anunciación
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - En la escena se vé a María, arrodillada en oración. Sobre Ella, está representada una paloma para indicar la presencia del Espíritu Santo. Ante Ella, aparece, majestuoso, el arcángel Gabriel mientras en lo alto Dios Padre observa el acontecimiento.

    MEDITACIÓN El Señor, atraido por el perfume de las virtudes de esta niña, la elige como Su madre, cuando quiere hacerse hombre para redimir al mundo. El Arcángel Gabriel l saludó: "Te saludo, oh llena de gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre las mujeres". Ella no respondió pero se turbó. Y todavía, "He aquí que concebirás un hijo, lo darás a luz y lo llamarás Jesús". El ángel espera respuesta. "He aquí la esclava del Señor. hágase en mí, según tu palabra".

    ENSEÑANZAS María permanece turbada porque rebosaba humildad, huía de toda alabanza. Con tu respuesta al Ángel, se alegró el cielo y aportaste a la tierra un mar de gracias y de bienes. Qué gran humildad la de María, pues se empequeñece a sí misma, y qué grande es ante Dios. En ningún lugar de la tierra se ha podido encontrar una Virgen tan maravillosa, que con sus ojos, ha cautivado al Rey del cielo, y con la fuerza de atracción del amor, le ha hecho esclavo. Dios pudo hacer un mundo más hermoso, un cielo más grande, pero no pudo hacer una criatura más excelsa que haciéndola Su Madre.

    PLEGARIA:
    Tú que ejerciste sobre Dios la autoridad materna,
    regalas la excelsa gracia de la reconciliación
    también a los que pecan gravemente.

    No puedes no ser escuchada,
    si Dios mismo se comporta Contigo
    en todo como conviene
    a Su verdadera Madre.

    A Tí, Madre de Dios y Madre nuestra,
    no te falta la fuerza para socorrernos.
    Y no te falta voluntad para ayudarnos.

    Madre, acude en nuestra ayuda,
    sálvanos de la miseria y de la soberbia,
    tómanos de tu mano
    y llévanos a tu Hijo Jesús.

  7. Visitación

    Visitación Visitación
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - Está representado el encuentro entre la Virgen María y su prima Isabel. San José, situado a la derecha y Zacarias en la izquierda: ambos observan el abrazo entre las dos mujeres.

    MEDITACIÓN Contempla que María visita a Isabel tras las indicaciones del Ángel: "He aquí que Isabel, tu pariente,en su vejez, ha concebido un hijo. Está del sexto la que llamaban estéril".
    María no mira los baches del camino, ni presta atención a las cuarenta millas de distancia a recorrer, sino enviada, escoltada escoltada por dulces criaturas celestiales.
    La Virgen está obligada sólo por la caridad, puesto que en su vientre posee ya al Verbo increado. Entrada en la casa de Zacarias, saludó a Isabel. Al verla, Isabel se llenó de Espíritu Santo y exclamó a voz en grito: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre (...). Bienaventurada la que ha creido en el cumplimiento de lo que el Señor le ha dicho".

    ENSEÑANZAS María jamás piensa en sí misma: ni siquiera en el cansancio del viaje a pesar de sus condiciones, pero acude hasta su prima Isabel. El Señor se complace en la obediencia y sabe valorar el sacrificio que hace María más allá de sí misma.

    PLEGARIA:
    Querida Madre del cielo:
    la duda jamás te ha influido.
    El cielo no podía encontrar
    un corazón más puro y ardiente que el tuyo.

    El Ángel habla y tu acudes solícita.
    No piensas en Tí misma, ni en la dureza del viaje.
    El corazón te empuja
    allá donde el cielo quiere.

    Enséñame a seguir tu ejemplo
    Concédeme aceptar tus enseñanzas con gozo
    Prende una llama ardiente en mi corazón.

  8. Natividad de Jesús

    Natividad de Jesús Natividad de Jesús
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - En esta capilla está representada la cueva de Belén en la que se puede admirar al Pequeñín, la Virgen María, el padre putativo San José, al buey y al borrico.
    La escena está rodeada de muchísimos ángeles y querubines de celebración.

    MEDITACIÓN Contempla y considera, con asombro, el inminente día del parto. La Virgen, mientras estaba preparando las cosas para el evento, fue llamada por el edicto de César Augusto, que ordenó el censo. Durante cuatro dias, con su castísimo esposo José, va por senderos difíciles en el rigor del invierno. Para María fue un viaje penoso: por sus condiciones y su tierna edad. En Belén no encuentran hospitalidad y se vén obligados a refugiarse en un establo. Allí, en el silencio de la noche, alumbró al Salvador en la fría tierra. Lo acogió en sus afectuosísimos brazos y lo acunó en su seno, entre el jolgorio de los Ángeles.

