La plegaria

#

Fe

En 1970 una revista médica publicó un artículo titulado "Church Attendance and heath" (Asistencia a la iglesia y salud), en el que se sostenía que había una importante relación entre la costumbre de frecuentar lugares de culto y el estado de salud, precisando, incluso, que quien fue a misa cadda semana morían de enfermedad coronaria un 50% menos respecto de quienes no lo hacían.

Fe y curación

En 1991 The Office Alternative Medicine ( una comisión de médicos encargada por el Congreso de Estados Unidos, investigó sobre la validez de terapias alternativas) insertó algunas prácticas religiosas y la meditación entre los remedios más eficaces para obtener la curación. Le siguieron decenas y decenas de estudios sobre la conexión entre salud y conexxión, algunos de los cuales merecen especial atención.

Después el National Institute of Health, el centro más importante de búsqueda del mundo, gestionado por el gobierno americano, ha financiado la creación de una estructura totalmente dedicadas a los estudios de la relación entre medicina y espiritualidad, el "NCCAM". Fue este instituto el que, en 1998, efectó una búsqueda de la cual se llega a la conclusión de que los sujetos que oraban habitualmente, frecuentaban lugares de culto y leían textos sagrados con regularidad, presentaban niveles de presión sanguinea notablemente más bajos que los que no eran practicantes.

En 2006, un estudio conducido por el General Hospital de San Francisco, por el cardiólogo Randolph Byrd y publicado por la revista The Lancet, se ha ocupado del impacto de la oración en el camino de la curación en pacientes con graves problemas cardiacos: a los que se les pidió invocar a la intercesión divina. En el ámbito del análisis, los pacientes que habían pedido la bendición celestial mostraban condiciones de salud mejores que la del resto de pacientes.

Según Herbert Benson, cardiólogo y docente de medicina en Harvard, y padre de la Prayer therapy, todo el asunto sería cuestión de relax. Como por la meditación, en efecto, la plegaria intervendría sobre los mismos mecanismos bioquímicos de la relajación, influenciando las "hormonas del estrés" y, como consecuencia, provocando la bajada de la presión sanguínea, así como la desaceleración del ritmo cardiaco (con los beneficios que ello deriva). Emblemáticas son las palabras de Benson: "La plegaria es como la penicilina, siga el tratamiento y funcionará". Queda, en todo caso, precisar que no se trata de sustituir los antibióticos por un versículo de los Textos Sagrados: la oración debería mas bien ayudar a la medicina tradicional, que desgraciadamente aun, con demasiada frecuencia tienede a rechazar los evidentes beneficios ... Sir John Eccles: "En nuestro tiempo el hombre ha perdido ideológicamente el camino. La ciencia ha ido demasiado lejos al destruir la confianza del hombre en su grandeza spiritual".
(Nobel de neurofisiología en 1963).

Una búsqueda d la California Public Health Foundation de Berkeley, que ha seguido a 5000 adultos durante 30 años ha demostrado que una asidua participación en las funciones religiosas, puede reducir el riesgo de mortalidad en un 36%. Lo mismo se ha comprobado en una encuesta de la Universidad de Texas a 20000 americanos, asistentes a servicios religiosos: sus vidas aumentarán 14 años más. Un análisis de 42 estudios dirigida por la Universidad de Miami, sobre una muestra de 126.000 personas, ha llegado a la conclusión de que las personas religiosamente activas tienen un 29% más de probabilidades de supervivencia en el periodo considerado, respecto del resto de la población. El informe positivo entre espiritualidad yéxito en el tratamiento "outcome" en especial en la hipertensión, en las perturbaciones cardiovasculares, en las complicaciones quirúrgicas, en los problemas endocrinos e inmunitarios, en la tóxicodependencia, en los trastornos mentales y en el dolor crónico, ha sido evidenciado en más ocasiones por la revista de la Asociación de médicos de familia americanos.

En la Universidad de Texas, fueron encontradas, en un grupo de 84 mujeres con carcicoma mamario, efectos positivos de la oración en su bienestar físico, no sólo fisiológico de las pacientes. Y el sorprendente resultado "rezar por la curación de otra persona, especialmente si se hace en contacto directo con el enfermo,provoca una inexplicable, efectiva y tangible mejora de sus condiciones de salud, mejora mucho más relevante que las típicas sugestiones o hipnosis".
(profesor Gunther Brown).

Nuevas evidencias experimentales del efecto de las prácticas espirituales en el cerebro, llegan también por la disciplina emergente de la neurociencia contemplativa: "Ha sido demostrado que los sitemas biológicos periféricos con un papael decisivo en la salud de un individuo, pueden ser modulados por los circuitos cerebrales sobre los que actúa le meditación".
(Richard Davidson, investigador de la Universidad de Wisconsin).

La meditación experimentada en el contexto sanitario desde principios de los años 60, "sería en efecto capaz de influir sobre los ritmos eléctricos del cerebro, en la frecuencia cardiaca y respiratoria, incluso en el metabolismo. Durante años ha sido utilizada con éxito dentro del tratamiento del dolor crónico, insomnio, estados ansioso-depresivos, síndrome premenstrual, infertilidad, terapia oncológica complementaria".
(Herber Benson).

Te podría interesar