    ENSEÑANZAS Desde su nacimiento, el Redentor nos regaló el ejemplo de la pobreza: el de la humildad y la paciencia. María, encontrándose ante el inminente parto, obedeció el edicto del emperador romano que ordenaba el censo. El Señor se complace en la obediencia y en el sacrificio.

    PLEGARIA:
    Madre, Tú has dado a luz
    al Salvador del mundo.
    Lo has mimado en el humilde pesebre.
    ningún corazón ha tenido piedad de tus condiciones.

    En efecto, Jesús quiere Su Trono en el cielo,
    su imperio en el servicio,
    su gloria valora el sacrificio,
    su poder, la obediencia.

    Por el ejemplo que nos dio tu Hijo
    concédenos derrotar a la soberbia,
    encontrar la fuerza y el valor,
    para vencer nuestras mezquindades
    y dirigirnos gozosos tras tus huellas.

  9. Purificación de María

    Purificación de María Purificación de María
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - En evidencia, aparece María que ofrece a su hijo al Sumo Sacerdote, para la purificación. Presentes en el acto, están José y la profetisa Ana. En lo alto, el Padre está bendiciendo, rodeado de algunos ángeles.

    MEDITACIÓN "Cuando llegó el tiempo de su prurificación, según la Ley de Moisés, llevaron al niño a Jerusalén". En la antigua ley, transcurridos los cuarenta dias desde el nacimiento de un niño, la madre debía acudir al Templo para ser purificada y ofrecer su hijo a Dios. El Señor quiso que en el día de la presentación, Ella hiciese en el Templo un solemne sacrificio de Sí misma, ofreciendo solemnemente al Hijo, ofreciendo así a la divina justicia, la preciosa vida de Jesús.

    ENSEÑANZAS Tan heróica virtud procuró este ofrecimiento, puesto que María era muy consciente de la sentencia de condena a muerte que sufriría Su adorado Jesús. La Santa Virgen supo, por las por las divinas escrituras, los sufrimientos a que sería sometido el Redentor. Caridad sin medida. Constancia sin fin. Victoria merecedora de admiración por el Cielo y la tierra; para comprender el inmenso sacrificio que María haría de Sí misma y el amor tan inmenso que Le unía a Jesús.

    PLEGARIA
    María Inmaculada: ¿Dónde podremos encontrar tu amor?
    Quizás allá abajo, reino de nieves eternas.
    O arriba, rocío que el sol derrite,
    ¿En la perfumada frecura,o,
    en el cáliz de un lírio?.

    Te he visto acudir a los necesitados,
    te he visto llorar con los que sufren,
    te he reconocido en quién ama a Jesús,
    te he encontrado en los latidos de mi corazón.

  10. Bodas de Canaán

    Bodas de Canaán Bodas de Canaán
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - La escena representa un banquete de bodas. Aparecen Jesús y la Virgen María. Junto a Jesús, se vé a un anciano que admira el prodigio acontecido en el cántaro, donde el agua se transformó en vino.

    MEDITACIÓN María llega a Canaán de Galilea, para participar en la boda de Simón Zelote. Aunque Ella sea Madre de Dios, se alegra con sencillez, y acepta la afectuosa invitación junto con su hijo Jesús. Entonces, empezó a faltar el vino. María, llena de compasión le dijo a su hijo Jesús: "No tienen vino". Y Jesús respondió: "Mujer, ¿qué quieres de Mí?. Aun no ha llegado mi hora. Su madre dijo a los camareros: "Haced lo que Él os diga". María es piadosa. Comparte la necesidad de la pobre familia y su urgente problema: recurre a la omnipotencia de su Hijo, el cual, al oír la súplica de su Madre, hace el primer milagro: transformar el agua en vino.

    ENSEÑANZAS Tomémos a María como ejemplo: cuando veamos a un hermano en dificultades, no esperemos a que nos lo pida: acudámos deprisa en su ayuda. Es lo que pretende la perfecta caridad.

    PLEGARIA:
    Estrella del cielo
    que suavizas nuestras amarguras,
    acude a nuestras penas
    para que podámos salir
    de la confusión abismal de este mundo.

    Querida Madre: ayúdanos
    a alcanzar tu piedad
    por los errores que cometemos en esta vida.
    Para que, por la vía del amor,
    podámos entrar en el corazón de Jesús.

    Nadie mas que Tú, María,
    conoce los latidos ardientes
    de Su Corazón.
    Deseamos con todo nuestro ser
    confiarnos a tus manos maternales.

    Seguros del amor inmenso
    que nos tienes, María,
    nos llevarás a tu Hijo Jesús.

  11. Asunción de María

    Asunción de María Asunción de María
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - Los Apóstoles alrededor del sepulcro vacio, miran a María mientras sube al cielo. Una multitud de Ángeles rodean a la Virgen y la acompañan a la Gloria de los Cielos.

    MEDITACIÓN Puesto que María supo vivir, destacando en las cosas terrenales, siempre unida a Dios: sufuente no fue amarga, sino dulce y querida. La muerte no llega vestida de luto ni tristeza, como ocurre con el resto de los hombres, sino que está iluminada de luz y alegría. El Hijo la invitó a seguirle introduciéndola en las llamas de su caridad y en los suspiros de amor. El alma inmaculada de María, como tierna paloma, desata sus ligaduras de esta tierra y fue coronada en la gloria bienaventurada. Allí está sentada durante toda la eternidad: como Reina del Paraiso.

    ENSEÑANZAS En el corazón de María ardía un contínuo amor divino, y obtuvo de entre los demás vivientes, el privilegios único de ser Asumpta al Cielo. En aquél día, legiones enteras de ángeles la acompañaron al triunfo en el Paraiso. Ella voló como en alas de paloma hacia arriba: junto a Dios.

    PLEGARIA:
    Madre de MIsericordia,
    a Tí confiamos todas nuestras esperanzas
    para nuestra salvación:
    cada día nuestra alma suspira y te espera.

    Te suplicamos, que nos protegas con tu manto,
    porque eres poderosa junto a Dios:
    líbranos de toda tentación
    y obtémnos fuerza para vencerlas.

    Te rogamos: no nos abandones,
    para que en el cielo
    podamos cantar juntos tus misericordias
    durante toda la eternidad.

  12. Coronación de María

    Coronación de María Coronación de María
    REPRESENTACIÓN INTERIOR - Es una escena imponente. Se compone de ciento cincuenta estatuas. María está en lo alto, rodeada de multitud de Ágeles, Querubines y Santos: mientras es coronada Reina del Cielo por la Santísima Trinidad. También abajo, otros personajes participan en el evento en acto de oración, con los brazos extendidos hacia lo alto: en acto de contemplación.

    MEDITACIÓN Dios quiere a su esclava en el cielo, para testimoniar lo que había pensado y querido para el hombre: una vida inocente. María permanece siempre fiela Dios y a Su gracia. La plenitud en perfección la ha alcanzado en la Luz de los Cielos, delante de Patriarcas, Profetas, Santos, Ángeles y Mártires. Elevándola a la gloria del cielo, Dios la eligió maravilla del universo, Reína del Paraiso: ante la cual toda criatura se arrodillará.

    ENSEÑANZAS Ahora que vives en el cielo, María es aun más bella y más Santa. Es la alianza de unión entre Dios y los hombres. Su mediación únicamente está subordinada a Jesús, único Mediador: su fuerza de Madre se complace en su Hijo. Tenemos en el cielo una poderosa abogada y admirable criatura. Podemos refugiarnos en su corazón y Ella nos protegerá y nos aconsejará: prenderá y propagará en nuestro corazón un incendio de amor perpétuo.

    PLEGARIA
    ¿Sabemos dónde volver nuestra mirada
    para encontrar una criatura
    tan perfecta y amorosa? A María.

    A tus pies,
    suplicamos la gracia de abrazarte
    anuestro corazón:
    para obtener tu amorosa guía.

    No podemos desear nada mejor.
    Permítenos encender
    en nuestro corazón una chispa
    del fuego de tu amor.

    Tómanos de tu mano
    y guíanos por las sendas del mundo.
    Sosténnos en las adversidades
    y llévanos al Corazón de Jesús.

  Santos y Beatos: Fidelis Dei - Universo católico
OropaSan Francisco de AsísOropaSan Antonio de Padua
OropaSanta Teresa de LisieuxOropaSanta Rita de Casia
OropaSanta LucíaOropaSanta Gema Galgani
OropaSan Antonio GalvaoOropaSanta Isabel
OropaSanta Catalina LabouréOropaSan Juan Bosco
Informes:  monastery@tiscali.it Número de accesos: visite  
Santuario de Oropa - Todos los derechos reservados